• Ignacio Mayorga Alzate

Pilar Cabrera regresa con “Movimiento”, primer sencillo de su debut discográfico


La voz de Pilar Cabrera es uno de los descubrimientos musicales que más nos enorgullece como medio. Si bien es cierto que la cantautora bogotana lleva ya un buen tiempo en la escena local, no fue sino hasta 2018 que en 120dB Bogotá tuvimos consciencia de fuerza interpretativa, de la fina factura de cada una de sus canciones y el minucioso universo simbólico que ha venido construyendo desde el lanzamiento de su primer EP. Cabrera tiene un timbre de voz con sello propio, con carácter, pero dulce en el momento requerido, con una poderosa inteligencia lírica que ha aprendido desde la economía poética a construir conmovedoras historias de amor, desamor, fortaleza y cariño propio. Desde el primer momento en que empezó a dar forma a su proyecto solista Cabrera ha venido construyendo una narrativa visual que ayuda a profundizar el mensaje de sus canciones, a la vez que nos invita a conocer de manera cabal su sensibilidad estética, un rico tapiz de símbolos en el que su hija Julieta Uribe juega un papel importante. Durante la pandemia, la música estuvo ocupada en crear canciones junto a amigos y fans a través de Zoom, pero es hora de volver al ruedo y, para ello, la música ha presentado “Movimiento”, el corte con el que empieza a preparar su primer álbum solista.


“Movimiento” es el primer corte del primer álbum de estudio de la colombiana y encuentra a la compositora transitando varios momentos sonoros a lo largo de un corte que es emocionante, vibrante y dinámico. El sencillo vuelve sobre la vieja máxima de Heráclito que reza que nunca nos bañamos dos veces en el mismo río, esto es, que siempre estamos en transformación, como lo está también el río y el mundo en el que tanto nosotros como el cauce de agua cohabitan. “Movimiento” empieza con una cadencia sosegada en la guitarra y en unos sintetizadores atmosféricos con reminiscencias setenteras que lentamente se van apoderando de la mezcla. Progresivamente, la melodía se empapa de nuevos elementos como guitarras glam, chasquidos de dedos y vientos heroicos. Sin embargo, como siempre, lo que sobresale es la voz de Cabrera, riquísima en texturas graves y sofisticadas, con un color único que, si ha cambiado, es para ser más prolijo y emocionante.


El sencillo es una aceptación de nuestra identidad siempre cambiante, con nuestras inseguridades y ansiedades, con nuestras certezas de que todo se transforma. No vale la pena ahondar en demasía sobre el carácter del corte, pues es un tema que han explorado todos desde Julieta Venegas hasta Keane, lo que sí vale la pena resaltar es cómo Cabrera le da un nuevo aire a un motivo recurrente de la poesía, convirtiendo una reflexión tan vieja como la oralidad en un motivo de reflexión a la luz de este año complicado y de transformaciones. Para quienes sobrevivimos a Mercurio retrógrado hace un par de semanas, resulta especialmente conmovedor abrazar la idea y la energía de la transformación para seguir en movimiento. Prepárense para el primer álbum de Pilar Cabrera con “Movimiento”, su nuevo sencillo.