• Por Ignacio Mayorga Alzate

Pablo Trujillo llega a lo máximo del extremo electrónico con "Monos"


Pablo Trujillo le ha dado un giro de 180 grados a su carrera solista. Desde que empezó a reinventar su sonido en 2017 con la publicación de “Súper fuerte” tras su participación en Rock al Parque, el cantautor bogotano ha virado hacia las posibilidades atmosféricas que puede crear a través las virtudes tecnológicas del pop electrónico. Aunque la guitarra siempre será su más fiel compañera, lo cierto es que al explorar estas nuevas opciones Trujillo ha creado un producto cada vez más afinado y con un sentido comercial más claro y que no descuida esa fina artesanía lírica que lo ha caracterizado, sino que le permite llegar a lugares más profundos, a veces más oscuros, a través de juegos con modulaciones o alteraciones vocales a través de sintetizadores y máquinas. Después de tres canciones de esta nueva etapa electrónica, Trujillo ha presentado el último corte que participa de un EP con su nuevo sonido. Se trata de “Monos”, canción que además titula este grupo de canciones, y es, hasta la fecha, su canción más electrónicamente arriesgada.

Co-producida y mezclada por Ernesto Santos (ChocQuibTown, Gaiteros de San Jacinto, Julio Victoria, Odio a Botero, Pedrina y Rio), “Monos” se convierte en el cierre perfecto para la nueva etapa de Trujillo quien, además, ha empezado una gira nacional como celebración de la concreción de esta nueva e innovadora etapa. “‘Monos’ es una canción en la que quise llevar al límite la experimentación electrónica y meterme ya de lleno con un beat que se pudiera bailar”, explica en músico bogotano. “Es, sin duda, la canción más animada, con un tempo más rápido, que he hecho en mi carrera. Es una canción que tiene una letra un poco incisiva y crítica. También surreal. “Monos” nace de un grupo de amigos que se hacen llamar así cuando enloquecen y prenden la fiesta, pero también se refiere a la gente idiota [risas], como a los monos sin cerebro que se dejan llevar como un rebaño en esta jungla de cemento [risas]”. El tema se va construyendo sobre un motivo electrónico que va creciendo conforme las imágenes poéticas se enrarecen. En ese sentido, hay un regreso al Trujillo más lírico de sus días bonarenses, pero ya plenamente seguro con un sonido radicalmente distinto.

“Creo que es una canción que es arriesgada porque es canción, tiene estructura de canción, verso, pre coro, coro, fin. Pero es electrónica y al final juega con un momento de baile electrónico caótico y termina con una cosa, como dato curioso, y es que sampleé el final de “A Day in the Life” de los Beatles, del disco Sgt. Pepper. En ese final lleno de orquestas sobrepuestas que fue obra de Paul McCartney en compañía de George Martin, el productor”, comenta Trujillo sobre el regreso a una de sus influencias principales, aunque ahora no funcione como una emulación sino como un homenaje que nace de una sensibilidad propia. Continúa Trujillo: “a Ernesto Santos se le ocurrió que sería buena idea hacer algo así y lo probamos directamente copiando y sampleando directamente y quedó tan bien que quedó así en la mezcle. Básicamente me robé ese pedazo, aunque está camuflado entre cosas mías como el beat, los sintetizadores y el arpegiador. El arpegiador es el elemento que hila la canción y está presente todo el tiempo. También hay un melotrón que entra con la voz al principio, esa especie de flauta grave que también es un elemento sacado de los Beatles de canciones como ‘Strawberry Fields Forever’”. Con “Monos” Pablo Trujillo cierra una etapa de exploración y lúdica sonora, una etapa cargada de música que lo ha puesto en el radar de los fenómenos independientes. Seguramente, su presentación del 27 de octubre en el marco del Hermoso Ruido estará lleno de sorpresas.


32 vistas