• Ignacio Mayorga Alzate

Cinco recomendados mexicanos de octubre cortesía de CaperuzoMX


Desde hace unos meses hemos venido trabajando con varios portales de música independiente del continente. Nuestro interés en el establecimiento de estas alianzas es el de poder mostrar y comentar músicas nuevas de distintas regiones de Latinoamérica que, por una u otra razón, a veces no llegan a nuestro país. CaperuzoMX es un medio de difusión mexicano establecido en Guanajuato que, como nosotros, busca mostrar y amplificar la música de su país y el resto del continente en su plataforma. Le pedimos a uno de sus editores, Mane Laguna, que nos hiciera llegar música que estaba recibiendo para poder compartirla desde Colombia. Escogimos estos cinco lanzamientos mexicanos para octubre, en aras de estrechar lazos con la escena naciente en México y para presentarles productos inquietantes y emocionantes para su radar de ruido. Cuéntennos qué opinan de este formato en los comentarios de nuestras redes sociales y recuerden difundir estas canciones entre el público de nuestra región. Quizás algún día podamos tenerlos aquí en Colombia.


Mengers – “Pantitlán”


Mengers es un trío de la Ciudad de México que se nutre del ruido por medio del rock en su forma más incendiaria. Formados dentro del garage rock, el punk, el stoner rock y la música psicodélica, el sonido practicado por la banda ha sido el pilar de su esencia desde su formación a finales de 2016. “Pantitlán” es el tercer sencillo de Golly, el próximo álbum de Mengers luego de su debut en 2018, I. Es también la primera canción que sale en conjunto con Devil in the Woods y la de mayor duración dentro de su próxima placa, enmarcándose en en un disco lleno de canciones rápidas y desenfrenadas llenas de punk, garage y rabia. “Pantitlán” habla del hartazgo y el cansancio que produce la monótona existencia en la capital mexicana, marcada por una repetición musical que se presenta lúgubre y, más que melancólica, furiosa y aburrida. Es una composición con mucha fuerza en el juego de atmósferas, trayendo al centro algunos detalles que suelen quedar en el fondo de la mezcla para crear un ambiente ominoso y de peligro.



Ella se peló – “Oparín”


Ella se peló fue fundada en el 2017 por Rita Lindura en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, tras la disolución del grupo de punk Sheena La Cebra. Ese mismo año la banda presentó su debut homónimo, Ella se peló, seis cortes de punk visceral y rabioso que se convertiría en una revelación. Desde entonces, la banda ha venido explorando su promesa de valor con voces furiosas, guitarras hirientes y una batería explosiva que llevan el punk más allá de los amplificadores, dejándonos una huella en el espíritu y el ánimo. En su recorrido, Ella se peló ha compartido escenario con bandas mexicanas e internacionales como Boom Boom Kid, Nofnog, Heterofobia, Acidez, Beat Degeneration y varios más. Ahora les de Jalisco regresan con “Oparín”, parte de su próximo álbum de estudio a estrenarse en 2021, un sencillo sobre la desolación y la ansiedad que produce una ruptura amorosa luego a haberse acostumbrado a la compañía de una persona especial a nuestro lado. Es cruda, explosiva, eficaz y rabiosa. Es punk perfecto con distorsiones y ecos emocionantes.


Daebru - “Silly Job”


Daebru es una banda de post-punk, con mezcla de garage y noise rock proveniente de Aguascalientes. Su sonido es fuerte, crudo y te golpea directo a la cabeza, parte de lo que buscaban sus miembros, quienes ya habían participado en bandas, cuando decidieron tomar una vertiente más estridente en su nuevo proyecto. Sus principales influencias se basan en el post-punk europeo actual, bandas como Idles, Fontaines D.C y The Murder Capital, sonido mezclado con clásicos del punk de los setenta que le permite a Daebru ser explosivo y reflexivo, contestario y herido. A principios de octubre la banda presentó su nuevo EP, Public Shudder (por ahora solo disponible a través de Bandcamp), un material agresivo con una gran energía, riffs en alta velocidad y una batería estridente que se concatena con letras adoptan una perspectiva en la que visibilizan los problemas sociales e individuales. En distintas ocasiones transciende un poco del post-punk y recorre sigilosamente entre los límites de las guitarras distorsionadas del garage. “Silly Job”, es el segundo tema de este EP. Es un sencillo explosivo en el marco de los tres minutos que nos deja con ganas de más, con una necesidad imperiosa de saltar al pogo y rompernos la testa contra un altavoz. Ya no vale la pena trabajar.


The LSDays – “Green”


¿Podemos hablar de un shoegaze revival? Si a principios del milenio una serie de bandas redefinió el post punk y lo hizo sofisticado en capitales culturales como Nueva York, Detroit, Fagersta, Sydney o Glasgow, lo cierto es que en Latinoamérica el shoegaze está reviviendo, o asumiendo un nuevo y melancólico vuelo, en años recientes. The LSDays funciona en esta lógica y llegan con un sonido apesumbrado e intimista que los llevara por un viaje sin regreso a un lugar de palidez anímica. Sin embargo, eso es tremendamente emocionante. Con reminiscencias a lo mejor del rock inglés de finales de los ochenta y los noventa, esta banda de la capital mexicana está creando un ruido hermoso y frágil que sobrecoge con la franqueza de sus voces llenas de eco y tristeza luenga. Es un esfuerzo acertado para revitalizar formas musicales y para inyectarles un aire de contemporaneidad para que estos sonidos sigan manteniéndose relevantes, conforme van evolucionando en manos de nuevos intérpretes y compositores.

Los Mundos - “Círculo de aves”


La banda de Monterrey regresó con el primer corte de su próximo álbum de estudio, La fortaleza del sonido. “Círculo de aves” tiene momentos épicos y emocionantes y una guitarra western que se desintegra en el éter para convertirse en eco y luego reaparecer más filosa e hiriente. Con una batería acompasada y calma que acompaña los recorridos lentos de la guitarra en el pentagrama, Los Mundos plantea un escenario a la manera de El topo de Jodorowsky, lleno de árido esoterismo y una belleza minimalista que se concatena con un delivery vocal a la manera de Maynard James Keenan en los momentos más calmos del Mer de Noms. “Círculo de aves” nunca explota, pero sí se deja contagiar de un bajo fangoso en el momento climático del corte, que se presenta como una suerte de catarsis entre fuzz y reverb, planteando un trance psicodélico y espiritual al hoyo negro que habita en el estómago de las aves carroñeras que conectan nuestro mundo con lo desconocido.



64 vistas