• Ignacio Mayorga Alzate

Desde Ecuador, Can Can regresa con “Azul de la distancia”


El sonido del indie ecuatoriano de principios de milenio le debe una parte importante a Can Can, banda oriunda de San Francisco de Quito que, durante una década, se convirtió en ícono de la música alternativa en el país hermano, abriendo el paso a La máquina camaleón, Da Pawn, Lolabúm, entre muchas otras. Con tintes de rock psicodélico, pop electrónico y shoegaze, la banda estuvo activa desde 2002 hasta 2012. Ahora, luego de un largo hiato de 8 años, los ecuatorianos están de regreso. La banda ha venido anticipando su regreso musical en todo lo corrido del 2020: primero con la remasterización de Can – Can, su álbum debut, y luego con el lanzamiento en forma de casetes de Sesiones Ayer/Mañana con la participación de Madrigal (Swing Original Monks), Álvaro Bermeo (Guardarraya), Lolabum y Da Pawn. Dennise Santos y Daniel Pasquel, miembros de la banda, se encargaron de la producción de las 4 canciones que lo componían. Hace algunos días, sin embargo, la banda presentó su primer sencillo en 8 años y es sencillamente precioso. “Azul de la distancia” es la antesala de un regreso lleno de sencillos emocionantes que reactivan la historia de un hito latinoamericano que echábamos en bastante falta.


“The world is blue at its edges and in its depths. This blue is the light that got lost. Light at the blue end of the spectrum does not travel the whole distance from the sun to us. It disperses among the molecules of the air, it scatters in water. Water is colorless, shallow water appears to be the color of whatever lies underneath it, but deep water is full of this scattered light, the purer the water the deeper the blue. The sky is blue for the same reason, but the blue at the horizon, the blue of land that seems to be dissolving into the sky, is a deeper, dreamier, melancholy blue, the blue at the farthest reaches of the places where you see for miles, the blue of distance. This light that does not touch us, does not travel the whole distance, the light that gets lost, gives us the beauty of the world, so much of which is in the color blue”, escribía laconica Rebecca Solnit en 2005 cuando publicó Guía de campo para perderse. Sobre este texto corto inicia la reflexión de “Azul de la distancia” con el que Can Can vuelve a nuestro radar. Es extraño y hermoso. De alguna manera, este año convulso y pandémico nos ha llevado a apreciar la vida de una manera más reflexiva, con un anhelo más férreo por todo aquello que dimos por sentado. De la misma manera, nos ha obligado a conectar de otras maneras con quienes amamos. Enfatizando en la distancia, el nuevo material empezó a tomar forma así, a muchos kilómetros entre Nueva York y Quito, entre 2015 y 2019, entre la pre-pandemia y la nueva realidad. Una situación que de manera abstracta encontró su primera forma a partir de un texto de Rebeca Solnit del cual Daniel Pasquel cuenta: “Habla de esta idea de una nostalgia implícita que existe en el hecho de que las cosas al estar lejos adquieren una tonalidad azul -como el cielo, las montañas-, un fenómeno físico de estar a muchos metros de X o Y lugar".


“Azul de la distancia” es un regreso emotivo y explosivo de una banda clave de la independencia ecuatoriana. Un sencillo muy popero con guitarras heroicas y teclados oníricos en el que Denisse Santos ofrece una voz que no ha envejecido un segundo y que se muestra prístina y conmovida ante las reflexiones pertinentes que ofrece la letra de la canción. Con la suma de Ivis (Mateo Kingman, Paola Navarrete) en la co-producción y el tradicional estudio La Increíble Sociedad, se une todo el rompecabezas desde enero de este año, cuando entra Tweety González (Gustavo Cerati, Fito Páez) para mezclar esta y otras producciones sorpresas. Trabajar con una leyenda viva del rock latinoamericano le da a Can Can una nueva fuerza en la mezcla y en la producción del tema, resaltando cada uno de los elementos que los hicieron enormes y que ahora, con su regreso, los plantea inmortales. Es un recorrido de muchos años y anécdotas, pero aún podemos seguir avanzando con el azul de la distancia en el horizonte, dándole la vuelta al mundo para volver a nuestro lugar de poder y paz. Escuchen aquí el regreso de Can Can y entreténganse con el divertido video animado que han presentado para acompañar al sencillo.