Imperdible: Philip Anselmo & the Illegals interpretan Vulgar Display of Pantera

 

En todo el mundo no hay una banda que mejor supo definir y presentar el groove metal como Pantera. El género cimentado por Out of the Silent Planet de King’s X en 1988 encontró en Cowboys From Hell de Pantera, publicado dos años después, el plano de un sonido robusto y enérgico que recorrería los actos más veloces y virtuosos del metal, desde Nueva York con Anthrax, pasando por Francia con Gojira y hacia el Brasil exuberante con los varios proyectos de los hermanos Cavalera. En toda esta definición Pantera fue artífice y actor principal. Los noventa encontraron a la banda texana alejándose del sonido glam de sus primeras producciones y de sus influencias melenudas como Van Halen y Kiss para transitar parajes más inhóspitos y salvajes con referencia directa al sonido de Slayer, Black Sabbath y Metallica. Precisamente estos últimos fueron los culpables del más pesado documento que nos legara Pantera en su carrera de casi tres décadas, hasta su disolución en 2003.

 

Con el lanzamiento de Metallica en 1991 se abrió un hueco en el sonido que definiría el metal durante esa década. Y es que, si bien la banda liderada por James Hetfield nos legara en este proyecto clásicos como “Enter Sandman”, “The Unforgiven” o “Nothing Else Matters”, lo cierto es que el álbum negro se alejaba de una estética que los había caracterizado como una de las bandas más potentes y veloces del metal mundial. Aprovechando la oportunidad, en febrero de 1992, Pantera pegó dos veces con la publicación de Vulgar Display of Power. Nombrado en honor de una de las escenas del clásico de terror El exorcista, la banda de Arlington tomó al metal mundial de las orejas y concatenó uno tras otro una serie de salvajes cabezazos que dejaron a la música mundial aturdida y desorientada. Fue el álbum más importante de su carrera con recetarios para el mosh como “Mouth for War”, “Fucking Hostile2, “Walk” y “This Love”. La batería de Vinnie Paul (Q.E.P.D) es una descarga de plomo salvaje que se concatena con un trabajo de artillería de primer nivel en la guitarra de Dimebag Darrell (Q.E.P.D) y uno de los momentos más lúcidos en la voz del vocalista Phil Anselmo.

 

La banda nunca tendría un momento más importante, aunque continúo lanzando música hasta el 2000, reunida en tres álbumes más. Sin embargo, las fricciones internas, el agotamiento creativo y la muerte de los hermanos Abbot con una diferencia de 14 años (Dimebag fue acribillado a plomo por un paciente psiquiátrico en 2004 y Vinnie Paul nos dejó el año pasado por problemas cardíacos) hicieron imposible que Pantera volviera a existir. Sin embargo, 25 años después de su álbum más importante, Phil Anselmo (quien fuera el icónico vocalista de este esfuerzo monumental) mantiene viva la memoria de la banda y de los dos hermanos que le dieron forma a principio de los ochenta. Anselmo y su banda de apoyo The Illegals han lanzado dos álbumes imponentes en el metal mundial y, desde que limpió su cuerpo de drogas y alcohol se ha mantenido como un músico respetable con grandes proyectos como Down, Christ Inversion, Arson Anthem y Superjoint. Su rango de barítono le ha permitido crear composiciones oscuras y poderosas que mañana llegarán a estremecer el Auditorio Mayor CUN con un recuento de lo más loable de la discografía de Pantera. Vulgar Display of Pantera, como se llama este homenaje, encuentra al cantante recorriendo y recordando los clásicos de una banda cuyo nombre jamás será borrado de los anales de la historia del metal. Es un evento imprescindible para todos aquellos que se emocionan con un riff de guitarra, un explosivo trabajo en el bombo y canciones enérgicas para romperse la crisma a patadas. Allá nos vemos.

 

Conozcan aquí toda la información

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • YouTube Social  Icon
  • White Instagram Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon