• Por Redacción 120dB Bogotá

Haydeé Milanés y Claudia Gómez cerrarán el festival Bolero, Contigo Aprendí


Este jueves 9 de mayo el Teatro Colsubsidio presentará el concierto de cierre del festival Bolero, Contigo Aprendí. En esta ocasión, las artistas encargadas de un espectáculo lleno de nostalgia y cálido romanticismo serán Haydée Milanés, quien llega desde Cuba, y por Colombia, Claudia Gómez. Haydée Milanés viene a Colombia a compartir el talento que corre por la sangre de su familia y a romper la cretina visión falocentrista del “palo y la astilla”, pues es hija del icónico cantautor isleño Pablo Milanés y en su repertorio colindan las canciones de su autoría con los clásicos inmortales de su padre, a los que reviste con nuevos ropajes y arreglos, impregnándolos de una esencia que es sólo suya y que nace de una sensibilidad autónoma, mística y telúrica.

Milanés estuvo por primera vez a sus 10 años compartiendo tarima con su padre, con quien ha realizado presentaciones y grabaciones a lo largo de su vida y, aunque también interpreta canciones de trova cubana, su voz meliflua, temperamento y romanticismo han hecho que los críticos afirmen que ella canta "boleros con guapería". Junto a ella, estará la colombiana Claudia Gómez quien desde los 18 años inició su carrera musical, explorando diferentes géneros como el jazz, el son, la música andina colombiana y, por supuesto, el bolero. Ha publicado en total 8 discos en los que se puede escuchar su rigurosidad, dedicación y pasión por la música. Esta dupla es la encargada de cerrar un festival lleno del valor de la nostalgia y de esas canciones que le dieron una educación sentimental a nuestra América Latina antes de que el reggaetón borrara de nuestra idiosincrasia la galantería del cortejo romántico, el amor de la punta del beso y el respeto por el cuerpo del otro en las maneras de la danza. La semana pasada Ivette Cepeda, cubana y Ofelia del Rosal, venezolana radicada en Medellín, estremecieron las silleterías rojas del Teatro Colsubsidio Roberto Arias Pérez, deleitando a los presentes con el poderío vocal de un género que no es siempre explosivo, pero sí requiere de un color e interpretación que solo la destreza de años de esfuerzo pueden lograr. Fue una noche espectacular.

El bolero nació en la segunda mitad del siglo XIX en Cuba y se fue expandiendo poco a poco por toda Latinoamérica. El Teatro Colsubsidio busca alentar un renacer de este género y transmitir a las nuevas generaciones el gozo y la sensibilidad que trae consigo esta música. El nombre del festival es un homenaje al enorme Armando Manzanero y a una de sus más icónicas composiciones, que esgrime orgullosamente como nombre esta festividad. Y es que, si bien la canción inmortal de Manzanero recuerda una relación llena de mutuos y bellos recuerdos, el festival del Colsubsidio quizás y busca recordarnos que esta era la forma discursiva con la que nuestros abuelos se enamoraron, décadas atrás, alumbrados por un cielo de estrellas y una sensibilidad pastoril sin espacio para el fácil juego de doble sentido, los dictámenes machistas o la ostentación vacía de una cultura que, como decía el autor, “conoce el precio de todo y el valor de nada”. El viaje del bolero por América Latina es una aventura de dos siglos y en su recorrido ha ido mutando, ha aprendido a vestirse con los sonidos de las distintas geografías que visita y se ha nutrido enormemente de las usos del lenguaje de las muchas naciones que cohabitan en nuestro territorio. Por ello, una fiesta del bolero es una fiesta por nuestro continente. Sean todos bienvenidos, bailaremos despacio, pero sonrientes y enamorados.


14 vistas