• Ignacio Mayorga Alzate

Soy Emilia presenta su íntimo EP, “Expuesta”


Juanita Carvajal es una de las más notables bajistas que tiene el país y lleva ya varios años demostrando que este pesado instrumento está lleno de posibilidades siempre y cuando detrás esté una persona que sepa ejecutarlo, que entienda la manera de interpretar su complejo y robusto lenguaje. Con Soy Emilia Carvajal dio sus primeros pasos como solista en 2017, presentando un alter ego que detrás de su coqueta mirada esconde una furia y energía lista a desvirtuar todos los estereotipos de género, planteando una mujer supremamente empoderada y libre, que no está subyugada a las necedades y obligaciones a los que, supuestamente, el mal llamado sexo débil debe limitarse. El resultado es una poderosa reinvención del pop electrónico en el que Carvajal es bajista, arreglista y productora. Sus canciones son adecuadas para la radio comercial, pero esconden una esencia de honestidad y potencia como pocos productos dentro de los millones de canciones hechas para conquistar los listados. Con el lanzamiento en 2019 de su primer álbum Reencarnación, la música se posicionó como un nombre clave del nuevo pop colombiano, habiendo logrado ya varias giras por fuera del país.


Hace un par de meses, la prolífica música y productora bogotana presentó su EP de reversiones, Hecho en casa, en el marco de su nominación al Grammy Latino en la categoría de Mejor Nueva Artista. Este lanzamiento marcaba un redescubrimiento de sus propias canciones en los ojos de músicos, productores y amigos. Aprovechando las ventajas de la comunicación digital, la bajista reunió músicos de Colombia, México y Perú en esta propuesta que incluye reversiones de su EP Mala intención y su álbum Reconstrucción. Así, Julián Salazar de Mitú o Cohetes imprimían su sello personal en distintos momentos del catálogo de Soy Emilia para crear un lanzamiento íntimo, cálido y humano que nos recuerda que tiempos mejores están por venir y que podremos vernos pronto con nuestros amigos nuevamente. Ahora, sin embargo, la música bogotana presentó su nuevo EP de estudio, Expuesta, en el que perfila un lado más personal e íntimo de su visión sobre lo femenino, el amor, las relaciones y el placer.


El EP abre con “Hasta el fin”, primer sencillo que la música bogotana estrenó en noviembre de 2020. Dejando de lado la ruda identidad que planteó en sus primeros lanzamientos, Mala intención y Reconstrucción, la música se presenta esta vez vulnerable y desnuda en un corte de carácter intimista pletórico de sintetizadores y melodías de guitarra heredadas del R&B de los Estados Unidos. Este un corte extremadamente personal escrito en 2019 por Soy Emilia quien, en su vida privada es Juanita Carvajal, pues perdió a su padre por cáncer, terminó su relación de pareja y vio a su hermana partir a buscar sus sueños a otro país. En ese sentido, “Hasta el fin” toca las fibras de una sensibilidad que la música no había explorado con tan cabal profundidad en el pasado y resuena con una intensidad visceral que no es explosiva sino sopesada y frágilmente melancólica. “Hasta el fin” está construida sobre una base de pop atmosférico sobre la que se concatenan arpegios en guitarra y samples de cuerdas heroicas.


“Hasta el fin” habla de un amor incondicional que tiene que llegar a su fin por una serie de circunstancias no descritas. Es un reconocimiento honesto de las flaquezas personales de cada una de las partes involucradas en el rompimiento de la relación. El corte viene acompañado de imágenes intimistas de Soy Emilia quien se plantea honesta de frente a la cámara y se contraponen a grabaciones caseras realizadas por su madre en su primera infancia, en las que la vemos compartiendo con su querida hermana, jugando, riendo y cantando desde sus primeros años. En “Hasta el fin”, Soy Emilia lleva su sonido a una dirección interesante en la que concatena el pop electrónico de sus primeras composiciones con nuevos acentos armónicos como es la influencia del R&B en el juego de guitarras.


Seguidamente Soy Emilia se apropia de un corte emocionante de los Babasónicos, de Argentina, para reversionar “Putita”. La música se presenta cada vez más vulnerable y desnuda en un corte de carácter intimista con guitarras acústicas y una voz meliflua que reversiona los riffs clásicos de la banda de Adrián Dargelos, incluida en el ya clásico Infame de 2003. En el marco de la celebración de los veinte años de Jessico, álbum que antecede a Infame, Soy Emilia vuelve a un tema harto conocido en la alternativa latinoamericana para mostrarnos que las canciones de siempre son capaces aún de tener una nueva vida. Soy Emilia nos invita a conocer su lado más vulnerable, que no abandona su rigor de mujer empoderada, en “Putita”, dándole a la composición un giro que le permite escapar de una álgida conversación feminista en la Argentina contemporánea. En Expuesta, Soy Emilia va presentando su lado más personal, privado y emotivo, mientras bebe de las fuentes del pasado para proyectar su propuesta hacia el futuro. Esta es la piel que habita Soy Emilia en estos días de encierro, mismos que nos llevaron a reinventarnos y que nos han obligado a canalizar toda nuestra creatividad para no perder la cabeza. “Putita” es perfecta para cantar a grito herido mientras los vecinos tratan de conectarse a las reuniones semanales por Meet.


“Estar bien” es el último corte que la bogotana presentó para este lanzamiento, una de las dos canciones originales que componen Expuesta. Es un corte muy personal que retrata la visión del amor cabal por parte de la artista, una respuesta desnuda y honesta a su lado más cruel que se complementa ahora con su material más dulce. Transitando las estéticas del dream pop y un cálido pop digital, Soy Emilia se permite llevar su voz al lugar más armónico y suave, jugando con una serie de armonías de fina factura que convierten su corazón y su cuerpo en un homenaje a la sensibilidad extrema, que no raya en lo cursi, pero sí en lo carnal y corpóreo del deseo. El corte tiene una serie de programaciones minimalistas que colindan con el trabajo en la guitarra y el bajo de la música. Su voz se llena de ecos y emotividad electrónica mientras Soy Emilia nos guía por su alocado viaje de romance y seducción. “Se siente bien, se siente bien, se siente bien” canta la música y cantautora en el coro del sencillo, recordándonos que solo el amor podrá salvarnos en medio de una situación de ansiedad y estrés como es el encierro que padecemos en la actualidad.


Cerrando Expuesta, Soy Emilia reversiona en calidad acústica “Tuami”, un sencillo que había presentado en 2019. “Cerca, te quiero cerca de mí/ Congelas el tiempo cuando te doy un beso/ Y a donde vayas voy a ir”, empieza la solista, hablándole a su ser amado, pero también al oyente, como si estuviera junto a su oído susurrándole sus versos. Su voz suena nítida a lo largo del corte, pero se permite coqueteos con software de edición que la hacen más lejana, más metálica o disonante a lo largo de los varios momentos que van sucediéndose en “Tuami”. No es la Soy Emilia del pasado, quien se regodeaba en hacer sufrir a sus pretendientes o aceptando que la unión física era parte de sus necesidades, mas no la romántica o sentimental. Ahora nos encontramos con una voz que ansía la unión espiritual de los cuerpos, jugando con el catálogo occidental de lugares comunes del amor. Sin embargo, es imperativa, pues sigue expresando sus deseos con la misma ferocidad con que antes se reía del amor. Es ella quien marca las normas. En esta versión, la música termina su acto de exposición, se desnuda en su naturalidad y presenta toda su personalidad, su lado más romántico y vulnerable.


Soy Emilia es una creadora que no se detiene, que siempre busca la forma de innovar en medio de las dificultades, que encuentra las flores entre el fango y las recoge y rescata para que de ellas mane nueva vida, más emoción y sensibilidad llena de colores. Expuesta es una apuesta interesante para una solista que construyó toda una narrativa desde lo rudo y desinhibido, permitiéndose mutar la piel de su personaje escénico para configurarlo ahora como una mujer más madura, más cercana a la sensibilidad que no la hace menos fuerte, sino que la empodera en la aceptación plena de su persona. Soy Emilia encuentra un lugar cómodo entre el rock y el pop electrónico, manteniendo la identidad de un proyecto que es siempre emocionante y dinámico, tan inventivo como sofisticado, tan elegante como coqueto. Expuesta es un EP íntimo y visceral que deja de lado la herida para buscar el camino hacia la felicidad, hacia la aceptación de que todos estaremos bien en la medida que nos permitamos ser todo cuando limita en nuestra compleja identidad que está siempre mutando.




115 vistas0 comentarios