• Por Redacción 120dB Bogotá

Los colores de la música presenta: Aguas Ardientes


La Galería Café Libro lleva casi cuatro décadas marcando la parada en la movida tropical bogotana. Durante este tiempo el espacio icónico de la 93 ha albergado una cantidad de espectáculos suficiente para descrestar a Gladys Palmera y por sus tablas se han presentado algunos de los intérpretes más relevantes de la salsa, la cumbia, la música tropical, los ritmos del Pacífico y la movida caribeña, no sólo de Colombia sino de todo el continente. Han sido muchas las noches que los bogotanos han podido disfrutar de una curaduría exigente que ha permitido a muchísimos intérpretes dar a conocer sus proyectos a través de la forma mística de comunicación que es el baile. Ahora, y desde hace un tiempo, consciente de que los tiempos avanzan y la música se transforma, la Galería Café Libro ha abierto un nuevo espacio para las noches del miércoles: la franja de los Colores de la Música. Esta iniciativa musical les ha permitido a los más variados artistas del país pintar con su música la noche de los miércoles, demostrando que cualquier día es lícito bailar, cantar y disfrutar rodeado de música y canciones.

La franja, que busca visibilizar y difundir las nuevas músicas colombianas, ha aprendido a tomar distancia del purismo que ciertos melómanos podrían tener con las fusiones modernas y entender que en la nueva pluralidad de ritmos hay una oferta interesante que sigue bebiendo del folclor y la tradición para construir sonidos de excelencia que seducen a una nueva audiencia. Así, actos como Lo mismo decían de Juana, Lucio Feuillet, Milmarías, Flor de Jamaica, Astrolabio, María Mulata, Diana Barco o Catalina Ávila han presentado todos sus experimentos sonoros, irradiando una nueva vitalidad a una escena que siempre está renovándose, reinventándose y expandiéndose. Esta semana le llega el turno a Aguas Ardientes, estrepitosa banda bogotana conformada hace varios años en el seno de la ruidosa metrópoli caracterizada por una irónica visión del mundo y un gran abanico de ritmos en los que converge la cumbia, el punk, el folk, el bluegrass y, más recientemente, la samba y el bossa nova.

En 2018 Aguas Ardientes presentó uno de nuestros álbumes favoritos del año. Con Guarever la banda abrió la puerta para convertirse en una de los actos más importantes de nuestras músicas independientes, demostrando, además, que se pueden crear grandes propuestas desde la honestidad y prescindiendo de Audiovisión o Gaira. Con el respeto que Manuel Turizo se merezca. El disco es potente, divertido, dinámico, trascendente. Como La rebelión de las ranas de Los Batracios, Las perolas de Motas de Los Elefantes, La 22 de 1280 Almas o Como pez en el hielo (más reciente) de Nicolás y los fumadores, Aguas Ardientes ha entrado en el gran cancionero bogotano con un retrato como ningún otro de esta ciudad convulsa, extraña, alucinante y nocturna. Será una oportunidad única de ver al conjunto presentarse con su sexto integrante, Juan Sebastián Acosta, radicado en los Estados Unidos y quien le imprime fuerza a la presentación en vivo con la fuerza de una segunda guitarra o coqueteando con los sonidos de su lap steel. La cita es este miércoles 20 en la Galería Café Libro, seguramente Bogotá será menos fría esa noche.

#AguasArdientes #GaleríaCaféLibro #Loscoloresdelamúsica

43 vistas