• Por Ignacio Mayorga Alzate

La Tromba bacalao regresa con “Chococristo”, un delicioso homenaje a Tom Waits y a Doña Zoila


La Tromba Bacalao es una de las bandas más delirantes de la nueva ola de agrupaciones cachacas que le han dado a la cumbia una estética urbana en un proceso de tira y afloja entre la identidad rola y el aprendizaje respetuoso de las múltiples permutaciones de la reina musical de Latinoamérica. La banda debutó con un EP titulado El ritual pandémico de 2015, demostrando una versatilidad musical poderosa y una actitud punkera y desfachatada que llevaba sus actuaciones en vivo a la locura colectiva de la asistencia patitiesa de la capital colombiana. Y es que su mezcla de acentos, la hilaridad interpretativa de Primo Vega y la potencia de Iván Medellín en los teclados rápidamente les ganó una fanaticada en el parche matikero que se fue extrapolando a lo largo y ancho de la geografía de hormigón de Bogotá. En 2016 y 2018 hicieron parte de los compilatorios vol. 2 y 3 de El Sudaca contraataca del Sello In-Correcto y, después de muchas especulaciones, escándalos con la prensa, desfalcos y evasión de impuestos por el establecimiento de una iglesia fachada para el lavado de activos, La Tromba Bacalao está de regreso.

“‘Chococristo’ es una traducción de “Chocolate Jesus” de Tom Waits, de inglés a español y de blues a cumbia. En la historia del Primo Vega se narra el día en que su madre se ve obligada a reemplazar las hostias de la iglesia, por la falta de llegada de recursos a Sabanalarga, Atlántico, y deben comulgar con lo que hay en su dulcería, la dulcería de doña Zoila, la mamá del Primo Vega”, explica, hablando en tercera persona, el misterioso Primo Vega. “Yo soy muy fan de Tom Waits, me gusta mucho el blues y creo que entre el blues y la cumbia hay una conexión muy bacana”, continúa saltando del cachaco al costeño y del costeño al cachaco. En este sentido, la adaptación resulta en un diálogo y un homenaje tanto a la cumbia como a la música del músico y actor norteamericano. “Chococristo” abre con una gruesa línea de bajo y rápidamente se convierte en un inquietante viaje psicodélico a lomo de los teclados de Iván Medellín y la guitarra enérgica de Juan David Lacorazza. En clave de cumbia este Cristo de Chocolate es más sabroso.

“Es sobretodo esa vaina de tratar de encontrar un puente entre el blues y la cumbia”, explica el Primo Vega. “Waits escribe muy bien y los ambientes que crea en ese disco, el Mule Variations, son muy bacanos. Son ambientes rurales que suenan como a teja de zinc que está suelta y chirrían como una puerta vieja. Eso me pareció una chimba. Yo quería traducir canciones de él y traduje varias, pero para mi proceso, para aprender a escribir. Cuando estábamos haciendo la Tromba, a mí se me ocurrió hacerle un bajo en cumbia al blues de “Chocolate Jesus” y allá empezó la cosa”. Con este lanzamiento, acompañado de un profano video, La Tromba busca reactivarse como proyecto. Es la intención de sus miembros volver a los escenarios capitalinos y del resto del país. Así mismo, a lo largo del año estarán lanzando sencillos de su próximo disco, El jornal del volatinero. Escuchen aquí “Chococristo” de la Tromba Bacalao y piérdanse en un delirante sueño de azúcar y cumbia.


70 vistas