• Ignacio Mayorga Alzate

Pavlo consolida su propuesta de electro pop en su EP “Prisionero”



Cantar en inglés para algunos artistas hispano hablantes parece ser la alternativa para abrirse un espacio en el mercado anglo que domina nuestro horizonte de escucha. No es así para Pavlo, artista paisa y productor, que en 2019 nos presentó su delicado EP debut Too Toung to Know. Para este joven de Medellín quizás componer en inglés sirvió en un primer momento para acercarse al sonido digital y brillante de la década de los ochenta, un período dorado para el pop mundial en que todo parecía ser una obra de arte, desde Madonna consagrándose como ícono de la era dorada de MTV a creadores más alternativos (e interesantes) como Modern English o The Human League. Con un sonido marcadamente retro y un delicado delivery, Pavlo se consagró como una promesa del pop nacional, creando uno de los productos de este género más interesantes de la larga producción colombiana. Era un EP sincero, lleno de imágenes sofisticadas y conmovedoras y con una producción sobrecogedora por lo prolija y armoniosa. Durante el 2020, sin embargo, Pavlo viró hacia el inglés y presentó, hacia final de año, su segundo EP Prisionero, luego de estrenar varios de sus temas como sencillos a lo largo del pandémico año pasado.


El tema que abre el EP es una carta de amor a la amistad sin miramientos, aquella que soporta con toda la fuerza de la costumbre cada una de nuestras equivocaciones y nos ayuda a levantarnos cuando creemos que no hay nada afuera para nosotros. Con reminiscencias al pop electrónico y el dance pop de los 90 y de principios del milenio, Pavlo crea una atmósfera heroica y emocionante que nos lleva a añorar la noche urbanita, plagada de neones y buenos amigos. “Estás ahí” es una celebración de las pequeñas cosas de la vida, aquellas que tienen sentido en medio de las adversidades, como lo son la amistad y el amor. Distorsionando las voces hasta el extremo hiperbólico, Pavlo juega con los lenguajes contemporáneos y antiguos del pop mundial para construir una carta de presentación que sirve como abrebocas al resto del EP. Producida por MNKYBSNSS y con apoyo de su sello Midnight Language, sigue "Prisionero. Reflexionando sobre cómo a veces somos nuestros peores enemigos, Pavlo crea una canción delicada y emocionante llena de aires retro y nuevos sonidos del lenguaje de la electrónica. Esta nueva canción refleja cómo se ha sintió el artista durante los últimos meses. El encierro nos demostró que nuestro peor enemigo es la sombra que nos habita y, sin un mundo afuera para sortear el caos, o salíamos más fuertes o nos derrumbábamos sin remedio. Pavlo sale airoso de esta lidia y ataca con más música para llenar el vacío de la existencia en reclusión.


“Viene y va”, siguiente en el álbum, es la canción que mejor dialoga con el dembow y la música urbana contemporánea, que cada vez presenta una producción más sofisticada y emocionante. La composición tiene unos gruesos juegos en el sintetizador que evoca un lado house en el álbum, aunque también tiene un toque coqueto del eurodance de los noventa. Es una reflexión personal que encuentra a Pavlo en un momento ansioso, a veces sintiéndose mejor, otras, cautivo de los pesares de las horas. Con una orquestación minimalista, “Viene y va” es inquietante dentro de la propuesta de valor del EP, construyendo sobre un tema que es constante a lo largo del lanzamiento: Pavlo contra sí mismo, Pavlo en soledad buscando la fuerza en cualquier lugar, escapando de las incómodas conversaciones que ocurren en su cabeza. “Solo”, que continúa el transcurso de Prisionero, es una cavilación muy personal por parte de Pavlo en la que explora, a través de un sonido denso y nocturno, las herramientas para encontrar la tranquilidad y la libertad sin la necesidad de depender de alguien. A veces nuestra percepción del mundo se ve alterada o condicionada por la necesidad de agradar a los otros, por lo que renunciamos a nuestra propia identidad para amoldarnos a lo que se espera de nosotros. Sin embargo, podemos encontrar todo lo que necesitamos en nuestro refugio interno, en nuestra propia habilidad para encontrarnos en paz con el mundo que nos circunda y con nosotros mismos. “Solo” versa sobre la tranquilidad de Pavlo, un esfuerzo personal en el busca empoderarse a pesar de que las cosas no marchen como desearíamos. Siempre podemos salir adelante si nos enfrentamos con nuestros demonios, aquello que Carl Gustav Jung llamaba ominosamente “la sombra”.


En “Perdón” Pavlo une esfuerzos con dos astros del pop local: Amantina (artista ecuatoriano residente en Colombia) y siempre perdida, el proyecto solista de Ivanna Palacio de Encarta 98 y Cruel Cruel. “Perdón” es una colaboración que surgió entre los tres artistas en meses recientes a la publicación del EP y fue uno de los últimos sencillos que conocimos de Prsionero. El lanzamiento está construido sobre una base melódica minimalista con beats electrónicos que emulan el sonido de un corazón palpitante para luego explotar en una atmósfera densa y pesada sobre que las voces melifluas de los artistas concatenan sobre sonidos espaciales, como una nave espacial que rompe la barrera del espacio para llegar, a través de un agujero de gusano, al futuro. En este viaje de transformación los tres tripulantes, que son una entidad atemporal trifásica, podrán reconciliarse consigo mismos, con sus errores. Abrazando el presente que somos, luego de haber vivido experiencias particulares, podemos proyectarnos a un futuro más calmo en el que estaremos cómodos y seguros de nosotros mismos. Así, las voces se entretejen y se complementan, terminando las frases de las otras en sincronía sideral. "‘Perdón” es una canción que habla sobre el tiempo, sobre el habitar a plenitud el presente. Cada uno de los participantes le da su propio aire al corte, lo que permite que “Perdón” se convierta en una de las canciones más dinámicas del EP.


Cerrando el EP, el optimismo de Pavlo parece mermar en el corte “Mamá, me han roto el corazón”, una composición acústica en la que la decepción amorosa se entreteje con la necesidad de amor y aprobación de una de las personas en la vida de todos: el incondicional abrazo de nuestra madre. Es un corte lúgubre y desairado en el que Pavlo busca entender qué pasó con su bien amado, pero, pese a ello, le desea lo mejor en medio de las lágrimas, abrazando su herida y aprendiendo de ella. Durante todo el EP Pavlo ha creado una inteligente reflexión en torno a la soledad, la desilusión y el desencanto. Por ello, este cierre es preciso a la luz de las conversaciones que ha venido construyendo Prisionero. Con este proyecto de diciembre Pavlo demuestra que es un solista versado en la composición de canciones complejas tanto en inglés como en español. Es un esfuerzo emocionante que ratifica la importante nueva línea de cantautores que se está gestando en Antioquia, un recordatorio de que a veces es mejor estar solo que mal acompañado, que podemos encontrar sosiego si aprendemos a escuchar nuestra mente y nuestro corazón.




Entradas Recientes

Ver todo