• Ignacio Mayorga Alzate

Panga Nébula busca un gallo extraviado en su último sencillo



Panga Nébula nació hace más de una década cuando Daia Mutis y Orlando Donado hallaron un punto de encuentro en el que la voz de ella, impregnada por el sabor negro que tiene el bullerenge, el samba y el bolero y los arreglos de Donado que recogen los sonidos del Pacífico y el Caribe, coincidieron en un punto fértil para la creación artística. Así y desde entonces ambos músicos han enriquecido mutuamente su oficio a la vez que han dado forma a composiciones en las que los géneros se difunden en una frontera brumosa, pasando del bossa al trip hop y de nuevo a los ritmos raizales que vinieron desde África y se transformaron en estas tierras en manos de nuestros ancestros.


En 2018, después de labrar pacientemente la senda, el dúo se hizo con un lugar importante en la cultura colombiana al presentar “Mira” como parte de la banda sonora de La ley del corazón 2, exitosa telenovela que se emitió por RCN desde 2016 hasta abril de 2019. Ahora, después de un juicioso proceso de composición, el dúo regresa con “Gallito”, cuarto sencillo de su primer álbum como agrupación, que han venido presentado de manera paciente desde hace varios años, precisamente con la presentación de “Mira”. Este nuevo corte encuentra a la banda jugando con sonidos del bunde juga del Pacífico colombiano en las voces y respuestas y percusión, mientras que la guitarra juega con arpegios prestados del blues del Sahara, permitiéndole al sencillo alcanzar a esa belleza híbrida que caracteriza los lanzamientos del dúo.


El Gallito pinto es una imagen muy común en las costas del Pacifico colombiano: tanto su imagen como su sonoridad son pintorescas y alegres. Esa sonoridad, sumada a los elementos musicales que ya hemos rescatado, dan forma a “Gallito”. La voz de Mutis es un poderoso vehículo de emoción que, sin importar sobre qué verse su pregón, nos sobrecoge con su implacable fuerza femenina que antes que servir como una explosión de lava, se transmuta en ola constate que convierte las rocas de los acantilados en arena. La música de Panga Nébula es el encuentro de los nuevos sonidos con los antiguos linajes sonoros de nuestra geografía, a los que vuelven como acto de inspiración y de resistencia cultural para demostrarnos que aún no hemos terminado de descubrir nuestra tierra mágica. No ya el Macondo exaltado desde Europa por verbos exotistas, sino un espacio con miserias y luchas propias en el que el mayor milagro es la resiliencia de sus gentes y el arraigo que sienten por sus tradiciones, que les llegan de voz por padres, abuelos y demás ancestros. Encuentren con Panga Nébula el “Gallito” pinto del folclor pacífico.




38 vistas0 comentarios