• Por Ignacio Mayorga Alzate

El Enemigo celebra por partida doble su cumpleaños en Bogotá


Subestimar la importancia que El Enemigo tiene para la nueva movida musical en Colombia no sólo es ingenuo sino cretino. Desde hace cuatro años este canal se ha convertido en la primera plataforma y un paso obligado de los artistas independientes en nuestro territorio. Cuando surgió, cuatro años atrás, Juan Antonio Carulla y todos los primeros involucrados no sabían bien hacia dónde ir. Con un contenido que emulaba al de otros productores como The Needle Drop en los Estados Unidos, el canal se dio a reseñar algunos de los más recientes lanzamientos de bandas internacionales. Sin embargo, rápidamente viró el rumbo y enfiló hacia islas desconocidas, al brumoso territorio de lo independiente. Carulla, quien es el miembro fundador y único regente del canal, encontró en la música mal llamada alternativa y emergente una tierra fructífera sobre la cual no sólo se podía opinar sobre el valor estético de uno u otro producto, sino también presentaba la posibilidad de opinar sobre un momento cultural en nuestra geografía, las dificultades de una industria y la importancia de salirse de la fórmula para crear música compleja y dinámica que aportan un color nuevo a las reflexiones sobre nuestros principales géneros musicales.

Cuando se anunció el cartel de la pasada edición de Estéreo Picnic mucha gente felicitó a El Enemigo por redes como si el canal hubiese tenido una incidencia directa en el cartel nacional para la décima celebración de Páramos. Razones no les faltaba: muchas de las bandas que salieron airosas para representar la cuota nacional habían sido reseñadas satisfactoriamente en su canal. Para algunas fue una de las primeras menciones en prensa que hallaron más allá de la pereza editorial de quienes acostumbran a copiar y pegar comunicados para generar contenidos digitales y ganar unos clics. Carulla es riguroso como pocos y, pese a su corta edad, se ha convertido en una figura influyente que no puede quedarse callada, aunque tenga que lidiar luego con el odio incendiario de algunos fanáticos que no han entendido que cada quien tiene el derecho de tener su propia opinión. Sin embargo, el canal no ha frenado y, es más, cada día crece exponencialmente a pesar del juego de algoritmos al que nos tiene sometido la tiranía de las redes sociales. Ahora, este productor de contenido (el calificativo de youtuber es limitado y tiene una carga peyorativa en nuestra cultura bastante ingenua) celebrará por lo grande su cuarto aniversario con dos fechas en Latino Power este fin de semana. Esta celebración empezó en Cali hace un par de semanas y continuará en Medellín con una fecha aún por anunciarse.

Este viernes 17 se llevará a cabo un ritual rítmico con tres de las bandas más inquietantes de la actual movida musical. Búha 2030 desde Pasto junto a Babelgam y Aguas Ardientes de Bogotá se unirán al implacable Dani Boom en las máquinas para celebrar con el público local la existencia de un canal de comunicación libre de los oscuros manejos de la prensa cultural, al servicio de intereses capitales y de patrones involucrados en todo tipo de escándalos y triquiñuelas. Búha 2030 nació a finales de 2017 y se ha convertido en una de las propuestas más inquietantes de la actualidad musical. Los pastusos han generado un monstruo de Frankenstein que es inquietante y hermoso, un sonido imposible de catalogar que es al mismo tiempo estridente y etéreo, bebiendo lo mismo del folclor del sur del país con del jazz experimental y vanguardista. El resultado es una experiencia estética dinámica y elocuente, un proyecto único y que seguramente dará mucho de qué hablar a lo largo de este 2019 cuando presente su primera placa discográfica. Babelgam también es un proyecto reciente hipnótico y explosivo. Con claras influencias del post punk británico y el rock latinoamericano de la década de los noventa, la banda bogotana se ha presentado en varias tarimas importantes del underground local como el Burguer Revolution y es uno de los proyectos más sólidos en emerger de la oscura metrópoli capitalina en tiempos recientes. Con una imagen muy bien trabajada y una identidad construida inteligentemente, Babelgam puede convertirse rápidamente en una de nuestras bandas favoritas. Aguas Ardientes, hija ilegítima de una borrachera de Petrona Martínez con Mike Ness, es una de las bandas más icónicas del nuevo punk bogotano. Su irreverente sentido del humor colinda con una preocupación sincera por asuntos de género y por borrar el machismo de su estilo musical, un baile en el que, parece mentira, las mujeres no tienen espacio para explorar completamente su cuerpo en la esfera social. Dani Boom, de Systema Solar, será el encargado de cerrar esta velada con una selección tropical efervescente que será el broche de oro para una noche explosiva y contundente. La Curaduría será la encargada de seleccionar la música entre bandas con su irreverente estilo en el que todo es lícito mientras se trate de buena música. de Este evento fue coordinado junto al colectivo Aforo Total que, como El Enemigo, se ha convertido en un componente esencial para dinamizar la movida cultural.

La segunda fecha, durante la tarde del 18 de mayo, también se realizará en las instalaciones del bar en Chapinero. Cuenta con la particularidad de ser un evento para menores de edad del que podrán participar asistentes de todas las edades. Los espacios musicales a menores están limitados por el hecho de que la barra es uno de los puntos centrales para ajustar el presupuesto en bares y espacios culturales, sin embargo, Latino Power se convierte de esta manera en uno de los pocos lugares en abrir sus puertas sin discriminación, recordándonos esos conciertos de la primera década del milenio en espacios hoy casi desaparecidos como el Teatro la Mamá en los que se podía poguear sin estar completamente borrado de la rasca. Esta fecha fue coordinada en compañía de Biche, responsables del booking y promoción y actos de primer nivel en la capital. Así, Aguas Ardientes repetirá en la celebración y se unirá a la leyenda del punk bogotano Polikarpa y sus viciosas, quienes suman ya más de dos décadas en su labor de mover el punk en las esferas de lo femenino, dándole una voz a las mujeres en nuestro país a través de la música más extrema y contestaria. Cerrará la feche El Leopardo, proyecto de Dani Boom como productor quien, en 2017, presentó uno de los EPs más interesantes del año.

El Enemigo se ha convertido en un rostro de la nueva escena musical colombiana y, ahora, las bandas le retribuyen el favor uniéndose a la celebración de cuatro años de esfuerzos e inventiva. Si usted ha consumido sus contenidos o ha llegado a alguna de sus nuevas bandas favoritas a través de su canal, está en la obligación de asistir. Si no lo ha hecho igual y más le vale presentarse: serán dos días de fiesta independiente de primer nivel. Allá nos vemos.


38 vistas