• Por Ignacio Mayorga Alzate

Manigua rock mestizo presenta su primer álbum en Bogotá


Cajicá se erige sobre un antiguo territorio muisca y traduce, en muysc cubun (el idioma de esta etnia), “cercado de piedra” o “fortaleza de piedra”. Sobre las rocas de las edificaciones recae el peso de una historia mestiza que conserva una lógica de poblado colonial pero también el importante arraigo de la tierra que le daba el pueblo indígena al terreno brumoso de la sabana sobre el que cimentó sus resguardos de bahareque. En este contexto nace Manigua Rock Mestizo, banda de este municipio, que reinterpreta los ritmos tradicionales con una mirada rockera y una sensibilidad poética propia de su contexto rural. El proyecto integra sonoridades y elementos propios de la región como el tiple, las gaitas, las flautas, las semillas y tambores con el rock, creando una fusión poli identitaria a la que alude el epíteto de su nombre. "Nuestras letras exploran elementos más profundos y trascendentales del ser, incitando a querer y a apreciar la diferencia. Le cantamos al amor, a la naturaleza, a la vida y a la muerte", explica la agrupación.

Recientemente Manigua Rock Mestizo presentó su primer disco, Déjate llevar, un trabajo musical lleno de sonidos ancestrales colombianos que se encuentran con elementos prestados del pop, el rock y la música electrónica para generar una fusión sincera en la que colindan varios lenguajes estéticos que resultan en un álbum único. Déjate llevar cuenta con 8 canciones que involucran temas como el primer amor, la muerte y la ritualidad del erotismo humano, ese lenguaje silente y lleno de significantes enunciados en los poros y la piel. Cada canción tiene personalidad propia y se conecta con el resto del álbum por medio de colores, ritmos, influencias y formas que traen consigo el recuerdo del hard rock d elos ochentas y los noventa pero suenan absolutamente novedosas en su concatenación de la herencia folclórica dentro de los ropajes de las composiciones. Sus letras hablan de momentos inolvidables de Colombia y de la transformación del ser humano, de perdonar, de amar y disculparse. Es un producto honesto que nace desde el fondo de la sensibilidad de quien conoce la tierra, el canto de las aves y el beso frío de la niebla en la primera hora de la mañana.

A ritmo de bambuco y rock “Duerme”, canción promocional del disco, nos invita a soñar y a disfrutar de la vida como un viaje en donde todos somos pasajeros. Sus sonidos son un mestizaje entre la tambora, las guitarras eléctricas, los sintetizadores, las flautas y semillas, batería y bajos. Con este corte empezamos a adentrarnos en el imaginario de Manigua Rock Mestizo, una evocación del misterio de la selva natural en el que la magia y la imaginación colindan en el silencio húmedo y oscuro de la primera noche de los tiempos. Acompañado por un videoclip de Duck Sessions que encuentra a la banda recorriendo municipios y veredas del paisaje cundinamarqués, Manigua Rock Mestizo se presenta como una apuesta en el que el vocablo “campesino” tiene el peso del orgullo y la dignidad del creador que extrae con sus manos y sus uñas el alimento sagrado de la tierra.

Manigua Rock Mestizo estará presentando Déjate llevar el próximo tres de mayo en Vinyl Box Music Center, en Bogotá. Será la oportunidad perfecta para conectar con una propuesta diferente y riquísima en tejidos y texturas, un momento para soltar el control y abrir los ojos hacia adentro, pues sus canciones siempre nos hablan a lo más profundo de nosotros mismos.


45 vistas