top of page
  • Foto del escritorIgnacio Mayorga Alzate

Salomón Beda escapa de las pantallas en “Casa en el árbol”



Salomón Beda nació en Miami, sus padres son colombianos y sus abuelos son árabe-judíos que vienen de Siria e Egipto. Por ello, la música de Beda nunca se ha sentido parte de un solo lugar y eso ha empujado al artista a buscar sonidos de todas partes, viajando de manera incansable para recolectar el murmullo de las culturas que sobrevive en cada una de sus gentes. Latinoamérica, Estados Unidos, el Medio Oriente y África hacen parte de sus travesías, lo que le permite construir un sonido propio embebido en la música que lo conmueve y que hace vibrar su corazón con un ritmo particular. A la fecha Beda ha producido dos álbumes de una belleza cotidiana y una calidez emocionante, Pa’lante de 2017 y Kumbayeo de 2020, que llegó para ahuyentar las paranoias y espectros del primer año de pandemia. Ahora, luego de un par de sencillos en 2021 y 2022, Beda está de regreso con “Casa en el árbol”, una canción que reivindica los placeres sencillos de la vida cuando apagamos las pantallas.


Hoy día es imposible pensar la cultura sin la presencia ubicua de dispositivos digitales que nos “conectan” con el resto del mundo. Es difícil recordar las noches pretéritas cuando nos reuníamos para cantar canciones al lado del fuego, pero no son lejanas y aún resuenan en la memoria de quienes no nacieron con un celular como apéndice a su cuerpo de piel y nervios. “Casa en el árbol” es un sencillo que apaga los dispositivos y nos mira de frente y sin filtros desde la sencillez humana, recordándonos cuán necesario es conectar desde el abrazo y no a partir del botón de like. En el corte, Beda juega con las formas cálidas del reggae y el folk, sembrando una semilla de amor de la que nacerá un robusto árbol sobre el que erigirá un hogar entrañable en el que no entre acechante la tecnología que vicia las interacciones humanas.


“Componer esta canción fue desahogarme con el mundo. Decirle que a veces solo quiero huir y construir una casa en el árbol lejos de la ciudad y de las distracciones”, explica Salomón Beda. “La compuse en un momento cuando sentía que la tecnología me abrumaba y que necesitaba tirar el celular y escaparme solo a una casa en la mitad de la nada. Un lugar donde no hay LIKES, ni WiFi y solo puedo existir”, concluye el cantautor. En ese sentido y luego de las muchas transformaciones que ha sacudido los cimientos de la cultura, este nuevo corte a cargo de Beda se convierte en una cálida y necesaria reflexión para enfrentar la vida con inteligencia afectiva y responsabilidad social. Si todos apagamos los dispositivos por un momento y encendemos la consciencia en simultáneo quizás y podamos volver a soñar con ser humanos.



133 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentários


bottom of page