• Ignacio Mayorga Alzate

Párenle bolas a lo nuevo de Déficit de atención: “Maldita sea”


Déficit de Atención es una banda nueva con un sonido fresco, llena de actitud y con muchas ganas de hacer música distorsionada, rápida y sin filtros. En un momento en el que el punk local está signado por los radicalismos y la división, los bogotanos presentan un álbum hecho desde varias orillas musicales que es dinámico, explosivo y certero: Maldita sea. "Es un álbum de punk. Para nosotros los radicalismos no tienen sentido, así que cuando decimos que suena a punk, el álbum viaja por sonidos hardcore punk, punk rock y street punk", explica la banda en el comunicado de prensa que acompaña al lanzamiento, que recién estreno el pasado 25 de septiembre. En últimas, Déficit de atención es una banda de amigos que le apuestan al punk rock con coraje y buena onda, como los de Valentín Ansina, como los de Santurce, como los de Guipúzcoa.


Maldita sea, en pleno espíritu punk, tiene 13 cortes y dura 32 minutos, explorando dinámicas sociales como la corrupción, el ostracismo, la misantropía y el rechazo. Es un álbum contundente y rápido sin pretensiones que tiene momentos sobresalientes a nivel musical. Déficit de atención no se conforma con un solo recurso, sino que aprovecha la historia de un género con más de cuarenta años para explorar estéticas que ayuden a cada una de las canciones a comunicar lo que les interesa. En ese sentido, es un catálogo idóneo para los no iniciados, pues es un recorrido de estilos y lenguajes que es siempre divertido y explosivo.


Déficit de Atención es una banda colombiana que nació en el municipio de La Calera en el 2018 con la intención de expresar sus pensamientos, sentimientos y opiniones en un proyecto con influencias sonoras provenientes del punk rock. Alejandra Orjuela (voz principal y bajo), Santiago Lombana (guitarra rítmica y segundas voces), Juan Sebastián Orjuela (batería y segundas voces) y Daniel Igarashi (guitarra líder) son los encargados de darle vida a esta banda que le canta a la cotidianidad, los amigos, el skate y los problemas sociales y políticos de Colombia. Hay nihilismo, hay crítica social, hay diversión y distorsión. "La intención de nuestra propuesta es disfrutar cada momento que vivimos, cada letra que escribimos y cada canción que tocamos. Amamos este proyecto y queremos que las personas se conecten con nuestra música y nuestro mensaje", comenta la banda.


Maldita sea es su disco debut, un trabajo de 13 canciones rápidas, distorsionadas y melódicas; compuestas, grabadas, mezcladas y masterizadas por sus integrantes. El arte del disco fue realizado por Julián Alba. El espíritu DIY impera en la propuesta de valor de Déficit de atención, lo que mantiene la frescura de un proyecto joven que coquetea en cortes con el ska, el hardcore y el glam en momentos certeros de su trabajo de guitarras. "Cada canción habla de temáticas diferentes, la violencia policial, la sevicia con la que matan en nuestro país, el panorama de no futuro que vemos los jóvenes, el amor, los amigos y las cagadas de la vida hacen parte de las historias que contamos en Maldita sea", enfatizan.


Maldita sea es un disco para escuchar en cualquier momento del día. Hay una canción para cada emoción. "Consideramos que es un álbum que habla sobre lo que sucede en este momento específico de la historia, anhelando que al escucharlo en el futuro solo sea un recuerdo de lo malo y no siga siendo una descripción de lo difícil que es vivir en un país como Colombia", concluyen. Mientras tanto, Maldita sea sirve para un documento para reiterar que el punk no ha muerto, solo se mamó de la puta ciudad y se fue para el campo para llevar un estilo de vida más sostenible. Cójanse a porrazos con lo nuevo de Déficit de atención y apuéstenle a una propuesta que es fresca y divertida. Lléguenle aquí.