• Ignacio Mayorga Alzate

Cachicamo regresa con “Voz del río”, un canto espiritual hacia lo esencial


Lo de Cachicamo es único y nace de la mente inquieta de Andrea Hoyos, una de las pianistas más solicitadas de la escena alternativa bogotana, quien nos regaló en octubre de 2018 el debut discográfico de una de las bandas que lidera. A medio camino entre el jazz experimental y los ritmos típicos de los Llanos orientales, esta primera entrega del octeto musical era una experiencia única cargada de largos pasajes instrumentales que recorrían varias emociones en cuestión de compases. Cachicamo surgió del interés de Hoyos por las músicas tradicionales de los Llanos orientales, ese lugar entre Venezuela y Colombia que no puede dividirse por fronteras y que comparte una preocupación natural e idílica por narrar el paso del ganado sobre el río, o el vuelo de los gavilanes y las garzas sobre un horizonte interminable de cobre al fuego. Con este primer contacto durante su universidad, la pianista empezó a interesarse con las formas de unos ritmos que la sobrecogieron por la economía de sus recursos y las múltiples posibilidades que se escoden en un ensamble de cuatro partes. Así, empezó a indagar en la naturaleza de la copla, en las variables del corrío, el joropo y el pasaje y en la manera en que los golpes o aires, construyen los tiempos de una música llena de inventiva y fantasía. Esbozos del llano, como se llamó esta primera aventura, es perfecto y ahora Cachicamo vuelve por más.


“Voz del río”, su nuevo sencillo, estrenó a mediados de abril y marca una nueva dirección estética para el proyecto de Hoyos. “Escribí ‘Voz del río’ queriendo contar una historia de cómo alguna vez la humanidad fue sabia y un ente ("El Pez") le quitó toda su luz y la dejó en la oscuridad”, explica la pianista y compositora. “El pez tiene las interpretaciones que le quiera dar el oyente. El pez puede ser el machismo, el capitalismo salvaje, el miedo, el fanatismo religioso, los políticos despiadados, el daño a la naturaleza, etc. Sin embargo, esta canción es ese himno entre ruinas (tomado del poema de Octavio Paz) que cantará la humanidad sublevándose ante las injusticias que vivimos. Todo esto queriendo inspirar a las personas a que vuelvan casa sus propios cuerpos, y recordándoles que tienen un poder inmenso dentro suyo. No muramos esperando a que alguien más nos salve, hagámoslo nosotros mismos”, explica reflexiva la líder de Cachicamo.

El sencillo se desprende un poco de la investigación de ritmos llaneros y encuentra un lugar bellísimo y virtuoso en una exploración rica del jazz sofisticado del ensamble colombiano. Basándose en “Himno entre ruinas” del mexicano Octavio Paz, la canción crece fuerte en medio del silencio y va haciéndose gigante en medio de vientos calmos y espirituales, el delicado trabajo en las teclas de Hoyos y una marcha galopante sobre la que la voz de Ana Milena Lozada asume el protagonismo, encarnando la voz del río. En los mitos de creación de algunas comunidades indígenas de nuestro territorio, es de allí de donde mana la vida, entre serpientes y mujeres puras. Sin embargo, como en la caja de Pandora, es de la vida también de donde aparecen las cosas malas y esta reflexión alimenta una visión cosmogónica en la que todo está contenido. Ahora, pareciera que el equilibrio se ha perdido. “Voz del río” invita a poner un freno a esta elusiva maldad que, como un pez que se agarra con las manos, es difícil de atrapar por resbalosa y hábil. Quizás la respuesta esté en guardar silencio, conectándonos con lo esencial, escuchando la voz del río.

Acompañando el lanzamiento, que se encuentra en todas las plataformas, se estrenó también un video en vivo en el templo de la música independiente capitalina, Matik Matik. Cachicamo no se cansa de sobresalir entre la alternativa criolla y “Voz del río” es otro sencillo sofisticado y emocionante. No dejen de descubrir cada vez más todo lo que este conjunto tiene para ofrecer. Escuchen aquí “Voz del río” y descubran su propia verdad y sus propios demonios reflexionando junto con este conjunto bogotano.



38 vistas