• Por Ignacio Mayorga Alzate

La Orquesta Aragón celebra 80 años de historia en el Teatro Colsubsidio


La historia de la música latinoamericana y cubana no podría explicarse sin la presencia de un acto que, en 2019, cumple ocho décadas de historia. La Orquesta Aragón fue fundada en Cienfuegos por Orestes Aragón, carpintero de profesión, y no solo fue popular por interpretar el son, sino que también fue inspiradora del mambo, además de que ayudó a definir la identidad musical del continente durante la década de los 40, los 50 y los 60. En la agrupación destacaban sus tres violines, la flauta y el cello y hacía parte de la música de cuerda que se tocaba originalmente en los bailes y fiestas de salones de la blanca burguesía en los años 40 y que, con la llegada de la radio a la isla, pudo compartirse con toda la población. En principio la banda actuaba en la radioemisora CMHD de Cienfuegos y tocaron su primer baile el 9 de octubre de 1939.

Desde 1955 la legendaria orquesta se estableció en la capital cubana y luego, al año siguiente, salió por primera vez del país a Panamá. En 1957 tocaron en Venezuela y en 1958 llegaron por primera vez a los Estados Unidos. Desde entonces, no han dejado de conquistar territorios nuevos en todo el globo, convirtiéndose incluso en una banda celebrada hasta la histeria en el Japón y Europa. Con una definición explícita de los planos rítmicos y melódicos en el que cada uno de los instrumentos tiene bien definida su función musical, complementándose unos a otros, como es evidente en sus arreglos musicales, la Orquesta Aragón ha construido algunos de los clásicos más notables del cancionero tropical latinoamericano. “El bodeguero”, “Cachita”, “El organillero”, “Que suene la flauta” o “Yo tengo una muñeca” hacen parte ya de la memoria sonora de una lengua tan prolífica como el castellano y son himnos que han sido coreados por varias generaciones. Su música es el testimonio vivo del poder de la tradición oral.

Con una producción extensa en la que converge la charanga, el son, el cha cha o el mambo, entre muchos otros ritmos, y una alineación que ha aprendido a renovarse con los años, la Orquesta Aragón de Cuba es uno de los tesoros vivos más importantes de la isla. Su charanga eterna es siempre dinámica y la experticia de sus intérpretes sólo compite con su atronador entusiasmo en escena, permitiendo que cada uno de sus shows sea una experiencia para la alegría y el reconocimiento de una herencia viva que se resigna al olvido y que presenta un argumento de calidad para las nuevas generaciones sobre la importancia de estos valores estéticos. No en vano nuestra holandesa favorita, Maité Hontele, quiso grabar todo un álbum junto al icónico conjunto. Este viernes 7 de junio la Orquesta Aragón estará presentándose en el Teatro Colsubsidio Roberto Arias Pérez y compartirá con los asistentes ocho décadas de historia en curso. El tiempo pasa, pero la Aragón es eterna.


94 vistas