• Ignacio Mayorga Alzate

MELAH presenta su compilado “Ahora E’ Cuando E’” enfocado en el hip hop cubano



MELAH es un colectivo de artistas y gestores que nace de la casa de Cartel Urbano para, a través del Hip Hop, buscan construir un aprendizaje que transforme las comunidades que afecta, utilizando los cuatro pilares de esta cultura para ser una fuerza activa de positividad, impactando en procesos sociales, de aprendizajes y de transmisión de artes y saberes. Así, desde hace varios años, MELAH ha venido trabajando en red con actores diversos del escenario del Hip Hop latino para, a través de sus experiencias, dar forma a proyectos culturales que tengan un impacto real en las comunidades marginadas, entendiendo las formas cómo esta cultura urbana afecta y se transforma a través de los contextos en los que aparece. A partir del grafiti, el breakdancing y la danza, el rap y la música sampleada, MELAH construye conocimiento y conecta actores y agentes de todo el territorio latinoamericano. Ahora, después de años de trabajo, MELAH presenta el compilado Ahora e Cuando e, un documento que recupera las artes de diez creadores cubanos contemporáneos producidas en el marco de la pandemia de 2020.


En Ahora e Cuando e' diferentes artistas cubanos a punta de cantos, rapeos y beats demuestran que no solo hay legados en el sonido de sus composiciones. En este compilado las voces de las y los MC’s que participan le entregan al mundo la vida que tienen en la isla y, por medio de sus frases, invitan a la reflexión entre beats que llevan a cabecear, bailar y disfrutar en una exploración de sonidos. Usando recursos como el sampling con arreglos modernos, los flows cubanos se llevan al máximo nivel, lo cual convierte a este disco en uno necesario para entender la manera en que se fabrica el rap en Cuba actualmente. Sumándole al disco la identidad isleña del sonido cubano, Ahora e Cuando e’ retrata las dificultades de construir cultura en una sociedad empobrecida y por mucho tiempo ignorada en la reflexión de lo que compete a la cultura latinoamericana. Sin embargo, con este compilado, la isla emerge del océano como un leviatán dormido y estremece los pisos de algas para causar un ciclón en nuestra forma de entender el nuevo hip hop cubano.


En la “Intro”, Luz de Cuba nos introduce al mágico mundo de este compilado, utilizando la recitación y algunas formas de la trova en medio de guitarras antillanas y percusión afro para narrar todo cuanto existe en la isla, su magia dormida y el panteón sincrético sobre el que se erige su leyenda. Luz de Cuba es una sacerdotista y griot afrocubana del AfroPoeBaila, mezcla única ancestral y futurista de poesía hablada, por ello, su ejercicio parece un acto vanguardista de recitación, o el murmullo de un personaje extraño que se pierde en la noche de la Habana entre laberintos empolvados y de paredes escarapeladas de pintura. Seguidamente, aparece “Babalú” de JD Asere quien, desde La Habana, se enfrasca un arte poética que retrata su quehacer cotidiano en el ámbito de las rimas. Sobre una base de “Babalú Ayé” en una de las muchas versiones generadas desde que Celina y Reutilo por primera vez en 1948. En la religión yoruba, Babalú Ayé es el orisha de las enfermedades y las curas, una figura harto reverenciada que incluso inspira temor a la vez que respeto. Sobre un boombap contrastado con un piano viejo, JD Asere suelta perlas sobre el mar amurallado: “la vida te da respuesta de cosas que ni preguntas y a veces te preguntas cosas que crees que no tienen respuesta, actuar de la forma correcta sin que el ego te interrumpa serán las flores frescas en tu tumba”.


En “No me convence” Elephanto le sube la velocidad a la cadencia del verso sobre una base minimalista de programaciones que parece querer emular el sonido de la marimba entre ecos lejanos. Es un ejercicio de competición elocuente en el que el MC ni siquiera tiene que subirse al ring para ganar por asaltos retóricos a sus enemigos ensimismados en su mediocridad. “Para mi tierra” de Papagoza, mientras tanto, versa sobre el problema de la biopolítica durante la pandemia en la que aún estamos inmersos. El MC es uno de los más destacados de la isla, siendo el ganador reciente de los premios “Puño Arriba”, así como del 349Cuba en su última edición. Papagoza aprovecha la circunstancia para regarse en prosa sobre los problemas que enferman de manera transversal a toda la sociedad: la política, la corrupción y la desigualdad. Jugando con momentos de percusión afrocubana, el MC clama al estilo de Morodo la necesidad de acabar con las guerras que nos dividen y nos invita a unirnos como especie para sanar la tierra que hemos maltratado. Relevándolo, llega seguidamente Company Yo, dúo que mezcla el rap y el trap con música diversas de la tradición cubana y disímiles productos culturales externos. En “Destino” el dúo explica su ars poética en manos de la ciudadanía para transmitir un mensaje contundente del poder de transformación que tiene el género que reúne a tantos creadores en un solo compilado.


Skiudy el Faraón abre la segunda mitad de Ahora e’ Cuando e’ con “Mi rap”. Con más de veinte años en el juego, el rapsoda declama su verso con tranquilidad tropical conforme narra una historia de supervivencia en el que su verso mana no ya de una voz meliflua, sino de las vísceras hambrientas de otro más de los rostros que se esconden en la isla. Jugando libremente con las formas de la barra, el Faraón presenta uno de los momentos más inquietantes del álbum, casi que olvidándose de la música. Rap Lui, a continuación, construye en “Allá” una pieza emocionante sobre la base de un piano romántico y lejano mientras imagina un espacio distinto a su realidad inmediata. “Vine a sacar el dolor del interior y estoy sembrando mi semilla a ver si el fruto me sabe mejor”, canta con soltura, imaginando un mundo mejor y dando claves para encontrar el camino verdadero hacia el mejoramiento personal. Otro veterano se suma al juego en “Habana del Oeste”. El encargado de estos versos es ahora Etian Brebaje Man, un MC que desde el 98 ha estado trabajando en el hip hop con Explosión Suprema y, desde 2009, en solista, se ha hecho una de las voces más características del rap contemporáneo en Cuba. Influenciado por el reggae y el bebop en los samples, Etian desdobla su inteligencia rastafari para comunicar los conocimientos de casi un cuarto de siglo de actividad creativa.


Cerrando el álbum El Funky le prende fuego al beat en “Frótame la lámpara”. El rimador lleva quince años jugando con las formas del género como una suerte de reversión de “Mask Off” de Future al construir sus letras sobre una flauta traversa. El Funky demuestra por qué es uno de los mejores MCs de la Cuba contemporánea demostrando sus habilidades para dejar escapar al verso como liebre para luego atraparlo, observarlo y transformarlo en una criatura nueva y distinta. Jugando con distintos registros, El Funky se siente cómodo sobre cualquier patrón rítmico, y lo demuestra de manera excelsa en “Frótame la lámpara”. No querrán negociar con este genio. Dando fin al compilado Obssesión aparece con la canción titular del disco: “Ahora e’ Cuando e’”. Un cuarto de siglo después, el dúo de Magía y El Tipo Este se siente tranquilo dándole al compilado con un estilo vieja escuela que recuerda el sonido G-Funk de Los Ángeles en una apuesta de todo por el todo de la que resultan airosos cuando acaba el combate.


Ahora e’ cuando e’ es un documento ineludible para conocer el sonido del rap cubano contemporáneo. En diez cortes la vieja y la nueva escuela se encuentran en un ejercicio de mutuo aprendizaje, permitiéndonos acercarnos a su ejercicio creativo. Es un trabajo redondo que recoge muchas voces de distintos orígenes y disciplinas, pero que se siente completo a la luz de la naturaleza heterogénea de sus partícipes. Durante estas diez composiciones recorremos la Cuba de verdad desde adentro, conocemos sus historias y las dificultades de vivir y crear allí. Sin embargo, también constatamos el optimismo de su gente y la manera en la que el hip hop se ha convertido en una tabla para el naufragio, una herramienta de transformación clave para las nuevas generaciones de cubanos.



23 vistas0 comentarios