• Ignacio Mayorga Alzate

Margarita Siempre Viva recuerda la vida desde la muerte en el video de "Sol de agua"



Desde el norte del Valle de Aburrá, Margarita siempre viva está redefiniendo la música en Colombia un lanzamiento a la vez. Este quinteto paisa se ha convertido en la revelación del indie criollo al crear un producto inesperado que, más allá de sorprendernos a todos por la riqueza poética de sus composiciones y la elegancia interpretativa de su música, ha logrado un ascenso constante, motivados siempre por la necesidad de crear canciones entrañables y conmovedoras. Con una fuerza emocional que interpela los sentimientos más puros y extremos del alma humana, la música de los antioqueños se ha convertido en un imprescindible de la música alternativa colombiana. En cinco años de carrera, Margarita siempre viva se ha convertido en una de las bandas favoritas del circuito indie nacional y ha reiterado la presencia antioqueña en el panorama colombiano, convirtiéndose en uno de los mejores actos en vivo de la movida independiente. Los paisas han sembrado con flores frágiles nuestros corazones y no pareciera que quisieran parar pronto. Para bien de todos. Ahora regresan con un videoclip conmovedor de la mano de Monociclo Cine (Los nadie de 2016).


Después del lanzamiento de su álbum Letanías del jardín y de una serie de EPs de reversiones junto a sus amigos de este mismo álbum, regresó con una letanía para recordar a las personas que se fueron hacia el final del año pasado. “Sol de Agua” se proyectaba como parte de una nueva etapa estética que es siempre rica y creativa en la que los músicos vuelven a su producción DIY con todos los aprendizajes de haber trabajado en un estudio enorme. La canción tiene la melancolía natural de la banda y está cargada de un sentimiento de reconexión con sus orígenes, pues fue producido en La Madriguera, hogar del Bicho (bajista de la banda), en donde nacieron sus primeros temas. “Sol de agua” es una expresión propia del contexto antioqueño que se refiere a los días en los que está haciendo mucho calor, pero que antecede a la lluvia. Esta canción es una oda a los amigos que se fueron, a los parientes que no están, al recordatorio de que la vida se nos pasa en un parpadeo y puede acabarse con un chispazo. Volver al lugar de origen de sus primeras grabaciones le permite a la banda crear un sonido que se siente muy personal e íntimo, pero, al concatenar a este proceso los aprendizajes en producción de su álbum anterior, Margarita siempre viva reverdece con fuerza en medio del fango de la muerte para dar vida a una flor bella y hermosa.


Ahora, la banda ha presentado un videoclip que complementa este lanzamiento, producido por Monociclo, una de las empresas de cine más importantes de Medellín, encargados de producir Los Nadie, película que en 2016 se convirtió en una joya vistosa de la independencia. El videoclip cuenta la historia de dos amantes que coinciden en la misma esquina de la soledad y crean un lazo que la muerte no puede borrar. Nuestro protagonista recorre en su melancolía de Medellín y encuentra en la ceniza, el agua y el barro la cura para enfrentarse al duelo. Construyendo un retrato profundo e íntimo sobre la pérdida y los días que la suceden, Juan Sebastián Mesa, director del audiovisual, construye con imágenes evocativas (un gato, la urna funeraria, el alcohol y la noche) un cuadro descolorido que explica el sentido de “Sol de agua” en su justa herida. Sin embargo, a pesar de que tras el sol llega la lluvia, podría aplicarse una máxima inversa a la manera de “tras la tormenta llega la calma”. Así como después de que tras la muerte reverdece y renace la vida. “Sol de agua” es una despedida optimista que se construye desde el duelo para explorar la catarsis que nos obliga a conectar con el mundo que aún respira. Es un memento mori que nos impacta con la certeza del trueno y nos invita a volver a lo vital: al sol y al agua, metáforas de vida y nacimiento.