• Por Ignacio Mayorga Alzate

Madruguen por la música con estas bandas del Estéreo Picnic


Mi abuela me acostumbró a madrugar. Criada en Fusagasugá en una finca llena de caballos y vacas durante la década de los 30 y 40, aprendió pronto que las dinámicas de estas grandes casas requerían de un esfuerzo particular: había que ordeñar el ganado al principio de la mañana, recoger los huevos de las gallinas para el desayuno de las cinco y lavar los grandes pasillos de mosaicos geométricos. Aunque llegó a la capital para vivir con su esposo en los días previos al asesinato de Gaitán, no perdió la costumbre de madrugar, más a la luz de que mi abuelo se había acostumbrado a dormir poco por tener un trabajo diurno y una jornada nocturna de estudio en el centro de la ciudad. Siendo la esposa diligente que el modelo de esa década exigía, mi nana se levantaba con el primer momento de luz y alistaba a los niños para el colegio, preparaba el desayuno para su familia y, a las siete de la mañana, ya estaba en la ciudad resolviendo sus asuntos, haciendo “vueltas”. Ahora, a sus casi noventa años, doña Bertha Nidia es la primera en la puerta del banco, la primera en la fila de la EPS y sabe uno que a las 6 de la mañana estará pronta a responder sus llamadas.

Me acostumbré a madrugar. Y ello puede ser contraproducente: a veces llego a la hora acordada en los eventos de Facebook para ver que mi anfitrión ni siquiera está listo y me toca esperar en la sala antes dos horas antes de que empiece a sonar la música de la fiesta. Como colombianos tenemos ese vicio de citar dos horas antes porque sabemos que, de cualquier manera, la gente llegará tarde. Sin embargo, hay días en los que agradezco mi carácter madrugador. En 2014 pude ver a las Polas hacer un show hermoso lleno de actores sociales en los veinte años de Rock al Parque, a I.R.A. celebrar treinta años de historias en esta misma edición y un show enérgico y contundente de SAAIL en el pasado Estéreo Picnic. Hay bandas supremamente talentosas que tienen la difícil tarea de ser las primeras en saltar al ruedo y he llegado a la conclusión que como público exigente tenemos la obligación ética de verlas. No hay nada más tranquilizante que llegar a tiempo y con calma, como diría doña Bertha, sentarse tranquilo en el prado y disfrutar de lo mejor de la música. Si ustedes son de los que le tienen tirria a madrugar, estas bandas harán que valga la pena el llegar temprano al Campo de Golf Briceño.

TSH Sudaca

TSH Sudaca, alter ego musical de Johan Cifuentes, es uno de los proyectos más inquietantes del mundo del ritmo y la poesía en la capital. Con una inteligencia lírica sobresaliente y una noción universal de lo que hace a la raza humana tan grande y tan frágil, el MC capitalino ha venido trabajando desde hace algunos años en un micro cosmos lleno de símbolos, alegorías y héroes. A finales de agosto del año pasado el creador presentó Equilátero, un larga duración de trece cortes que es su propio universo autocontenido, un lugar en el colindan reflexiones sobre la crisis del individuo en el mundo fluctuante del capitalismo y el ciberespacio con arcanas referencias a religiones antiquísimas y un leimotiv en el que la palabra se convierte en espada de fuego para abrirse camino en este mundo lleno de incertidumbres. La construcción de este pequeño cosmos lo llevó a convertirse en uno de los actos urbanos más solicitados del circuito de bares y festivales, permitiéndole ensamblar una banda tremenda que incluye una poderosa orquesta y coros que imbuyen el proyecto en vivo con una energía nueva y revitalizante. En 2018 participó de la edición de octubre de Hermoso Ruido, demostrando una inteligente puesta en escena que enamoró y sorprendió a quienes no lo conocían y nos estremeció a todos los que ya conocíamos la forma de sus canciones, pues siempre sus presentaciones son dinámicas y eficaces.

Usted señálemelo

Desde que editaron su primer álbum en 2015, un debut auto titulado, la banda ha venido construyendo una fanaticada importante en su país y el resto del continente, tanto que la publicación en 2017 de II llegó como un regalo necesario para la escena argentina. Presentando la nueva sangre del rock mendozino, el sonido de Usted Señalemelo elude todo afán de ser catalogado. Su álbum está lleno de transiciones, a veces recuerda una extraña tropicalidad y luego se pierde en el éter de un cielo sin tiempo. Es siempre emocionante y complejo, lleno de capas y texturas que sorprende por la complejidad de su ensamble al igual que por la juventud de sus miembros, pues apenas y están entrando en su segunda década de vida y ya están cambiando todas las reglas de la escena latinoamericana. Abanderados del “manso indie” en Buenos Aires, fueron nominados con su segundo disco II como mejor álbum de rock-pop alternativo en los Premios Gardel 2018, los premios más importantes de la industria musical en Argentina. Este nuevo disco, según los críticos de su país, entregó a los sonidos de la Argentina algo que faltaba en la escena musical actual. Y es que quizás la renovación era lo que hacía falta a una tierra que se ha caracterizado durante décadas por estar a la vanguardia de la música en habla hispana. La vitalidad de un acto lleno de fuerza e inteligencia rockera es lo que caracteriza las presentaciones enérgicas de este ensamble de músicos que, empezando la veintena, ya han logrado crear una identidad propia arrolladora y potente.

Arrabalero

La banda dirigida por Juan Sebastián Aguilar es una amalgama de géneros difícil de describir, un lugar en el que las entrañas colindan con los suspiros, en el que la violencia del fuego se entreteje con la tranquila esencia del aire. Con el lanzamiento de Gris, blanco, negro la banda bogotana se hizo un lugar importante en la escena under local y en 2018 regresaron con Sudoku, un álbum que incorpora la muy necesaria presencia vocal y las habilidades en la guitarra de Luisa Quiroga, dueña de una voz cristalina y melancólica que es tan conmovedora como potente. Durante todo ese año demostraron su fuerza en varios de los venues esenciales de la capital y estuvieron también presentes en la edición de octubre del Hermoso Ruido, en una plaza importante antes de finalizar las actividades de su escenario. Arrabalero es un conjunto virtuoso y elegante, una energía incontenible de la que mana vida en cada acorde. Además, después de su presentación de final de febrero en el León de Greiff, constató que no tiene miedo de plantear un show lleno de vida y fuerza en cualquier tarima, con unos visuales sobrecogedores, la propuesta de Arrabalero se plantea avasalladora para esta edición del festival. Será uno de los más potentes momentos nacionales.

Alejandro y María Laura

La historia de Alejandro Rivas y María Laura Bustamante comenzó hace 15 años en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Ya para el 2009 estaban haciendo música juntos y tocándola en bares y restaurantes de Idaho, lo que los llevó a oficializar su relación artística y formalizar un proyecto de folk e indie que se ha convertido en un acto importante de la música alternativa peruana desde hace casi una década. Durante su carrera han llegado a colaborar con importantes artistas del continente de la talla de Kevin Johansen o Susana Baca y se han ganado un lugar especial en el corazón de su país por la sinceridad ingenua y desnuda de sus letras. Recordamos con cariño su visita en octubre del año pasado en la que, además de una temprana participación en el Hermoso Ruido, compartieron tarima para el Día de Brujas junto a Catalina Ávila, una de nuestras percusionistas y cantautoras favoritas. La música de Alejandro y María Laura es un postre que se come de a bocaditos, con el temor de quien parte un hojaldre de muchas capas y sabores.

The Kitsch

La banda liderada por Albert Medina es quizás uno de los actos más interesantes del circuito under colombiano. En su proyecto converge una mezcla osada y compleja de sonidos que provienen del garage, el surf, el punk y la psicodelia, permitiendo que sus letras de carácter surreralista y urbano se entretejan con las melodías distorsionadas para producir un golpe violento en la audiencia, permitiendo que sus actuaciones en vivo se conviertan en una descarga eléctrica poderosa y dinámica. En 2016 la banda presentó su debut discográfico Amor a primera vista y desde entonces ha venido creciendo exponencialmente a fuerza de empuje y esfuerzo, lo que los ha llevado a participar en varios de los eventos más interesantes de la movida cultural de la capital. En 2017 le abrieron el concierto a Green Day en el Simón Bolívar, elegidos por la banda misma, y en 2018 regresaron con un 7’’ de edición limitada como parte de la celebración del Record Store Day. Ese mismo mismo año realizaron su primera gira por Europa con excelentes resultados. Esta será su segunda presentación en el Estéreo Picnic.

Apache

El rapero venezolano ha demostrado el poder de su flow desde que se hiciera un nombre propio en el colectivo de MCs Cuarto Poder, que en 2003 se ganó un lugar central en la movida del hip hop de nuestro país hermano. Uno de los mejores amigos del fallecido Cancerbero, Apache tomó su nombre del Llanero Solitario y ha reivindicado el género desde el primer momento en que empezó a escribir poesía en sus cuadernos. Con el más grande rapero venezolano grabó un disco esencial del rap en castellano y luego de su muerte ha reivindicado su legado al crear tema tras tema de arte puro. Su flow es rabioso y explosivo y su personalidad es cálida y espiritual, como un guerrero de las montañas que ha soportado el golpe de la arena y el sol estoicamente sobre el pecho desnudo. Junto a Akapellah y Lil Supa se ha convertido en uno de los varios rimadores que ha encontrado un nuevo hogar en México y ahora regresa al país para comerse una de las pocas tarimas que le hacían falta. Pilas pues.


30 vistas