• Ignacio Mayorga Alzate

Adiós Amores presenta “Sol de ayer”, una delicada balada que cierra su primer disco



Compuesto por Iman Amar (guitarra y voz) y Ana Valladares (guitarra, sintetizadores y voz) y apoyadas en labores de producción por Guille Briales, Adiós Amores ha creado un sonido dinámico y explosivo que es fascinante y contemporáneo, aprendiendo las lecciones de una rica historia de melancolías y desamores planteada en las baladas de Raphael, Los Brincos o Conchita Velasco. Desde hace un par de años la banda sevillana ha estado presentando lanzamientos contundentes que las han puesto en el ojo de la prensa europea, convirtiéndose en una de las bandas novas del país del viejo continente más interesantes y versátiles. Aunque cada uno tenía sus propios proyectos musicales, Iman visitó a Ana y a Guille a inicios de 2019 y luego empezaron a trabajar a distancia una serie de canciones que tenían perfiladas de tiempo atrás. Así llegó uno de los proyectos más emocionantes de la España contemporánea. Con “Charlotte” y “La fuente”, la banda pudo ser telonera de All La Gliry antes de que los eventos en vivo se acabaran. Luego de la paulatina reactivación cultural, el dúo ha estado lanzando canciones en formato de EP coleccionable, copias físicas que rápidamente se han agotado y que se han convertido en objetos de coleccionista. Cerrando esta primera etapa de su carrera Adiós Amores presenta “Sol de ayer”.


“Tras varias canciones llenas de metáforas y juegos de palabras, queríamos escribir de una forma muy sencilla un sentimiento muy corriente: echar de menos a alguien", explica la banda en el comunicado de prensa que presentan desde su disquera en Barcelona, Snap! Clap! Club. Este corte se había convertido en uno de los momentos favoritos de su show en vivo, haciéndose conocida entre sus fans rápidamente: "es una de las canciones con las que lloramos cuando la escuchamos por primera vez”, añaden. “Sol de ayer” está cargada de una esencia retro que remite a las baladas ye-yé de la década de los cincuenta y los sesenta. La canción abre con el triste recuerdo de una mañana sin amor, en la que Adiós Amores solo encuentra en su lecho el fantasma mezquino del bien amado ausente. Con coros delicados y dolorosos, la banda plantea ese complejo momento del después, el espacio de reconstrucción frente la ruina que aún arde con el recuerdo del fuego del romance.


Con una sencillez poética y de elementos, la banda construye un doloroso testimonio de la soledad ambientado entre guitarras lánguidas y juegos en los teclados que giran sobre sí mismos, como si volvieran una y otra vez sobre las noches de pasión, cariño y llanto que se construyen en la íntima oscuridad de las sábanas compartidas. Con “Sol de ayer” la banda anuncia también la publicación del vinilo Sus mejores canciones, un disco de siete cortes que reúne los primeros tres EPs de la banda, ahora agotados, que se convertirá seguramente en otro objeto de colección para su público. Así mismo, la banda estará auxiliando a La Femme de Francia en cuatro fechas por el país galo durante los primeros días de marzo. Adiós Amores se ha convertido en una de nuestras bandas españolas favoritas y con justa razón: su música es sincera, duele como la herida de doce navajas y nos recuerda la rica tradición femenina de un país que necesariamente ha influenciado todo el universo musical de habla hispana.




95 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo