• Ignacio Mayorga Alzate

Volcán une esfuerzos con Oso Pardo para “Olvidarme de todo”


Volcán salió al a la luz pública en 2019 con el lanzamiento de Grandes éxitos, volumen 2, un álbum cargado de energía rockera y sofisticación instrumental. Sin embargo, los miembros de la banda son parte de la movida paisa desde hace tiempo. Árbol de ojos, Código rojo, El nuevo coyote, Inwaves y Mowa marcaron cada uno las bases de un sonido dinámico cargado de experimentación influenciado por el sonido de la década de los setenta y los ochenta, con tintes de rock contemporáneo, convirtiendo a esta fuerza telúrica en una de las propuestas más frescas de la escena de Colombia. Con su primer álbum la banda paisa se fue abriendo un espacio en el amplio horizonte del indie nacional, presentando una propuesta de valor emocionante y enérgica que los llevó a varios escenarios importantes en la movida cultural de nuestro país. Ahora, la banda ha empezado a presentar los cortes de su próxima producción de estudio. “Olvidarme de todo”, segundo sencillo de su nuevo álbum que llegará hacia finales de 2020, llega después de un álbum en vivo presentado este año de la mano de Efecto Vinilo, un colectivo de productores y organizadores de eventos de la capital de Antioquia. “Olvidarme de todo” aparece de la mano de Oso Pardo, cerebro central detrás de la banda Margarita siempre viva.

"Olvidarme de todo" es el tiquete para subirse a un vagón melancólico orquestado por un delicado cuarteto de cuerdas; que avanza cada vez en estaciones más profundas del rock y el dreampop, una colaboración con Oso Pardo, uno de los músicos más creativos de la actual Antioquia. La composición es un delicado viaje a la nostalgia con la fuerza armónica de un cuarteto de cuerdas que encuentra a David Ospina reflexiona sobre el paso del tiempo, el peso de los recuerdos y el hartazgo de habitar un presente que no nos satisface. Instrumentalmente, “Olvidarme de todo” es delicada y sopesada, permitiendo que las cuerdas jueguen con un motivo de guitarra que se repite durante la mezcla hasta que se alcanza una densa atmósfera rockera hacia el final del corte con coros pop y una batería seca y emotiva que se suman a la súplica para olvidarse de todo.

Acompañando el lanzamiento llega un nostálgico video que encuentra a los músicos paisas colaborando con el cuarteto de cuerdas en el Teatro Pablo Tobón Uribe, mientras se suceden imágenes de miedo y desolación, que contrastan el sentimiento privado con el hastío público por la desforestación desaforada, la violencia policial y la crisis migratoria. Los músicos están ataviados de negro, como un luto al presente, mientras un juego de luces y sombras los muestra y oculta sobre las tablas. Volcán está presentando un cambio de paradigma en el indie antioqueño, inyectándole un tinte nuevo a una escena que empezaba a tornarse monótona a fuerza de imitar los actos más populares del departamento. “Olvidarme de todo” es melancólica y dinámica, precisa y preciosa. No pueden dejar de oírla.