• Por Ignacio Mayorga Alzate

Aerophon reflexiona sobre su historia en “Horizonte”, nuestra canción de la semana


Presentar a Aerophon resulta en un contrasentido, sin embargo, no está de más hacer un rápido paneo por su extensa trayectoria. Conformada en 2007 y con una sexta producción recién estrenada, el trío conformado por Ruzto, Frank Takuma y Toro Morato se ha convertido en uno de los actos del rap latinoamericano más importantes al reunir una fuerte herencia de ritmos latinos, el acid jazz, el color propio del género y un uso interesante de los sintetizadores en su propuesta en vivo. La propuesta de Aerophon lleva más de una década desafiando las convenciones del género, convirtiéndose en un proyecto de avanzada que se ha adelantado a los tiempos y ha creado tendencia mucho antes de que las técnicas de su oficio se pusieran de moda. Aerophon regresó la semana pasada con su sexta placa de estudio que lleva por nombre Horizonte y del que ya habíamos tenido un adelanto con Esperaré por ti, una balada de arrepentimiento que cierra el disco recién estrenado. El álbum está lleno de colaboraciones, pero, antes que elegir las más obvias con Alcolirykoz o el Rap Bang Club, decidimos postular la canción titular, “Horizonte”, por la extraña colaboración que llevan a cabo con Argüello y que resulta en una explosiva composición llena del poderío lírico que los caracteriza y una melodía hipnótica y envolvente que seguramente los perseguirá luego de escucharla una sola vez.

“Horizonte” es la canción perfecta para bautizar este álbum. Después de más de una década en el ruedo, Aerophon se sabe cómodo en el lugar que ha alcanzado y tiene ahora la sabiduría para hablar de temas complejos, no que antes hubieran evitado llegar a lugares reflexivos y emocionalmente complejos. Como cuando se recorre un camino para alcanzar la cima de una montaña y encontrar el lugar en el que el cielo despierta junto al sol y se contempla ese horizonte completo en el que el malva, el anaranjado y el rojo se funden en un abrazo cromático y nos sobrecoge con su fuerza natural, Aerophon ha llegado a punto altísimo en su carrera y contempla con satisfacción el lugar desde el que inició su trasegar, las piedras sobre las que tropezaron y las sendas por las que equivocaron el rumbo. Allí, alzando los brazos bajo el domo inmenso del cielo, la banda contempla su obra y sonríe, con la mirada puesta en más cimas por conquistar, por más caminos por recorrer. El auxilio en las programaciones de Argüello es un arreglo poderoso y contemplativo que nos envuelve en un aura de tranquilidad y satisfacción. El lugar del que vinimos determina aquel que queremos alcanzar. Aerophon aprende de sus errores y se reinventa a la luz de sus desatinos, emergiendo como un árbol poderoso y tupido que entiende que en el abono vegetal también hay mierda, barro, ceniza.

Aerophon ha construido una canción compleja y poderosa, con sonidos acuáticos que colindan con un beat programado mecánico y un piano introspectivo y reflexivo. Con “Horizonte” corroboramos que este proyecto bogotano tiene aún muchas verdades por decir, muchas reflexiones por ofrecer que nacen de su inmensa sabiduría y su fuerza vital. Es una canción que llega y pega fuerte tanto para amantes del hip hop como para cualquiera interesado en los sonidos alternativos. Una poderosa composición que nos ayuda a levantar el rostro del suelo y otear el horizonte para recordarnos el lugar al que queremos llegar.

#Cancióndelasemana #Aerophon #Horizonte

29 vistas