Algunas canciones esenciales de Interpol para su presentación de noviembre

November 15, 2019

 

Seamos francos, para cuando Interpol llegó a la escena musical con su debut elegante y oscuro, Turn on the Bright Lights, el rock había muero por quinta vez. Alineados con una estética que la crítica posteriormente llamaría post punk revival y encunados en una estrepitosa Nueva York tras los atentados del 9/11, la banda había creado un producto absolutamente demoledor, emocionante y que resaltaba la “autenticidad rockera” que se había perdido en la era del MTV del nu metal, el hip hop exuberante de Diddy y las genéricas bandas de pop punk que, al burlarse de las boy bands adolescentes, irónicamente se habían enmarcado en la misma dinámica que criticaban. El Brit pop ya no nos representaba, pues nos habíamos cansado de la telenovela interminable de los hermanos Gallagher en contra de Albarn y compañía, y en contra de sí mismos. Era el momento de un nuevo sonido, algo que, si estudiamos con juicio la historia del rock de las últimas décadas, fue capaz de crear algo completamente distinto. Era el momento de Interpol.

 

Formada un par de años antes del nuevo milenio en Nueva York, la banda se había hecho un lugar propio para el despertar del nuevo siglo y había publicado un EP antes de su exitoso debut en 2002, Turn on the Bright Lights, que sucedía a Is This It de The Strokes, un album clave para lo que luego llamaron post punk revival. A principio de los 2000, una nueva oleada de bandas que interpretaba la guitarra de manera desnuda y enérgica empezó a tomarse el mainstream. Fueron todas caracterizadas como garage rock, new wave o post punk revival. Las influencias iban del blues tradicional, al new wave, el post punk inglés o el grunge. Así mismo, su sonido ocupaba un amplio espectro que iba desde las composiciones atonales de Liars al pop melódico de bandas como The Sounds, dándole popularidad a una estética de guitarra distorsionada.

 

El movimiento del que luego se volverían líderes estaba empezando a dar forma a uno de los momentos más interesantes del rock reciente. No era simplemente indie, era una renovación complete en todas las formas. Dado que las bandas que empezaron a sumarse a la tendencia neoyorquina procedían de distintas partes del globo, sus influencias son variadas, así como lo son sus decisiones estéticas. Su unidad como género quizás y no esté del todo clara. Sin embargo, una cosa es cierta: buscaban devolverle al rock su esencia cruda, la energía indomable que años antes había escandalizado a los padres con los movimientos pélvicos de Presley en sus presnetaciones televisivas. La escena de Detroit con los White Stripes y los Von Bondies, los Black Keys de Ohio y el sofisticado circuito neoyorquino de The Strokes, Yeah Yeah Yeahs, TV on the Radio, the Rapture e Interpol, se convirió en una fuerza clave en la escena musical, revitalizando el rock, al que los críticos siempre intentan dar muerte. Esta aproximación vanguardista a la música demostró que, a la luz del nuevo milenio, una nueva generación de artistas vivía la melancolía urbana y el hastío de fiestas eternas con una mirada crítica, reaccionando a una Sociedad que para entonces mostraba los primeros síntomas del cansancio millennial que aún hoy es tendencia en el contenido basura de Buzzfedd y los quizzes de Cosmopolitan.

 

Interpol marcó con su debut uno de los puntos claves de esta nueva escena, presentando un album que trascendió su propio tiempo y, simultáneamente, se convirtió en un oscuro y sincere retrato de los Estados Unidos después del 9/11: una sociedad asustada y enfurecida que de entre el polvo de los escombros buscaba entender qué acababa de pasar. La banda entendió su contexto con Turn on the Bright Lights, convirtiéndose rápidamente en una sensación mundial que serviría luego para dar a conocer actos similares de vital importancia. 15 años después de su debut, en 2017, Interpol se embarcó en un tour mundial en el que presentaron íntegro su primer album de estudio. Himnos como “Say Hello to the Angels”, “PDA” y “NYC” demostraron ser inmortales en la era del trap y, celebrando su cumpleaños 20 como banda, Interpol confirm que es uno de los mejores actos de rock en la escena contemporánea, sobreviviendo a una generación de bandas que, luego de su éxito inicial, han regresado a las sombras, entrando a un hiato indefinido o disolviéndose por diferencias creativas. Hoy, después del lanzamiento de un EP en mayo, Interpol sigue igual de fuerte y, por ello, elegimos una serie de canciones de su larga discografía para anticiparnos a su presentación este 19 de noviembre en el Movistar Arena.

 

“Obstacle 1” (2002)

 

“Obstacle 1” es el segundo sencillo y segunda canción del maravilloso debut de Interpol, Turn On the Bright Lights. La banda ha dicho que escribió la canción después de ver una modelo que se había suicidado apuñalándose el cuello. Sin embargo, Paul Banks, cantante de la banda, también reafirmó que la letra de la canción está abierta a la interpretación. “Obstacle 1” no es la melodía más compleja que ha producido la banda neoyorquina, pero sirvió como una puerta de entrada a un universo textual oscuro y ominoso que caracterizaría la estética de Interpol en años venideros. Es una entrada a un universo melancólico y ominoso del que no sabemos si queremos salir, tan bien se está en medio de la interpretación virtuosa de la batería de Sam Forgarino y líneas de guitarras prestadas de “Marquee Moon” de Talking Heads. Es una reflexión sobre la crueldad de la belleza, la rebeldía y el paso del tiempo. Todo elegantemente empacado en una forma fresca e hipnótica.

 

 

“Slow Hands” (2004)

El primer sencillo de Antics es una canción de amor a la manera trágica de la banda. Escrita centrada en el concepto de una relación, “Slow Hands” encuentra a Banks en su modo más romántico. El contrapunteo entre ambas guitarras es tan elegante como el contrapunteo del bajo. Es una canción acelerada que habla de un amor inesperado después de varios años de tormenta en el que el narrador reconoce su propia debilidad y fragilidad, lo que la convierte en una de las composiciones más románticas de la banda. Es una invitación al vértigo y la incertidumbre y tiene una riqueza lírica emocionante y conmovedora como pocas de las composiciones de las bandas. Han pasado quince años desde el lanzamiento de este himno y ya se ha convertido en parte inmortal del catálogo del indie mundial. Enternecedora y dinámica. Brillante.

 

“All the Rage Back Home” (2014)

 

Después de la salida del colombo-americano Carlos Dengler en 2010 la banda hubo de reinventarse en formato trío. El Pintor, anagrama del nombre de la banda, fue su quinto trabajo discográfico y el primero en este nuevo formato, lo que representó un reto a nivel estético para Interpol. La banda sale en hombros después de un esfuerzo de nueve canciones y es precisamente “All the Rage Back Home” la que nos introduce a este nuevo universo sónico. Es quizás uno de los coros favoritos del cantante Paul Banks y un humilde reconocimiento de las debilidades al sobre comprometerse con cada una de sus nuevas relaciones. Es elegantemente humana y dolorosamente cierta: a veces nos lanzamos muy rápido a los brazos del otro sin temor a las consecuencias pues la alternativa, la soledad, parece más terrible y compleja.

 

“Rest My Chemistry” (2007)

 

La octava canción de Our Love to Admire es una delicada reflexión sobre las complejidades de la adicción narcótica. Presuntamente “Rest My Chemistry” alude al uso de la cocaína para no frenar la fiesta. Para cuando la canción inicia encontramos a un narrador que no ha dormido en días, bañado en sudor y recordando acciones en callejones y escaleras que no le traen ningún orgulloso. La manera en que está estructurada la canción plantea una suerte de redención ante las adversidades del consumo, pues se construye sobre una guitarra ascendente que parece indicar que, una vez se ha tocado fondo, solo queda nadar hacia arriba. Empero, en un universo textual melancólico y oscuro como el de Interpol, no se podría esperar sino una serie de imágenes ominosas y abyectas para narrar el tránsito hacia un estado de plenitud. Banks ha hablado varias veces de su anterior adicción al polvo blanco y ha construido una reflexión inquietante sobre el consumo. Como siempre con la banda, todo es putamente jodido y bello.

 

“If You Really Love Nothing” (2018)

 

El sexto álbum de la banda los encontró en proceso de producción durante el aniversario número quince de su debut discográfico. Es un momento de reflexión sobre la senda recorrida y una indagación sobre el futuro de una banda que ya tiene el estatus de icónica. “If You Really Love Nothing” abre el álbum Marauder y tiene mucho que ver con el personaje de la carátula del disco, un ser aislado y vulnerable. La canción y la melodía fueron cogiendo forma rápidamente a partir de la hipótesis titular. La batería de Fogarino se mantiene como un galope constante a lo largo de una reflexión sobre la fragilidad humana de una persona que ha sido herida muchas veces a lo largo de su vida. La voz de Banks parece a veces suplicante y adolorida, como si se estuviera viendo desde afuera, reflexionando sobre la esencia del amor y el odio, el placer y la pérdida.

 

“Evil” (2004)

 

Interpol llegó a América Latina con el video de este mórbido sencillo en el que un títere de látex, al que los fans luego bautizaron Norman, sobrevive a un accidente automovilístico y es trasladado a un hospital. Sin embargo, la historia es mucho más oscura. Narrada desde la perspectiva de Fred West a su pareja Rosemary West, “Evil” está inspirada en la oscura carrera de asesinatos y violación de la pareja inglesa. La canción parece estar siendo escrita desde la misma celda en la que Fred West se suicidaría antes del juicio. Es una reflexión sobre el lado oscuro del placer, las perversiones del alma humana y el arrepentimiento. Así mismo, contiene probablemente la línea de bajo más recordada de todo el post punk revival a cargo de Carlos Dengler, robusta y pesada, lo que le da una identidad (más) terrorífica a una historia de crímenes, amor y tragedia.

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Síguenos
  • YouTube Social  Icon
  • White Instagram Icon
  • Facebook Basic Square
  • Twitter
  • Facebook Social Icon
  • YouTube Social  Icon
  • Instagram Social Icon