• Ignacio Mayorga Alzate

Ismael Ayende presenta el último sencillo de su próximo álbum


Ismael Ayende viene de una montaña mágica, un territorio lejano y, sin embargo, extrañamente familiar. Con una propuesta que apropiadamente bautizaron como psicosurf hace siete años, la banda bogotana ha logrado crear un sonido en que convergen las sonoridades de la música andina con el frenesí del surf setentero norteamericano. Con dos largas duraciones y dos EP, este contestatario conjunto ha llegado al panorama musical colombiano afianzando una sólida base de seguidores. En 2017 tuvimos las últimas noticias de la banda con el lanzamiento de su segundo EP Los malos espíritus, un trabajo elegante de cuatro cortes en el que empezaba a perfilar una nueva dirección musical. Luego de ello, silencio prolongado. Ahora, casi cuatro años después de ese lanzamiento esencial, Ismael Ayende ha venido adelantando una serie de sencillos que culmina hoy con “¿Qué hay para hacer?”, último lanzamiento antes de la presentación de su próximo álbum, Ismael Ayende, a estrenarse en febrero.


“¿Qué hay para hacer?” es una cumbia introspectiva que nace de un riff de guitarra distintivo y que nació en el marco de la pandemia mundial desatada en 2020 por la crisis generada por el virus COVID-19. Uno de los factores claves de este confinamiento forzado, del que poco se ha hablado, es el efecto psicológico que el habitar eternamente cuatro paredes generó en las personas que se vieron privadas de su libertad y su seguridad monetaria durante estos once meses. La ansiedad que generó esta reclusión es la línea inicial de la que nace esta composición. Sin embargo, ante la incertidumbre, Ismael Ayende se pregunta qué se puede hacer a la luz de las circunstancias, cómo podemos mejorar el mundo luego de estos meses de reflexión. ¿Qué mundo nos quedará tras la vacuna? ¿Mejoraremos como individuos a la luz de lo que se viene en el futuro próximo?


Con una poderosa línea de bajo a cargo de Andrés Sierra, la banda viaja entre guitarras psicodélicas mientras la letra de esta cumbia surfera nos lleva a preguntas claves sobre el presente que, desde marzo de 2020, habitamos con melancolía y ansiedad. “Este collage nos invita a reflexionar sobre la forma en la que hemos empezado a ver la muerte y como los humanos somos simples objetos tratados de manera sistemática sin ningún tipo de sensibilidad, pero con la reflexión de que nosotros mismos somos los responsables para revertir esa condición que solo obedece a la agenda mercantilista, capitalista y guerrerista devoradora en la que estamos inmersos y que afecta hasta lo más profundo de nuestro ser”, explica el comunicado de prensa que acompaña al sencillo. Es siempre bello ver a las bandas que queremos regresar, mucho más si este tiempo de espera entre lanzamientos les ha servido para crecer de manera tan evidente como es el caso de Ismael Ayende. Mientras esperamos a su tercer disco, pregúntense, junto a ellos, “¿Qué hay para hacer?”.