• Ignacio Mayorga Alzate

No Stories recuerda que hay días más duros que otros en “Caja de fósforos”


No Stories lleva siete años de trayectoria y se ha presentado en importantes locaciones del país y de los Estados Unidos. Su carácter híbrido, debido a la crianza de su líder en el país de Springsteen, ha creado una serie de canciones en inglés que constituyen un catálogo importante y un reconocimiento en prensa valioso para una banda que se ha autogestionado durante toda su carrera. El año pasado sorprendieron con la campaña que acompañó el lanzamiento de su sencillo “Ahí estaré”, una conmovedora declaración de afecto para una persona que está sufriendo y a la que no podemos del todo ayudar. El videoclip, protagonizado por un cariñoso oso, está lleno de imágenes entrañables y enternecedoras. Hay storytelling, hay recordación de un producto. Es un acierto, sobre todo a la luz de que su campaña de expectativa fue planeada minuciosamente y se fue desarrollando varios días antes del lanzamiento del sencillo. Ahora, después de su colaboración con Juliana Ronderos de Salt Cathedral, la banda regresa con “Caja de fósforos”, una canción inspirada por su amor a los Ramones y al indie argentino.

Con un sonido que rememora cortes como “I Wanna Be Your Boyfriend” de los Ramones o el sonido de Las Ligas Menores, No Stories presenta una canción corta, llena de sentimiento, que nos recuerda que hay días más duros que otros y que el aspirar a que todo esté en paz es una mirada ingenua hacia la vida. La imagen central del corte, que somos como cajas de fósforos, es una metáfora poderosa que establece cómo podemos arder de ira para luego quedar sin aire y desaparecer. Buscando salvar lo que queda de una relación complicada, Gabe Silva busca dilatar el paso inevitable del tiempo, que será el culpable de apagar la flama del romance, dejando solo cenizas en un ataúd precario de cartón y lija. Es una composición hermosa que tiene una garra de punk romántico que le brinda una actitud peligrosa y fiera a tanta ternura. La voz de Silva emula a Julian Casablancas en sus momentos más adoloridos, mientras que las guitarras girando en círculos sobre un arpegio afilado recuerdan los mejores años del post punk revival.

En menos de tres minutos, No Stories ogra dar forma a un conmovedor sentimiento de cariño y apego, además del dolor que deviene el saber que nuestra relación tiene una fecha de caducidad. El lanzamiento llega acompañado de un videolyric animado en el que la ilustradora Angie Gonzáles, misma de la portada de “Ahí estaré”, colabora con el animador Sebastián Vargas Flor. El resultado le permite a la canción tener una narrativa dinámica, creando un relato con el que podemos empatizar a la vez que recordamos esos esfuerzos vanos para lograr que nuestro bien amado nos acompañe un rato más. “Caja de fósforos” hace parte del primer álbum de No Stories, Better Days, sobre el que la banda ha lanzado ya varios sencillos. Escuchen aquí esta nueva ofrenda de los No Stories, está que arde.


29 vistas