• Ignacio Mayorga Alzate

Llega el cuarto adelanto del nuevo disco de Lika Nova, “No me dejes caer”


Lika Nova sabe hacer las cosas bien y por ello se ha convertido en una banda joven con una proyección enorme. A fuerza de un músculo musical que han entrenado con juicio y de una movida juiciosa por el panorama musical colombiano, el quinteto bogotano se ha convertido en un referente de las nuevas músicas de la capital. Después de girar todo el 2018 su debut discográfico Sangre de prófugo, el quinteto bogotano ha estado presentando una serie de sencillos como anticipo de su nueva producción de estudio, No hay mal que dure una vida, que se estrenará en agosto. “No me dejes caer”, sencillo recién estrenado, encuentra a la banda coqueteando con un sonido electrónico más introspectivo, a la vez que explora su poderío rockero que les ha permitido ser teloneros de The Neighbourhood o Camilo Séptimo de México. “No me dejes caer” los encuentra de nuevo con elegantes teclados retro, mientras se desarrolla un relato amoroso entre dos personas que dependen el uno del otro.


“No me dejes caer” tiene una orquestación precisa y sofisticada que lleva a los Lika Nova hacia una dimensión musical completamente nueva en la que las melodías han alcanzado una fuerza vital propia. Con una producción definida a cargo de Pedro Rovetto de Superlitio, la banda llega a una dimensión de detalles ocultos como estrellas lejanas que iluminan todo un cielo. Musicalmente “No me dejes caer” muestra a la banda jugando con sonidos ochenteros actualizados para la segunda década del nuevo milenio. Es una mezcla de melodías optimistas, brillantes, alegres en los que los teclados entran a jugar un rol definitivo en el primer plano, mientras dialogan al oído con unas guitarras afiladas y galácticas. La canción es el reconocimiento de la vulnerabilidad propia, de cómo a veces nuestra piel depende de alguien más para encontrar el calor, la electricidad que nos da vida.


Acompañando el lanzamiento llega un videoclip dirigido por el artista Jerson Charrys, mismo responsable de los artes de las canciones y del disco. Es un audiovisual animado lleno de imágenes coloridas y mágicas que se concatenan con la historia del sencillo. "Las imágenes del sencillo son como las piezas de un rompecabezas que queremos desarrollar para la portada del álbum, básicamente la inspiración proviene de la música”, explica el director. “He tenido la oportunidad de escuchar las canciones del álbum y así conocer la historia y lo que inspiró a Josué a escribirlas, la idea es que todos los sencillos hagan parte después de la portada para el álbum y todo se conecte en esa gran imagen que narra de cierta manera lo que el álbum nos cuenta". Lika Nova no deja cabo suelto en una carrera hecha a base de inteligencia, cuidado y profesionalismo. Los resultados hablan por sí mismos. No se pierdan aquí “No me dejes caer”.


39 vistas