top of page
  • Foto del escritorIgnacio Mayorga Alzate

Son Rompe Pera explora temores nocturnos en la exclamatoria “Chucha”



Resumir la labor de los mexicanos Son Rompe Pera como un ejercicio que busca revitalizar la cumbia en el continente latinoamericano es desconocer una serie de elementos que hacen parte de su discurso estético. Constituidos como uno de los fichajes claves de AYA, bajo la sombrilla de ZZK, los hermanos Gama han absorbido la influencia de la cumbia sonidera y la han entretejido con elementos sorpresivos que vienen del rockabilly, el psychobilly y el punk. Ha sido una carrera que se ha disparado en los últimos años por su novedosa propuesta en la que el baile se convierte en una celebración de vida y un recuerdo respetuoso de los ausentes, aquellos que aún nos acompañan en espíritu en nuestro recorrido por este plano terrenal. Revitalizando clásicos del canon cumbiero latino, Son Rompe Pera es una descarga de energía en tarima que sorprende y encanta al darle a la marimba un protagonismo esencial en su puesta en escena y en su sonido. Ahora, después de su álbum debut de 2020, Batuco, la banda regresa con un nuevo sencillo y se prepara para lanzar un disco grabado en Colombia.


“Chucha”, como han titulado a este nuevo lanzamiento, es la primera composición verdaderamente original del grupo. Está basada en un sueño del que Mongo (Allan Gama-compositor, vocalista, marimbista) no lograba despertar: “Soñaba con tocar un show con La Floripondio”, dice refiriéndose a la banda chilena de dub/punk que invita a menudo a Son Rompe Pera a actuar con ellos. “Todos hablaban, pero seguían diciendo 'chucha chucha chucha' todo el tiempo. No pude entender nada. Luego tocaron una canción en la que cantaban 'chuuuchaaa' y la multitud cantaba, y fue entonces cuando un fuerte ruido me despertó sobresaltado. Me acosté en la cama y escuché sonidos a mi alrededor, y luego vi luces extrañas brillando en mi habitación. Aterrorizado, y sin saber qué hacer, me levanté, miré por la ventana y vi una nave espacial llena de pequeños extraterrestres. En ese momento, me morí de miedo y grité de terror: ‘¡Chucha!’, ¡Y luego me desperté de nuevo!”, relata el músico. Después de varias y extenuantes capturas, la última toma fue la que mejor retrató ese sueño dentro de un sueño del que nace esta explosiva canción. "Esa toma final es lo que está en el disco. Soy yo dando mi último aliento posible, mezclando desesperación con miedo escénico, pesadillas y extraterrestres, y creo que suena muy bien”, añade Mongo.


Este nuevo sencillo retrata la fuerza interpretativa de la banda en vivo, jugando con elementos más cercanos a la cultura punk y psychobilly de la que se enamoraron durante su adolescencia. Es una forma de proponer un sonido novedoso que bebe de las bases de la marimba que aprendieron con su padre para construir y dar forma a la estética de un nuevo capítulo de su saga. Chimbonazo, el próximo disco de Son Rompe Pera, fue grabado en una sesión extrema de una semana en los estudios de Mambo Negro, en el corazón del Teusaquillo bogotano, de la mano del músico y productor Mario Galeano. Apostando por la creación de un proyecto cultural con identidad propia, la banda explora un universo que había llevado como una forma de enunciación, pero que ahora aborda desde una mirada musical más certera. Todo lo que viene de ellos será bien recibido.



92 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page