De Argentina para el mundo: una entrevista con Los Caligaris

January 31, 2018

Desde hace más de veinte años Los Caligaris se han caracterizado por retratar el lado más alegre del ska y el rock en la Argentina. El año pasado tuvimos la oportunidad de encontrarnos con ellos en el país con dos visitas atronadoras que pusieron a bailar a todos los presentes a cada una de sus presentaciones. Con un espíritu de enorme cofradía la banda originaria de Córdoba se ha hecho con el corazón latinoamericano a fuerza de compartir un mensaje lleno de amor, emoción, risa y baile. En 2017 pusieron a bailar al Simón Bolívar en pleno con su presentación en el Rock al Parque, al que arribaban por primera vez luego de una exitosa plaza en el Vive Latino, festival mexicano en el que han venido tocando desde 2008 y en el que en cada oportunidad han puesto a vibrar a la asistencia azteca que es casi ahora una afición hermana. En diciembre del año pasado volvieron a la capital para un concierto privado que rápidamente se transformó en una segunda fecha debido a la necesidad del público capitalino de verlos, lo que llevó a que se agotara prontamente la boletería de ambos shows. En esta oportunidad, y aunque brevemente habíamos conversado con ellos tras bambalinas en Rock al Parque, pudimos tratar a profundidad con Juan Carlos Taleb, uno de sus vocalistas y guitarrista de la banda, asuntos sobre la génesis de su sonido, su historia de dos décadas y su colaboración con alguno de los nombres más importantes de la movida argentina.

 

Comencemos hablando de la figura de Caligari el payaso que considero un personaje muy poderoso para representar la energía de la banda. Además está la estética circense que le da una potencia enorme a sus presentaciones en vivo. ¿Es Córdoba una ciudad que se caracteriza por ser una ciudad alegre?

 

Es así, es así. En Córdoba el humor está a flor de piel, el comentario gracioso lo tiene la mayoría de la gente todo el tiempo en la ciudad y en cualquier situación, en cualquier ocasión tenemos una facilidad increíble para improvisar un asado un martes a las ocho de la noche. Es algo que no ocurre por ahí en ciudades más grandes. Córdoba todavía tiene esa cosa especial de la alegría en el aire. Caligari, como dijiste, hace parte de la historia del Circo de los Hermanos Muñoz de donde son oriundos Martín y Diego Pampiglione, que son hermanos, y en el circo se contaba la leyenda de un payaso que se llamaba Caligari quien, desarrollando su rutina, fallece. A nosotros nos conmovió esa historia de divertir hasta el último momento. Por ese payaso y por esa voluntad le pusimos Los Caligaris.

 

Yernos perfectos explotó en Argentina en el 2002, en plena crisis del Corralito de Fernando de la Rua, un momento muy complejo a nivel económico en el país. Sin embargo, al disco le fue muy bien. ¿Cómo lees tú el éxito de ese álbum hace quince años durante un momento tan complejo en la Argentina?

 

Qué buena pregunta que me haces. La verdad es que el momento social y político en ese instante no era el mejor. Empezó a devaluar el dólar, la gente estaba con pocas ganas de gastar y de meter la mano en el bolsillo para nada y justo en ese momento aparece una figura que es enorme del cuarteto cordobés que se llama El Negro Videla que en ese momento fue la única persona que nos propuso grabar el disco, salir a trabajar y poner el sonido. Así grabamos el primer disco, no nos tocó meternos la mano en el bolsillo ni pagar un peso. Entonces ya la voluntad de trabajo por parte de él y por parte nuestra, que nosotros seremos cualquier cosa que quieran que seamos, pero tenemos una voluntad de trabajo admirable, no sé si esté bien que lo diga yo que estoy dentro de la banda, pero somos un grupo que no esquiva el trabajo de ninguna manera, damos el cien por ciento de nosotros incluso antes de grabar el primer disco. Es precisamente algo que hablábamos con una banda acá en Bogotá que nos preguntaba “Muchachos, ¿ustedes cómo hacen para girar por todo el mundo? Yo quiero ser como ustedes, yo quiero viajar, yo quiero conocer lugares, gente, distintos escenarios y distintos países”. La verdad es que nosotros estuvimos en ese lugar de querer hacerlo, pero no nos quedábamos quietos esperando que viniera de arriba del cielo ni de ningún lado: nosotros todo el tiempo desde muchísimo antes de ganar plata con la música le metimos el cien por ciento a esto. Sin ganar plata y sin saber qué iba a pasar le dedicábamos toda la energía porque el día de mañana lo que queríamos era no recriminarnos nada de lo que habíamos hecho. Ese fue precisamente el consejo que yo le di: “Al final del camino está bueno que nunca te reproches nada de lo que hiciste. Te tenés que quedar tranquilo con que todo lo hiciste con amor y que diste el cien por ciento”. Creo que todo proyecto requiere de todo ese trabajo y toda esa voluntad. Entonces, en un país tan complicado económica y socialmente como estábamos, aparece el Negro con esta propuesta que no la tenía nadie más y nosotros con las ganas de salir adelante que teníamos, fue una combinación de factores que permitieron que saliera un disco en un momento complicado con una canción que rompió todo como fue “Nadie es perfecto” en ese momento. Fue un producto de la voluntad y del trabajo de nosotros.

Además del apoyo del Negro Videla han trabajado con un montón de artistas que son muy importantes en Argentina: Los Auténticos Decadentes, Gustavo Cordera, Pipo Cipolatti. ¿Cómo llegan a esas colaboraciones? ¿Sienten que las bandas se sienten atraídas hacia ustedes o cómo se proponen esos diálogos en estudio?

 

Creo que nosotros somos un grupo muy festivalero también. El haber tocado en tantos festivales y haber compartido con tantas bandas distintas nos dio la oportunidad de conocer artistas como los que estás nombrando vos que son admirados por nosotros desde siempre, tanto los Decadentes como Los Twits la banda de Pipo, los Cadillacs. En realidad hemos tenido la oportunidad de compartir escenario con ellas, de contarles nuestra historia. Antes de tener nuestro primer disco los Decadentes fueron a tocar a Córdoba y uno de nosotros se hizo pasar por un periodista con una grabadora de mano, entró y les repartió un demo a cada uno. Jorge Serrano nos dijo “Está buenísimo lo que hacen, pero yo les sugeriría que empiecen a hacer sus temas propios. Hagan sus temas propios y caminen con su propuesta, con su mensaje”. Y el otro cuando fuimos a tocar para los treinta años de los Decadentes en el Foro Sol de Méxio Jorge nos dijo “Yo creo que te di el mejor consejo de mi vida”. Porque fue allí como cuando arrancamos a encarar esto como algo serio y como un medio para transmitir nuestro mensaje, bueno lo que implica tener una banda y cantar tus propias canciones. Entonces creo con los distintos artistas fueron distintos momentos de magia, cosas lindas las que nos unieron, las que nos hicieron platicar, las que nos hicieron divertirnos. Con los Decadentes compartimos no sólo la producción de los discos, sino asados, giras, hoteles, bares, en fin. Creo que se da un poco por ahí, si eso no se da de manera espontánea los vínculos no son tan fuertes.

 

Claro, y por los Decadentes, tengo entendido, que llegaron a México.

 

Claro, los Decadentes van a México desde hace veinte años o más y en el 2005 nosotros sacamos el tercer disco, Chanchos amigos. Ese disco fue producido artísticamente por Mariano Franceschelli y Martín “La Mosca” Lorenzo, dos integrantes de los Deca que son con quienes más relaciones tenemos, y nos dijeron que las canciones nuestras estaban empezando a sonar. Justo en esa época estaba como masificándose la cuestión de YouTube entonces Internet para nosotros fue una herramienta de difusión bastante importante. En ese momento la gente de allá estaba preguntando quiénes éramos, que les gustaban nuestras canciones. Los Deca cuando volvieron nos dijeron que teníamos que ir. Es algo que nosotros le agradecemos que hayan tenido la delicadeza de decir “Vamos a ayudarlos”. Precisamente en la misma charla que te comentaba con Jorge Serrano él decía que “No haber permitido que ustedes nos telonearan en el 2007 hubiera sido propio de un hijo de puta. Lo que hicimos fue lo que había que hacer, no había que pensar mucho más. Era simplemente habilitarles el espacio y la gente para que el público pudiera conocerlos”. Así fue como se dio. Nos propusieron viajar a México para telonear unos shows que tenían en el D.F., en Guadalajara y Monterrey. Allí comenzó el amor con México. Aparte de eso ya volvimos al año siguiente a hacer fechas propias, tuvimos que improvisar segundo show por la gente que quedaba afuera y así año tras año. Llegamos al Vive Latino al escenario principal. Realmente los espacios se fueron dando de manera bastante avanzada y el amor de la gente nos lo iba demostrando gira tras gira y show tras show. Realmente no nos deja de sorprender hasta el día de hoy. Nosotros hasta el día de hoy volvemos a México creyendo que ya la cosa que ya la vimos y siempre el mexicano se encarga de demostrarnos que estamos equivocados y que la capacidad de asombro no la tenemos que perder nunca. Esperamos que siga así por mucho tiempo más porque realmente la carrera del músico subiendo en los escenarios en los distintos espacios y que la gente cante las canciones y se emocione es lo mejor que nos puede pasar.

 

Me imagino entonces que esperan lograr lo mismo en Colombia.

 

Realmente que sí. Te voy a ser honesto y en Colombia al ver la respuesta de la gente verdaderamente me sorprende. Hay gente que por ahí estamos en un marco que no tiene mucho que ver con los shows, vamos a alguna plaza, o al centro comercial o a comer algo en algún restaurante y la gente se acerca, nos pregunta por los shows, nos pide una foto. La gente nos está demostrando cariño no sólo en el marco de los conciertos o arriba del escenario, sino que el mensaje de alegría es captado en distintos momentos juntos y cuando la gente te lo reconoce no tiene punto de comparación.

 

Para terminar, hablemos del DVD en vivo. ¿Cómo fue ese proceso y la decisión estética de por fin registrar la experiencia de Los Caligaris en vivo, esa espontaneidad explosiva para la posteridad?

 

Bueno, en realidad todo el 2017 fue muy intenso. Viajamos por más de trece países con El show más feliz del mundo en el marco de la gira de los veinte años y creo que el show más importante fue el que dimos en el Palacio de los Deportes en Ciudad de México frente a 25.000 personas en un estadio en el que se habían agotado los boletos cuatro meses antes del show. Realmente el marco fue increíble, fue sorprendente y cuando nos enteramos de todas estas circunstancias supimos que estaba todo dado para que fuera el momento para filmar estas imágenes en vivo para que quedaran para siempre grabadas. Eso fue lo que hicimos: grabamos el DVD, grabamos disco en vivo, hicimos una puesta escénica realmente muy ostentosa con relación a lo que nosotros hacemos, con recursos teatrales y circenses muy particulares que hicieron que el show fuese un poquito más vistoso, más atractivo. Pusimos realmente todo de nosotros para que fuera un hermoso show y que las imágenes quedaran buenas. Trabajó mucha gente para eso con muchos meses de anticipación. Después de todo estos procesos parece ser que la producción estará a la venta en abril del 2018.

 

 

 

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • YouTube Social  Icon
  • White Instagram Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon