• Ignacio Mayorga Alzate

Mai regresa con un canto homenaje al estallido social colombiano en “Pájaro de abril”



La artista colombiana Mai presenta su sencillo “Pájaro de abril”, una canción con la que continúa presentando su proyecto solista que llevará en paralelo con MAIGUAI (banda de la que es vocalista). Su segundo sencillo, después de “Diente de león de 2020 junto a Nicolás Triana, es un canto herido por todas las víctimas del conflicto colombiano, a la vez que una celebración a los procesos de estallido social que se desarrollaron en el país en el marco de las manifestaciones de abril de 2021. “Pájaro de abril” es un currulao electrónico, de beat lento y bajos 808 muy presentes. La guitarra de aire flamenco acompaña a la voz y complementa el sentimiento nostálgico de la canción. Mai canta dulce y herida, conforme exorciza los temores universales de un país que no se desangra, porque siempre habrá rostros anónimos para nutrir el espeso y extenso océano de sangre derramada.


"El 27 de abril del 2021 en medio de una pandemia, comienza en Colombia un estallido social. El pueblo, cansando de la violencia, la corrupción e inconforme con las mecánicas políticas decide salir a protestar en contra de una reforma que no se ajustaba a las necesidades de la mayoría”, explica Mai. “‘Nos quitaron todo, hasta el miedo’ era una de las tantas frases que abanderaban la movilización. Pasaron los días y el asunto empeoraba, y el pueblo, cada vez más unido y organizado, seguía luchando hasta el cansancio por sus derechos, juntando fuerzas y cantando arengas sin parar. Yo nunca salí de casa a manifestar. El miedo a contagiarme del virus que rondaba y de contagiar a las personas que amo era más fuerte. Desde el privilegio de mi resguardo estaba al tanto de cada acontecimiento. Privilegio que agradecía y que al tiempo me causaba sentimiento de culpa al ver cómo tantos alrededor mío la pasaban mal, y yo sin poder hacer nada o muy poco”, complementa.


“Pájaro de abril” nace en medio de la horrible noche que, a diferencia de la estrofa de nuestro himno nacional, no cesa y no cesará hasta que la justicia colombiana asuma su verdadera misión para proteger y velar por el desprotegido, el impotente, el olvidado. “Llegaba la noche y en las ciudades comenzaba una película de terror nueva. Llanto, angustia, terror, dolor, mucho dolor. Cada noche era peor a la anterior. Mientras tanto, los casos por contagio del Covid aumentaban, al igual que los desaparecidos; maltratados por la policía y asesinados. Colombia presenció unos de los días más históricos y violentos. Pero también quedó en la memoria la unión y la lucha de un pueblo que está realmente cansado de que pisoteen sus derechos”, complementa Mai.


“Una de esas tardes de abril, estaba sentada en mi habitación, llorando de angustia y tocando melodías tristes en el piano. Afuera, un pájaro cantaba y mientras tanto yo pensaba: ¿Qué verán las aves desde arriba en nuestras ciudades? ¿Cómo verán estos escenarios de sangre y gritos? Si pensaran, ¿Qué imagen tendrían de nosotros los humanos que no tenemos idea de cómo convivir apoyándonos unos a otros sino compitiendo y eliminándonos?”. En “Pájaro de abril” Mai hace una catarsis personal que sirve como un manto universal para abrigarnos en la incertidumbre: todos cuantos hemos llorado con los indígenas en el Parque Nacional cuyas súplicas no han sido escuchadas, todos los que sufrimos la reciente masacre civil en el Putumayo, todos cuantos creemos que las cosas aún pueden y tienen que cambiar. Mai ha creado un ave de lento y delicado vuelo, para posarse en nuestra ventana y recordarnos que, allá afuera, el mundo se está cayendo a pedazos. Para recordarnos que todavía podemos actuar.





42 visualizaciones0 comentarios