• Por Ignacio Mayorga Alzate

La Pestilencia recuerda el cine de los ochenta en el clip de “Qué buen ciudadano soy”


John Nada descubre unas gafas de sol mágicas que le permiten ver la realidad detrás de las mentiras de una sociedad capitalista. Esta es la historia detrás de They Live, un clásico de ciencia ficción que John Carpenter legó a la cultura del despilfarro y la vanidad de Los Ángeles en 1988. También parece servir como punto de partida para el nuevo audiovisual de La Pestilencia, “Qué buen ciudadano soy”. El clip, que acompaña a un sencillo presentado hace dos meses, fue filmado también en Los Ángeles, ciudad en la que reside hace varios años el líder de la contestaria banda paisa.

Como en el largometraje de Carpenter, el protagonista del video es capaz, por un inexplicable fenómeno, de ver las mentiras tras las máscaras de los discursos políticos complacientes, de los peligrosos caudillos del continente latinoamericano, los regímenes militares y la propaganda. El clip abre con un héroe anónimo quien, cansado de la corrupción, acude al consultorio de un psicólogo a descargar cada una de sus frustraciones. “El hambre, la corrupción de estos políticos que nos quieren tomar como esclavos”, escupe furioso entre diplomas médicos y plantas domésticas. Luego, perdido en medio de la ciudad, es testigo de cómo la ideología borra los rostros de la ciudadanía para imponer su máscara de muerte.

Dirigido por Daniel Vélez, el clip nos lleva por el viaje desesperado de este sujeto en medio de una urbe soleada que está construida sobre las mentiras y la propaganda. Una serie de imágenes le rinden homenaje a The Shining, otro monumento del séptimo arte de los ochenta, cuando un niño a triciclo se encuentra con una espectral presencia, sórdida metáfora de la muerte sobre la que se superponen imágenes de fuego y cráneos mientras Dilson Díaz recita furioso “Seguimos perdidos, por siglos y siglos, países con políticos brutos, corruptos. Nación y pasión, perdidas las dos. Mi rumbo y el tuyo, de culos al Limbo. Me escupe la nación: qué buen ciudadano soy”. Al final, el mismo terapeuta termina mintiéndonos, como si la banda quisiera dar a entender que la capacidad de hacerle frente a la ignominia política nace de nosotros mismos.

El sencillo hará parte del séptimo álbum de estudio de la incendiaria banda. En algunos días, La Pestilencia interpretará en vivo para Bogotá este nuevo himno, en las tarimas del Día del Rock Colombia, marcando su regreso a la fría capital desde su exitoso set en la primera edición del Rock and Shout, un festival en que compartió tarima con Anti Flag, Dead Kennedys y The Offspring. Mientras esperamos al sucesor de Paranormal, les presentamos este nuevo video de una de las agrupaciones más importantes de nuestro rock nacional que, a diferencia de John Nada en la película de Carpenter, nunca necesitó cubrirse los ojos sino tenerlos bien abiertos para poder ver qué es lo que está pasando y de qué manera la corrupción nos miente.


16 vistas
  • Twitter
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon