• Por Ignacio Mayorga Alzate

El nuevo y súper fuerte sonido de Pablo Trujillo


Crédito André Piaf

Después de su exitosa presentación en Rock al Parque, Pablo Trujillo dio una vuelta de 180 grados a su sonido. Desmantelando el formato de power trio que lo venía acompañando desde su regreso a la capital de su temporada en Buenos Aires, el cantautor bogotano se permitió permear su sonido de nuevos elementos, jugando un papel fundamental en su nueva estética las programaciones electrónicas y el sonido de teclados y sintetizadores. Este sábado el músico dio una muestra de sus nuevas habilidades con una presentación para lanzar su nuevo sencillo “Súper fuerte”.

Horas antes de tomarse la tarima del recientemente renovado Teatro Lamama, Trujillo presentó a través de sus redes el sencillo. “Súper fuerte” fue coproducido por Ernesto Santos, quien durante un tiempo estuvo presionando para que se atreviera a salir de su zona de confort y se aventurara por nuevas direcciones. “Toda mi música hasta ahora, los cuatro discos que tengo, suenan mucho a ese rock argentino de Spinetta, Cerati y Charly y lo nuevo se distancia radicalmente de eso”, explicó el bogotano a 120 dB. “Amplío el formato con teclados, con sintetizadores, con beats electrónicos disparados desde un pad. La guitarra quedó en una esquina del estudio y compuse todo desde el piano. Eso de entrada le cambia a uno la mente, le cambia la manera de pensar musicalmente”. A través de una celebración de lo mundano, Trujillo logra construir una declaración poderosamente evocadora, sin recovecos líricos confusos sino a través de un mensaje directo que genera un profundo sentido de pervivencia.

“Casi siempre, casi siempre menos es más” exclama irónico el compositor y parece referirse a su nuevo sonido. Aunque se pudiera extrañar hasta alguna medida la grandilocuencia de la guitarra de composiciones anteriores como “Jaguar”, lo cierto es que en “Súper fuerte” Trujillo ha aprendido las mejores lecciones de la música pop y ha encontrado una vez versada en la composición de estribillos, de melodías cautivadoras que se convierten en un tarareo inconsciente, como las canciones que permanecen por más tiempo con nosotros. Así mismo, su inteligencia instrumental se hace presente en un tema en que el músico interpretó todos los aparatos e, incluso, convirtió su propia voz en un doble retórico que lo acompaña en los coros.

Ahora, acompañado de Federico Tisnes y Javier Velázquez de Ismael Ayende en la batería y el bajo y Andrea Hoyos (ex Nelda Piña y la BOA y parte de Balandra),Trujillo ha encontrado en su nueva formación una posibilidad de conectar más inmediatamente con su audiencia. Sin descuidar un segundo la importancia del virtuosismo rítmico, lo cierto es que el joven bogotano se encuentra súper fuerte y listo para una nueva etapa en su promisoria carrera.


61 vistas