• Por Redacción 120dB

César Ávila presenta su álbum homónimo para cerrar el año


César Ávila es uno de los rutilantes nuevos rostros del indie pop colombiano. La carrera de este artista bogotano ha dado de qué hablar desde hace un par de años por la conexión que genera con sus letras, estilo y música, logrando cautivar al público con su color de voz y propuesta vanguardista. Entretejiendo una serie de elementos que van del folk al bolero, el pop electrónico y la canción de autor, Ávila es la prueba de que la honestidad lírica y creativa es el camino hacia el éxito si tenemos en el mapa de ruta nuestros anhelos y esperanzas. Ávila es compositor, intérprete y productor, lo que lo que le ha permitido controlar cada una de las etapas de su proceso creativo e inyectarles a sus composiciones su identidad creativa, con la que ha logrado sobresalir en medio de una plétora de artistas emergentes.


Después de ir adelantando juiciosamente su debut, César Ávila presenta su debut homónimo, un trabajo en el que el artista muestra todo su potencial y talento como músico y productor. La música de César Ávila es una oportunidad de transmitir sus experiencias románticas de manera sencilla y delicada para lograr transmitir su mensaje entre su público, quien puede reconocerse en cada verso y arpegio. Después de todo, ¿quién no ha amado con pasión para verse recompensado por su esfuerzo? ¿Quién no ha peleado sin entender por qué durante jornadas enteras con su pareja a pesar del cariño? Su mensaje está cargado de historias personales en las que, con orgullo, representa el valor del amor y el amor propio para construir relaciones sanas y estables en medio de un fenómeno crítico en el que la liquidez del momento le ha restado el peso a la fuerza de los rituales y las ceremonias.


"Me la he jugado por rescatar géneros populares latinoamericanos como el bolero, el reggae, la música brasileña, entre otros. En todo el disco podemos ver un híbrido entre la exploración de los sonidos y efectos electrónicos con la instrumentalización orgánica y acústica", comenta el cantautor. César Ávila destaca por ir en retrospectiva contando historias de amor del pasado escritas desde su cuarto. Momentos que han marcado años del artista en lo que la única salida era escribir canciones. Por eso el disco está lleno de las diversas emociones, sentimientos y confusiones que se viven durante las variadas etapas amorosas: la rabia, el dolor, el idilio, la seducción, la incertidumbre. "Este disco es fundamental para una persona que se encuentra en una etapa de romance porque nos describe momentos claves de toda una relación. Desde los momentos más bellos hasta el dolor que nos deja los fracasos amorosos. Es un disco para disfrutar de manera tranquila, donde lo puedes escuchar en la playa, tomando un café o saliendo a caminar por la ciudad", enfatiza Ávila.


Conocer la propuesta musical de César Ávila es encontrarse con canciones que llegan al alma, temas frescos por todo el universo de sonoridades que componen sus creaciones. Es un artista que ama profundamente la música y la respeta mucho a la hora de interpretarla, lo que se evidencia en una propuesta auténtica y cálida que, durante nueve cortes, nos lleva por un recorrido emocionante en el que, de manera sorpresiva, los vientos tienen un protagonismo sobresaliente que concatenan con el melifluo registro de Ávila. El álbum es un viaje de media hora que presenta una concisa promesa de valor en la que el romanticismo es la moneda de canje. Bellísimo.



36 vistas0 comentarios