• Ignacio Mayorga Alzate

Duplat retrata una reflexión sobre el desamor en “Lo que pudimos ser”


El auge del lo-fi pop es un fenómeno que bien podría definir el sonido de la pasada década y dar pistas sobre la identidad musical de los próximos años. El auge de plataformas como Bandcamp y Soundcloud, aunado al total desconocimiento del nuevo público mundial por parte de las majors, ha permitido que un grupo de creadores llegue muy alto con un minimalismo creativo que es a la vez inteligente y versátil. Las radios en YouTube como lo-fi hip hop beats o, hace algunos años, los que dieron forma al sea punk y el vaporwave han puesto la música hecha en casa con un mínimo de elementos en la estética musical de los nativos digitales. El bedroom pop es ley, pero también tienen un espacio sonidos digitales con aires retro. Es un momento interesante para crear, experimentar, cacharrear con los equipos empolvados de nuestros padres.


Entra Duplat. El músico colombiano ha estado presentando música desde el 2018 con la publicación de su primer EP, Sentido común EP, y luego regresó en 2019 con el larga duración Sobrevivir. Su música tiene una calidad melancólica que viene de su voz carrasposa y el sonido de un saxofón lejano, que rememora el city pop japonés de la década del 80. En 2020 el músico ha venido presentando una nueva serie de lanzamientos que construyen sobre un sonido lo-fi que contrasta por la fuerza poética de los retratos que construye: minimalismo de elementos no significa mensajes sencillos. “Espera” y “Salto de fe” fueron los primeros retratos de Espuma, su próximo álbum, y ahora regresa con “Lo que pudimos ser”, un retrato melancólico y meditabundo enmarcado en el desamor, todo eso que pudo haberse lograrse para luego desvanecerse en el éter de un amanecer frío. La canción tiene unos poderosos coros que apelan al sentido antes que a la explosión en el sonido, creando una atmósfera fría y desoladora que se concatena con la idea del amor ausente.


Junto con el lanzamiento del sencillo llega un videoclip casero inspirado en la estética de Windows 95, jugando con los elementos del Powerpoint y el WordArt con los que jugábamos en clase de informática en el colegio, hace muchos años, que divertirá a los amantes de los memes de Grape Juice Boys. El retrato es desolador e irónico, consciente de que esta estética está comenzando a gastarse si se le toma muy en serio. Empero, tiene todo el sentido dentro de la propuesta de valor de Duplat, pues tiene ese sello de melancolía y añoranza cuando los días eran más sencillos y, sobre todo, no estábamos encerrados entre cuatro paredes las 24 durante más de cien días. Maldita sea. Desvarío. “Lo que pudimos ser” es una composición honesta, hermosa y frágil que encuentra a Duplat en su mejor momento creativo. Si no lo han escuchado, este es el sencillo perfecto para hacerlo. Si ya conocen su música, esta canción trae todo lo que les gusta y nuevas sorpresas. En todo caso, aquí está. Y es maravilloso.



84 vistas