• Ignacio Mayorga Alzate

Gracias a Satán, regresa No hay juventud con “Oscuro y triste”


No hay juventud es un dúo de synth wave y post punk oriundo de Medellín. El proyecto, a pesar de su corta trayectoria, ha pisado con paso firme los escenarios de diferentes ciudades como Bogotá, Cali y Medellín, teniendo una fuerte acogida en el circuito independiente, y compartiendo escenario con artistas internacionales de la talla de Mueran Humanos (Argentina-Alemania), Soviet Soviet (Italia) y Tennis System (Estados Unidos). Caracterizados por una imponente presencia estética y acompañados de un fuerte componente visual, No hay juventud es la creación de Simón Gaviria (guitarra) y Miguel Laverde (bajo) que se proyecta como uno de los actos revelación más prometedores de la escena alternativa colombiana por su compromiso con una identidad de marca concreta, un sonido característico y una estética que trasciende lo sonoro para convertirse en un proyecto multidisciplinar.


En septiembre del año pasado No hay juventud presentó su debut discográfico, Espectro, en el icónico Mad Radio de Medellín. Así mismo, lanzó una versión de remixes en 2020 con colaboraciones de Dth, Lust Attraction, Retrograde Youth, entre varios otros. Ahora, volviendo del infierno que ha sido este año insoportable, el dúo rompe el silencio con una congoja emotiva e introspectiva llamada “Oscuro y triste”. La composición, en palabras de la banda, es “una canción que invita a huir de la realidad hacia lo incierto, donde crees que se encuentra lo que quieres, pero, una vez llegas ahí, no te basta para ser feliz, y terminas estando en un lugar oscuro y triste, aquella persecución interminable de lo que nunca nos basta”. Así, la banda apela a salir del lugar cómodo de la melancolía y la tristeza, regodeándose en unas guitarras hipnóticas que dan vueltas sobre su propio eje, como si habitaran uno de los círculos de Dante en la Divina Comedia, incapaces de alcanzar la felicidad anhelada.


“Oscuro y triste” cuenta con guitarras desgarradoras y bajos hipnóticos, en un ritmo enérgico que nos transporta a los momentos en los cuales la tristeza fue parte de nuestra vida, cuando nos invade, nos sacude y finalmente nos sana. Es una canción para disfrutar de la melancolía, abrazarla y darle las gracias para continuar andando. El lanzamiento viene acompañado de un videoclip en el que Gaviria interpretan el corte en medio de un bosque sangriento en el que la vegetación se ha teñido de escarlata, a pesar de que el cielo brilla con un azul calmo y sanador. “Oscuro y triste” es el (¿) feliz (?) regreso de una agrupación clave del under paisa, una que le está apostando a un sonido apesumbrado y melancólico con visos retro del sonido europeo de los ochenta y los noventa. Jugando con un catálogo de influencias claras, el dúo amplifica las voces de los otros entre ecos espectrales y le inyecta un dinamismo a un sonido que siempre está en transformación, pero que es siempre emocionante. Pasen el guayabo del domingo con lo nuevo de No hay juventud, “Oscuro y triste”.