• Por Redacción 120 dB Bogotá

10 EP colombianos de 2019


Cada año Colombia produce una cantidad extraordinaria de canciones, álbumes y proyectos nuevos. Como la potencia musical que somos desde hace varias décadas en nuestro panorama rítmico colindan una gran variedad de géneros que se entrecruzan, se infectan mutuamente o crecen de manera autónoma a fuerza de querer proteger sus raíces y nuestro folclor. Siempre resulta terriblemente difícil hacer una selección de lo mejor del año en cualquier campo, más aún en el musical a la luz de que ahora con plataformas como Bandcamp, Spotify o Soundcloud cualquiera puede lanzar sus canciones al ciberespacio para compartirlas con el mundo. Este año, además de la proliferación de álbumes enteros existió una amplísima difusión de EPs, un formato corto que ha regresado en años recientes con fuerza para mantener a la audiencia pendiente del proyecto sin incurrir en todas las dificultades que implica la producción de un disco entero.


Sin embargo, en este pequeño formato nos encontramos con algunas de las canciones más potentes del año. Cualquier conteo es arbitrario y subjetivo y, por ello, no quisimos en 120dB Bogotá establecer una jerarquía de cuál EP es mejor que el otro pues, además, entendemos que cada producto cultural tiene tras de sí muchísimas horas de esfuerzo, insomnio, modelado y construcción. Sencillamente les ofrecemos diez lanzamientos que nos han sorprendido gratamente en este 2020, sin posiciones y haciendo la salvedad de que es muy probable que nos hayamos quedado sin oír muchos de los álbumes que los creadores colombianos nos han regalado en este año próximo a acabarse. Así mismo, una última aclaración: por razones de criterio definimos como EP todo trabajo discográfico que no supere los 25 minutos de duración, independientemente de las canciones que en este lanzamiento se incluyan.


Andrés Guerrero - Joya


Guerrero nació en Pasto y ha creado y liderado distintas agrupaciones a lo largo de su carrera musical de más de 10 años. En el 2014 salió de Colombia, pasando una temporada de investigación de músicas de raíz en Perú y Brasil para luego radicarse durante tres años en Buenos Aires, en donde produjo el álbum Rinotopía I. En 2018 Andrés Guerrero regresó a Colombia y lanzó en julio de ese año lanzó el EP Todas las lunas junto a Sebastián Gereda, músico argentino. La música de Guerrero tiene claras influencias de sus cantautores brasileños y porteños favoritos, vicio que muchas veces ha permeado su música y lo ha alejado de los oídos nacionales. Sin embargo, con Joya de noviembre de este año, el nariñense está destinado al culto. El EP incluye cuatro canciones emocionantes y atmosféricas en las que Guerrero plantea un viaje hacia el centro de la semilla y al conocimiento del ser en plenitud. Con Muxe y Brina Quoya en un par de canciones logra construir unos espacios hipnóticos, paisajes de improbable y frágil belleza. Es un EP sofisticado que no requiere muchas escuchas para desarrollarle afecto, sin embargo, en cada nueva visita encontramos un detalle mínimo que es elegante y puro. Una joya de rara belleza.


Ángel Dumile – Angelical


Ángel lleva muy poco tiempo en nuestro radar, que no moviéndose como un loco por la escena del under bogotano. Desde ya tenemos encima suyo todos nuestros ojos. De manera similar a ha$lopablito, Ángel Dumile llegó al trap de manera empírica y rápidamente ha configurado un parche interesante junto a Distimia Agorafóbica y otros artistas alternativos que lo han llevado a convertirse en una promesa musical que cuenta ya con dos producciones discográficas, ambas de este año. Con solo 17 años, el bogotano tiene una habilidad natural para la escritura de rimas y canciones, talento que ha aprovechado para evitar refugiarse en un nicho musical, sino que lo ha llevado a colaborar con artistas de otros géneros sin ningún problema. Lo vimos en el lanzamiento del EP de Babelgam y compartiendo tarima con los de Distimia y en sesiones de grabación con el mexicano Dromedarios Mágicos. Ángel Dumile es la evidencia de que, cada vez más, las fronteras entre músicas están diluyéndose para crear una sola unidad colaborativa y empática. Angelical es un lanzamiento imprescindible del año, un EP producido de manera ecléctica por Frick Trips que llega con una fuerza avasalladora y una energía que pretende renovar las formas de cómo estamos entendiendo la música en Bogotá y el resto del país.


Babelgam – Mar de híladas


Con Mar de hiladas, su primer EP lanzado a finales de julio, el cuarteto bogotano le dio un golpe contundente al mainstream y demostró que se puede contar historias fascinantes y envolventes desde la periferia y el silencio. Desde la orilla abyecta Babelgam contempla un mar inquebrantable y narra la experiencia urbanita de quien le teme a la caída de los muros, a las sombras de los callejones, a los cúmulos de personas en las plazas públicas. En Mar de hiladas los sonidos de un punk cercano a la estética de CBGB’s y el surf instrumental californiano cargado de reverberaciones de Dick Dale colindan con pesadas líneas de bajo, guitarras afiladas y voces gruesas que explotan sobre el vacío inmenso de una noche sin estrellas. Sonoramente hay referentes varios en nuestra geografía, pero Babelgam es quizás la banda que más contundente ha sabido anudar sus influencias en una propuesta propia. Babelgam ha demostrado que tiene una inteligencia técnica y una creatividad lírica para crear canciones sobresalientes y explosivas, composiciones misteriosas y elocuentes, en definitiva, un universo propio. La banda narra la experiencia capitalina desde el encierro, desde lo abyecto, lo tenebroso y lo espectral. Sus hiladas, líneas de ladrillos aparejadas, encierran este mar de concreto y plomo, de herrumbre y aerosol que es la capital colombiana y en esta ciudad imaginada encontramos una fauna nocturna que estremece y conmueve.


El Kalvo & Mismo Perro Beat – Atarbán


Trabajo tan áspero. Jueputa. Atarbán es la suma perfecta de las habilidades líricas del Kalvo y la magia en las máquinas de Mismo perro beat. El resultado es una obra poética dedicada a lo popular de lujo, al otro lado de una ciudad hecha de paradojas, trampas y mezquindades. Es una elegante celebración de lo burdo y lo caótico de tan alto nivel que quizás se convierta en uno de los álbumes claves de la década. El Kalvo despliega una lírica que pone a prueba los paisajes de su imaginación para dar con la imagen justa y eficaz para concatenar con una vorágine igual de sorprendente y apabullante. Es también la oportunidad de poner a prueba la forma exquisita que tiene de crear beats Mismo Perro, a quien encontramos también rapeando, un raro placer que demuestra que puede estar lo mismo al frente como atrás de la canción. Es un juego de resistencia que dobla las barras y hacen con ellas lo que se les da la gana. La hijueputa gana. Atarbán es un compendio de imágenes poderosas de un par de actores que han habitado como nadie esta metrópolis convulsa que, después de décadas de promesas, aún no cuenta con un metro propio.

Juan Pablo Vega – Conexión


La última década del pop colombiano tiene la huella imborrable de Juan Pablo Vega. Después de un feliz encuentro entre el productor y compositor con el también productor cucuteño Julio Reyes Copello, Vega decidió abandonar la carrera de Comunicación Social en la Universidad de la Sabana para dedicarse de lleno a su verdadera pasión: la música. Fue una relación fructífera en la que el experimentado productor le presentó a Vega las herramientas para crear una obra singular, inteligente y siempre adelantada que ha permitido no sólo el desarrollo de su carrera como compositor, sino también el progreso del arte de actos como el de Paula Arenas, Manuel Medrano, Pablo Trujillo, Esteman y Monsieur Periné. En 2019 Vega presentó Conexión, una producción de cinco canciones que incluye colaboraciones con Elkin Robinson y Caloncho, además de un coqueteo exitoso con el reggae que va desde su sencillo titular hasta cada rincón del disco. Vega ratifica su importante lugar en el pop nacional con una producción elegante, armónica, vital y sorprendente que explora las formas lo suficiente para entenderlas y moldearlas a su antojo, con una sofisticación dinámica que hace de Conexión un EP divertido y relajante.

Julio Victoria – Astrolabe


Este astrolabio no sirve para descubrir nuevas estrellas porque el nombre de Julio Victoria siempre ha estado en el radar de la escena electrónica, o por lo menos desde hace más de una década cuando Victoria se convirtió en un ícono de la movida nocturna colombiana. El productor y DJ ha tenido correrías épicas en antiguos templos del baile de la capital como Radio Berlín y Billares Londres y ahora hace las delicias en Kaputt. Ha sido un recorrido constante y Astrolabe, su primer lanzamiento en el sello inglés Church, es una celebración de una carrera dedicada a la electrónica de primera. En tres cortes que se extienden durante más de veinte minutos, el colombiano crea un universo de texturas densas que colindan con atmósferas de otro planeta para dar forma a ritmos introspectivos y provocativos, casi como de una religión secreta solo apta para iniciados. La música de Victoria sigue sorprendiendo y agradando gracias a un compromiso responsable con la experimentación en estudio. Astrolabe es una pieza suprema de la música de este 2019.


Kokodrilo – Cuando se vaya la luz


En 2016 una bestia acuática y furiosa emergió de las profundidades capitalinas para tomarse la ciudad a ritmo de salsa, dub, funk y mucha sabrosura. Liderado por Sebastián Carrizosa, la música de Kokodrilo llegó pisando fuerte con una mezcla enérgica de trompetas y percusión, un recorrido extremo por el lado más punkero de la movida tropical. Con una alineación de lujo entre sus filas, la banda se ha convertido en un acto vital en vivo debido a la inteligente combinación de elementos en vivo. Cuando se vaya la luz sigue a su debut homónimo de 2017 y encuentra a la banda más punkera de la tropicalia coqueteando con elementos electrónicos elegantes que les dan una calidad casi mística a las cuatro canciones del EP. En ese sentido, “Cantos de Boga” se presenta como el momento cumbre de un trabajo que permite explorar las múltiples aristas de este poderoso ensamble, en el que el aporte de cada uno de sus miembros dota de peso y profundidad a una música fiestera y sabrosona. Es un lanzamiento poderoso y sobrecogedor, un lugar en el que habitan varios de los mejores músicos nacionales.


Los Viles – Recuerdos de un verano


A mediados de 2016 nace Los viles, un proyecto de rock alternativo con tintes de punk playero conformado por Daniel Correa (batería y voz), María Paula Mondragón (bajo y voz) y Andrés Felipe Niño (guitarra y voz). Sus primeras noticias nos llegarían a principios del 2017 con el lanzamiento de “Disco y Rockandroll”, en el que una mezcla audaz de punk e indie colindaban para reafirmar una estética reciente en el rock bogotano. Con una importante serie de presentaciones y varios demos y lanzamientos bajo las manos, Los viles empezó a trabajar en su primer lanzamiento discográfico Recuerdos de un verano hacia finales de 2018. Recuerdos de un verano es un EP versátil y dinámico que dura justo lo necesario para mantener nuestra atención en espera de un futuro lanzamiento. Es una perfecta puerta de entrada a un proyecto divertido y emocionante que no tiene pretensiones de revolucionar las formas del poemario latinoamericano, sino de crear canciones contundentes, enérgicas y satisfactorias. Su inteligencia poética radica en entender los usos lingüísticos de una juventud descorazonada y traducirlos sobre una melodía coqueta y movida que despierta una necesidad de baile inmediata en sus escuchas. A mover el esqueleto en diciembre.

Rio – Tras de un sueño


Rio presentó su primer trabajo en solitario este año y los resultados no podrían ser más emocionantes. Producido y mezclado por Óscar Alford (con quien Rio había antes colaborado en su etapa de dúo) y masterizado en LOUD Mastering en Londres, Tras de un sueño encuentra al músico explorando nuevas texturas electrónicas de una factura elegante y sofisticada, cantando sobre el deseo por el otro fuera del miedo y ese vértigo salvaje que experimentamos en el fondo de las tripas cuando nos enamoramos completamente de alguien más, permitiéndonos salir de nosotros mismos para experimentar esa mutua y hermosa aventura que es el amor libre. Tras de un sueño llega en un momento coyuntural para la música y las discusiones de género en América Latina. Sin embargo, no es en absoluto un producto oportunista sino un documento necesario que, a manera de declaración de principios, enarbola su bandera bien alto y con orgullo, con todos los colores que la componen. El EP es un acto de resistencia estética, ética y musical y encuentra al músico en su momento creativo más cómodo y conmovedor. Es bellísimo.


Thomas Parr ft. Sr Pablo – Levitar


Levitar tiene algunas de las composiciones más complicadas para rapear encima. Sin embargo, Thomas Parr y Sr Pablo logran brincar sobre la barra de manera elegante y con una pericia que no sólo es lírica sino física, llevando el arte del delivery a nuevas dimensiones. El resultado es un álbum extraño, fascinante e hipnótico sobre el que los MC antioqueños ratifican su importancia cultural. Ya en el 2018 Thomas Parr había presentado sendo trabajo discográfico y ahora, junto a Sr Pablo, logra una mezcla coqueta y oscura que transita por el hip hop, el jazz, el trap, el reggaetón y elementos del pop global. Si la unión hace la fuerte, lo cierto es que Levitar es la definición por excelencia del refrán ancestral. Ambas voces contrastan y se concatenan de manera emocionante, como una obra de Jasper Jones en la que la mezcla de elementos, materiales y técnicas construyen un sentido poderoso y con una identidad propia. Este disco es complejo y hermoso, poderoso y elocuente. Definitivamente de lo mejor del año.



42 vistas