• Por Ignacio Mayorga Alzate

Se abren las puertas del infierno para la tercera edición del Festival del Diablo


En Colombia el Diablo sólo asomaba la nariz por Boquerón, como una formación rocosa en la vía de Bogotá a Melgar que, a pesar de todas las detonaciones a las que ha sido sometida, no ha podido desaparecer del paisaje. Eso fue hasta que, en 2014, Alfonso Pinzón (miembro fundador de Agony) pudo montar en la capital colombiana una magna celebración al personaje más temido del folclor de Occidente. El Festival del Diablo nació de las ambiciones de Pinzón de homenajear el ritmo al que pertenecen sus afectos musicales con una organización apropiada, pues en el plano de espectáculos, el metal en Colombia ha tenido siempre el doloroso estigma de lo precario pues, a pesar de los esfuerzos de todos aquellos que celebran con la energía de su violento espíritu, muchas veces la falta de espacios apropiados ha frustrado la visita de bandas legendarias al país.

Pinzón ha tenido una amplia experiencia en la organización de eventos. Fue el encargado de la visita de Testament en 1998 y muchas veces se hizo con la dirección logística de los eventos de su propia banda, pues se echaba en falta en el país personas dedicadas a organizar conciertos en torno a esta música infernal. Obsesionado por eventos como el Dynamo Open Air de Holanda (luego Dynamo Metal Fest) y las varias vertientes del Monsters of Rock, Pinzón invocó a Mefistófeles en una noche de 2014 y trajo al país las huestes infernales lideradas por Brujería desde México, Carcass de Inglaterra, Día de los muertos desde California, Inquisition de Cali y Reencarnación de Medellín. Esa noche de diciembre el Metropol tembló con una estampida de botas, cadenas y alaridos. Testament, Cannibal Corpse, Venom y Possesed, entre muchos otros, se unirían a este aquelarre en el año siguiente.

Este 25 de noviembre, a las afueras de la capital, llegará la tercera edición de este demoníaco encuentro y la nómina de invitados al banquete infernal haría sonreír al mismísimo Patas, quien seguramente visitará el mosh pit con su aval de llamas eternas. Esta tercera versión contará con la presentación de Accept, poderosa agrupación alemana de heavy metal conformada en los años 70, en proceso de promoción de su último álbum: The Raise of Chaos. De las tierras de Wagner, también nos visitará Sodom, una referencia obligada para cualquier fanático del metal, quienes celebrarán 35 años de estruendosa carrera. Samael, desde Suiza, presentará treinta años de evolución musical en la que colinda el black metal hasta el metal industrial que ha caracterizado sus últimas producciones de estudio. Los suizos celebrarán tres décadas de carrera con la interpretación íntegra de su obra maestra Ceremony of Opposites, un referente definitivo del black metal mundial.

También, desde San Francisco, visitará el Festival del Diablo Exodus, banda pionera del thrash, que pondrá a brincar a la asistencia sobre la velocidad de sus vertiginosos riffs y la estruendosa voz de Steve “Zetro” Souza con un repaso de insigne repertorio que abarca joyas como Bonded By Blood que, junto a Kill ‘Em All de Metallica, es responsable de la popularidad y difusión del que goza el trhrash. Witchery, conjunto del black thrash sueco, y Terrorizer, grindcore desde California, desplegarán los sonidos más extremos de esta presente edición. El death venezolano se hará presente con Krueger y, desde Chile, regresa luego de casi dos décadas Criminal, presentando Fear Itself, su placa del año pasado plenamente caracterizada por los sonidos del groove metal. Como cuota nacional estarán Sagros, Under Threat, Soulburner y Revenge.

Este año, por primera vez, el festival tendrá una tarima exclusivamente dedicada a los sonidos del punk y el hardcore. Aunque anteriormente se han presentado actos como El Sagrado, Aire como Plomo y Sin Pudor, este año habrá un tercer escenario dedicado a estos sonidos, pues el diablo no lleva siempre melena, sino que a veces se disfraza con una puntiaguda cresta. Desde Nueva York llega Merauder, acto insigne de la escena NYHC junto a Agnostic Front, Sick of It All o Hatebreed. Los acompañarán, desde Colombia, I.R.A, Chite y Pitbull.

Como antesala a esta furiosa celebración, el Diablo ha decidido tomarse el fin de semana anterior el Royal Center para celebrar junto a Apocalyptica, cuarteto de cello finlandés que, por esas fechas, estará de paso por el continente como parte de su gira conmemorativa del Plays Metallica by Four Cellos de 1996, debut que los lanzó de Helsinki hacia el mundo y los trajo por vez primera a nuestro país en 2005 para la celebración en octubre de Rock al Parque. Aún quedan bandas por anunciar, aunque con esta nómina el mismo infierno se alebrestaría. Todavía hay tiempo y boletas para que se una a esta importante celebración, no obstante quizás deberían apurarse, no vaya y sea el Diablo…


0 vistas