• Ignacio Mayorga Alzate

Soy Emilia muestra su lado más dulce en “Tuami”


Carvajal es una de las más notables bajistas que tiene el país y lleva ya varios años demostrando que este pesado instrumento está lleno de posibilidades siempre y cuando detrás esté una persona que sepa ejecutarlo, que entienda la manera de interpretar su complejo y robusto lenguaje. Con Soy Emilia Carvajal dio sus primeros pasos como solista en 2017, presentando un alter ego que detrás de su coqueta mirada esconde una furia y energía lista a desvirtuar todos los estereotipos de género, planteando una mujer supremamente empoderada y libre, que no está subyugada a las necedades y obligaciones a los que, supuestamente, el mal llamado sexo débil debe limitarse. El resultado es una poderosa reinvención del pop electrónico en el que Carvajal es bajista, arreglista y productora. Sus canciones son adecuadas para la radio comercial, pero esconden una esencia de honestidad y potencia como pocos productos dentro de los millones de canciones hechas para conquistar los listados. Con el lanzamiento en 2019 de su primer álbum Reencarnación, la música se posicionó como un nombre clave del nuevo pop colombiano, habiendo logrado ya varias giras por fuera del país. Ahora, la música nos presenta su lado más romántico en “Tuami”.


Con la esencia digital que ha mantenido a lo largo de una carrera solista de tres años, Soy Emilia explora un sonido lleno de ecos y programaciones en el que su voz está presente en el primer plano. “Cerca, te quiero cerca de mí/ Congelas el tiempo cuando te doy un beso/ Y a donde vayas voy a ir”, empieza la solista, hablándole a su ser amado, pero también al oyente, como si estuviera junto a su oído susurrándole sus versos. Su voz suena nítida a lo largo del corte, pero se permite coqueteos con software de edición que la hacen más lejana, más metálica o disonante a lo largo de los varios momentos que van sucediéndose en “Tuami”. No es la Soy Emilia del pasado, quien se regodeaba en hacer sufrir a sus pretendientes o aceptando que la unión física era parte de sus necesidades, mas no la romántica o sentimental. Ahora nos encontramos con una voz que ansía la unión espiritual de los cuerpos, jugando con el catálogo occidental de lugares comunes del amor. Sin embargo, es imperativa, pues sigue expresando sus deseos con la misma ferocidad con que antes se reía del amor. Es ella quien marca las normas.


Musicalmente “Tuami” es rica en texturas y capas. Auxiliada en la producción por Julián Bernal, antiguo compañero en la banda de Esteman, la composición es pop, pero con motivos prestados del rock electrónico que le dan dinamismo al resultado final. Incluso, hay guiños en la alteración de las voces que son la fuente máxima de creatividad del género urbano, lenguaje al que apela Soy Emilia de manera breve para beneficiar a la mezcla. La cantante juega con una serie de idiomas ya explorados por el pop global, pero los hace propios a fuerza de emoción compositiva e inteligencia musical. Con “Tuami” Soy Emilia encuentra un lugar cómodo entre el rock y el pop electrónico, manteniendo la identidad de un proyecto que es siempre emocionante y dinámico, tan inventivo como sofisticado, tan elegante como coqueto. Escuchen aquí “Tuami”, el nuevo y dulce sencillo de Soy Emilia.

Escucha "Tuami" de Soy Emilia en nuestra playlist "Cuarenta canciones para quedarse en casa"


Escucha "Tuami" de Soy Emilia en nuestra playlist "Luna y montaña: voces femeninas"

19 vistas