• Ignacio Mayorga Alzate

Rocío Saiz regresa con un pop infeccioso en “Si mañana me muero, te habré dicho que te quiero”



Activismo, política, feminismo y mucha música han convertido a Rocío Saiz en uno de los referentes LGTBIQ+ con más carácter y fuerza de España. La actriz y presentadora de TV ha empezado a lanzar música de manera solista desde 2020 luego de su paso por Monterrosa y Las Chillers, demostrando que es una voz imprescindible para el momento de reflexión en el que nos encontramos. Saiz entiende que la mejor manera para transmitir su mensaje es a través del empaque brillante del pop y en “Si mañana me muero, te habré dicho que te quiero” se la juega todo por el todo al abrazar el lado más edulcorado del dance pop y declarando sus emociones a los cuatro vientos. Este sencillo hace parte de su debut discográfico, que saldrá a la luz a mediados de octubre. El corte remite al sonido eurodance de actos noventeros como los Vengaboys, pero con una sensibilidad moderna que le permite sonar absolutamente contemporáneo.


“Esta canción habla de ausencia”, explica la cantante y compositora en el comunicado que acompaña al lanzamiento. “Nos pasamos la vida marcados por una ausencia disfrazada de rutina. Los vínculos emocionales son cada vez más débiles y menos comunes. Muchas tenemos miedo a vincularnos por miedo a que nos abandonen y a perder la poca, falsa y cero poética estabilidad que genera el capitalismo del siglo XXI". En ese sentido, en oposición al amor líquido que ya había denunciado Zygmunt Bauman en 2003, Saiz apuesta por una dinámica que destruya las prácticas de la posmodernidad, buscando una relación sincera y pura en la que se valoren las pequeñas cosas: los sueños mutuamente compartidos, las canciones dedicadas, los viajes por carretera sin rumbo con quienes amamos. Saiz no tiene miedo de mostrarse vulnerable a la luz de las posibilidades de entablar una relación sentimental.


El amor no es un camino seguro, es quizás y de hecho uno de los sentimientos más inciertos que se pueden despertar en la sensibilidad humana. Empero, la apuesta tiene más sentido que la irresponsable nada. En un momento en que cada vez más tenemos miedo de entregarnos, que sentimos que siempre puede haber algo más en el siguiente like de Tinder, la española le canta al amor en su faceta más romántica. A veces nos callamos las cosas para no parecer vulnerables, pero es importante compartirlas con quienes nos rodean, pues solo tenemos una vida y ésta se agota minuto a minuto, mientras perdemos el tiempo con los ojos clavados en la pantalla. Rocío Saiz se niega a aceptar la norma de nuestra contemporánea posmodernidad y decide como un acto de principios declarar su amor antes de ocultarlo en el pecho. A pesar de que este amor nos mate y nos duela, la honestidad es afrontarlo en su mágica y compleja extrañeza.



11 visualizaciones0 comentarios