• Ignacio Mayorga Alzate

La Agrupación Changó camina “Entre Patía y Sanquianga” en su nuevo sencillo


Desde Tumaco la Agrupación Changó lleva una juiciosa trayectoria de más de quince años trabajando en recopilar, rescatar y fortalecer la música del sur del Nariño. Integrando en su propuesta pango, patacoré, bereju, bambuco viejo, chigualo, alabao, bunde, juga, entre varios otros ritmos de herencia africana, este ensamble que se configuró en 2004 como una fundación regentada por el maestro Wisman Rogelio Tenorio ha sobresalido por su búsqueda honesta de la identidad musical de su territorio. Presentando una orquesta con marimba, bombos y cununos, la Agrupación Changó se ha presentado desde 2005 y hasta la fecha en el Festival Petronio Álvarez de Cali, en el Carnaval de Blancos y Negros en Pasto, el Festival Internacional Andino de Pasto, el Festival Centro en Bogotá, entre muchas otras distinciones, que les ha permitido viajar a Vietnam y Singapur en 2014. Después de Legado ancestral de ese mismo año, la Agrupación Changó regresa con “Entre Patía y Sanquianga”, primer sencillo de su nueva producción de estudio que estrenará de la mano de Discos Pacífico, un nuevo sello colombiano.


Aunque tomen su nombre del dios orisha del fuego, los truenos y los tambores (cuyo equivalente en el sincretismo religioso sería Santa Bárbara), la música de la Agrupación Changó suena a las aguas de un ancestral río. “Entre Patía y Sanquianga” es la primera entrega del próximo álbum de la agrupación de Tumaco, Berejú, un bambuco viejo en el que los cununos se convierten en el vehículo para viajar a las aguas del Pacífico sur. “El sencillo cuenta la historia de Ovidio, un muchacho que en los años sesenta se les perdió a sus padres entre los ríos Patía y Sanquianga y apareció a los tres meses bailando en el municipio del Calabazal”, explica el maestro Tenorio. “Es un cuento vivo que hace parte de la tradición oral de nuestro Pacífico nariñense que quisimos rescatar”. La letra fue compuesta en 2005 junto con Julia Vivas y busca en la producción no solo destacar la figura de Ovidio, sino la región en la que se ubica el relato y que habitó el joven irresponsable.


Producida por Iván Benavides, “Entre Patía y Sanquianga” tiene un arreglo coral que busca visibilizar la experiencia de pueblos inmemoriales con una rica tradición cultural por descubrir. Se trata de respetar la ancestralidad y la tradición de las músicas del Pacífico sur, pero proyectándolas hacia un presente inmediato en el que los habitantes de Colombia y el mundo puedan reconocer el rico tapiz de sonidos que componen a los pueblos afro de este plural territorio. La Agrupación Changó ha hecho un esfuerzo valioso por recorrer los lugares más alejados de su departamento para rescatar los sonidos del piano de la selva que dialoga en el centro de la manigua con la lluvia de otros días. En su sede en Tumaco se articulan 13 escuelas de música tradicional de comunidades afro de comunidades y asentamientos. Son cada vez más necesarios estos reconocimientos a la pluralidad musical de estas tierras y nunca son tan pertinentes como los ordenados y juiciosos ejercicios de etnografía musical de la Agrupación Changó. Por favor, escúchenlo aquí una y mil veces.



0 vistas