• Por Redacción 120dB Bogotá

Los Pangurbes y El Ciudeblo listos a lanzar su primer disco


En el argot del campo del sur del Cauca la palabra “Panguano” significa “indio”, “ordinario”, “toche”, “tosco”, “brusco”, “inculto”, “ignorante” y, en general, una serie de calificativos asociados a la chabacanería y las malas costumbres. Con los fenómenos migratorios de nuestra realidad geográfica, muchos de los actores del agro colombiano se han visto obligados a migrar hacia la urbe, muchas veces sólo conservando su folclor y tradiciones para recordar su denominación de origen. En ese sentido Los Pangurbes terminan siendo algo así como los “Indios de Ciudad”, jugando acertadamente con esa carga peyorativa que tiene la población indígena desde la centralidad discursiva que tiene la metrópoli. Los Pangurbes Y El Ciudeblo desarrollan una propuesta sonora con una identidad arraigada en el Cauda, el sur y norte del Pacífico que se entreteje con sonidos provenientes del legado afro, como es la timba, o en un contexto más contemporáneo, el funk y el hip hop. Así mismo, en su diversa propuesta musical también aparecen atmósferas sonoras influenciadas por el post rock, el noise y el indie. “Somos la alegría negra, la malicia indígena y el recuerdo blanco de la memoria” explica la banda como carta de presentación, un sonido en el que colindan todos los fenómenos del mestizaje de raza y cultura que define al colombiano promedio, un diálogo entre contradicciones que resulta en una belleza anímica y espiritual como ninguna otra.

Los Pangurbes nacen de la búsqueda por la identidad colombiana, por las relaciones de sus gentes con el territorio que habitan y las costumbres que los determina. La numerosa banda nació en Popayán en 2011 y, posteriormente, se renovó en la capital con intérpretes venidos de diversas latitudes de nuestras fronteras que se unieron alrededor de un concepto musical que lograra representar la complejidad de los muchos actores, ritmos y tradiciones que tiene la diversidad de nuestra historia musical. En su música la ciudad dialoga con la geografía del campo, con la riqueza de la flora y climática de nuestros distintos colores. En una conversación a veces tensa, otras irónica, la música de Los Pangurbes resulta en una rareza escénica que parte de lugares naturales para sus oyentes y siempre deriva en excéntricas composiciones llenas de magia y misterio.

Pangurbes en su corto vuelo se ha presentado en importantes tarimas de nuestro país como son Rock al Teatro Bolívar, Viva Rock Popayán, el Festival de Música Fusión en Santander de Quilichao, el Festival de jazz y músicas caucanas 2015 (Popayán), Popayán sonora 2015, Exporock 2015 y, más recientemente, en el Festival Centro de la Gilberto Alzate. Después de labrar este polimorfo camino, Los Pangurbes y el Ciudeblo se preparan para lanzar su primer álbum de estudio, El Ciudeblo, una placa discográfica en la colindan el arraigo y el desarraigo, la dificultad de dejar atrás quienes somos y la belleza de encontrarse con nuevas oportunidades para crecer en nuestro viaje interior. Grabado en Audiovisión y Epia Estudios con el apoyo de Steffano Pizzaia.

La banda estrenará el primer sencillo de su casi autotitulado debut la próxima semana en dos fechas muy especiales para su curriculum vitae. Primero, el 15 de septiembre, la banda estará participando de Viche por la Paz, en el marco de Yavería, compartiendo tarimas con Alexis Play y la Chirimía Mi Raza. Luego, al día siguiente, Los Pangurbes regresan al lugar que los vio nacer para presentarse en la tarima Sabor y Saber, en el marco del Congreso Gastronómico de la Ciudad Blanca de Colombia.

Experimenten de primera mano el nuevo lanzamiento de Los Pangurbes y enamórense de todas las complejas aristas de nuestra identidad patria. La música es una invitación para bailar como lo es para reflexionar, para entender el lugar del que veníamos y cómo podemos afrontar las dificultades del camino a recorrer con la mejor actitud posible: a través del baile.


49 vistas