• Por Ignacio Mayorga Alzate

Cohetes y su explosivo vuelo al ciberespacio


Ha sido un vuelo corto, pero de grandes distancias recorridas para Cohetes. El proyecto solista de Juan Pablo Pulido, ex líder de 8KMS, lleva poco tiempo en el espectro musical colombiano y ya ha logrado importantes hitos con los que muchos creadores nacionales sueñan durante años y algunos nunca lo consiguen. Durante el 2017 acompañó a Telebit en la gira de promoción de Ley de gravedad junto a los ecuatorianos de Da Pawn y abrió el concierto de Caloncho en Armando. Así mismo, en septiembre se confirmó su participación en el festival privado más importante del país, el Estéreo Picnic. Además de recorrer varias ciudades en su travesía galáctica, el joven colombiano ha compartido tarima con importantes representantes del indie pop local como Surcos y Juan Pablo Vega y con nombres internacionales de la talla de Siddhartha, desde México. Seguramente este impulso llevará a Pulido más cerca de alcanzar las estrellas.

Cohetes se dio a conocer en 2016 con “El día”, el primer tema en solitario que sobrevivió tras los procesos de composición personal cuando estaba con 8KMS, banda que lo llevó al SXSW y a una gira por cuatro ciudades de Brasil. Con este corte se adivinaba una interesante faceta pop que crecía con una fuerza atmosférica lejana, como una voz atrapada en una cabina sin presurizar. Con “Películas” la música de Pulido se volvió una constante en las listas de reproducción alternativas de los servicios de streaming en el país. Con apenas seis meses dando vueltas, esta canción dedicada a la casa de sus padres en donde vivió su proceso formativo y al que regresa como adulto. Para cerrar el año, explorando aún una faceta más, Cohetes presentó “Amanecer” que rápidamente lo llevó a convertirse en un consentido de la escena alternativa en la era de Spotify y Deezer.

Anticipándonos a la que seguramente será una presentación fantástica en el Estéreo Picnic, nos sentamos a hablar con Pulido sobre la génesis de sus canciones, los cambios generacionales del MySpace al Spotify y la manera en que su música toca el espacio para volver luego a plantar los pies en la tierra.

Comencemos hablando de la gira con Telebit. ¿Cómo se dio eso?

Súper chévere. Me invitaron los de Árbol Naranja y acompañé a los de Telebit en tres fechas: Manizales, Medellín y Bucaramanga. La gente conectó muy bien. Medellín y Manizales completamente lleno. Yo había girado antes con otros proyectos, pero era la primera vez que giraba con el proyecto en solitario con el que ya llevó un año y medio, han pasado cosas bien chéveres y he querido seguir ahí a la par con las bandas que están haciendo lo mismo. Pero fue una experiencia increíble, aprendí muchas cosas también, conocí a los de Da Pawn de Ecuador a los que les gustó mucho el proyecto y quedamos de seguir trabajando juntos. Se formó un combo súper chévere. A los de Telebit los conocía hace algún tiempo por la música, que es lo que nos une, y hemos venido hablando, conociendo lo que es Cohetes y les ha gustado. Entonces me invitaron a la gira y fue genial.

¿Cómo llegó la noticia de la participación en el Estéreo Picnic?

No sé, la verdad no sé [risas]. Un día antes de que anunciaran el cartel del Estéreo Picnic me escribieron al correo de Cohetes de Páramo preguntando si quería tocar en la próxima edición con todas las condiciones. Les dije que sí, que de una. Fue una sorpresa grandísima. Todo ha salido sin forzarlo tampoco, ha sido un trabajo de hablar acá y de hablar allá y poco a poco se han venido dando las cosas y estoy bastante satisfecho con eso.

Antes de Cohetes estaba 8KMS. Hablemos de la relación de esta banda con tu nueva música.

Con 8KMS aprendí los pros y los contras de lo que es tener una banda. Ahorita siendo solista hay otras cosas. Con la banda aprendí mucho. Cogí experiencia, fuimos al SXSW en 2013, gira por Brasil. Entonces digamos que venía entrenando, conociendo el mundo de la música y cómo se movía todo. La banda por cosas aparte se diluyó, seguimos siendo los mejores amigos, pero ya estuvo. Uno de adulto tiene otras responsabilidades, pero yo sí quise seguir haciendo música. Yo siempre hacía las canciones para 8KMS y al mismo tiempo hacía canciones para mí mismo, a mí me encanta hacer canciones, encerrarme en mi estudio y hacer algo y tenía varias canciones ahí archivadas en un cajón y esas canciones fueron pidiendo su espacio propio, como una necesidad creativa de hacer algo yo solo, tenía muchas ganas de hacer algo como solista y fue perfecto: el tiempo coincidió, las cosas se dieron.

Obviamente venía de hacer una cosa muy rockera, quería bajarlo y hacer una cosa más depurada, más atmosférica. Quería hacer algo propio y, bueno, todavía estoy ahí encontrando el camino, pero tampoco tengo afán, no quiero casarme con un estilo particular. Obviamente explorar la misma esencia, con la misma base, pero recorriendo caminos diversos.

Sí entran en la misma sombrilla del género, pero estas tres canciones son todas muy distintas, en el mismo color, pero explorando un espectro muy interesante.

Total. Creo que tiene que ver con la forma en como compongo, manteniendo esa línea que se nota en las tres canciones. Ahorita estoy haciendo más canciones, quiero lanzar una producción más larga antes del Estéreo Picnic, hacia principios de marzo, estoy empujando las cosas, acelerando la velocidad. Igual, tampoco tengo afán. Quiero que todo fluya y que todo sea tranquilo y que no deje de sentirme cómodo con lo que hago. Originalmente quería sacar tres canciones en un EP, pero tengo muchas canciones guardadas entonces no sé si alcance a hacer un álbum más largo. Quiero que sean dos productores los que manejen esta producción entonces estoy viendo qué canción funciona mejor con cada uno.

¿Cómo se da el proceso de Cohetes con la banda que te acompaña?

Como siempre he trabajado solo en los procesos de las canciones. Siempre tengo una idea de composición en la cabeza, unos colores, me la imagino y también inconscientemente imagino de qué va a hablar la canción. Casi siempre la canción habla de algo que me ha pasado a mí, las canciones de Cohetes son muy personales e íntimas, eso es lo que más me gusta de todo. Es algo que quiero decir, que quiero contar que me pasó o que me está pasando, y a ese tema le pongo un beat, algunos colores de sonido, algunos sintes. Luego van a los músicos, que en vivo somos tres, les llevo la idea original y pues cada uno empieza a meterle su veneno. Después de esa segunda pre producción seleccionamos las mejores y las mando a producción. “El día” y “Películas” fueron producidas por Juan David Morales de Ártico Records y él también la mezcló. “Amanecer” la produjo Julián Bernal, guitarrista de Esteman, y la mezcló Mateo Lewis. Me gusta esa onda, nunca había trabajado con Julián, pero salió una canción muy chévere, quedé muy contento con “Amanecer”. Quería experimentar y ver qué pasaba ahí. Y, bueno, salió una canción muy bonita, la gente la ha recibido con mucho cariño. Creo que eso es lo chévere. Me gusta que la gente se identifique, no sólo porque la canción le guste sino porque se sienta identificada con la canción, con lo que le transmite emocionalmente cada canción. Y así ha sido. Ese ha sido el proceso y estoy muy feliz y muy cómodo.

Siento que tu sonido está bien cercano a lo que está sucediendo con Caloncho, Esteman, Juan Pablo Vega o Elsa y Elmar, aunque un poco más volcado hacia lo electrónico.

Le he metido muchas cosas análogas. Encontré que uno de los elementos que Cohetes tiene, sin hacerlo a propósito, es que tiene muchas cosas como ochenteras y me ha gustado. Me gusta que sea ochentero porque es chévere traer cosas de antes y darles su toque actual, eso creo que ha sido una fusión que suena bastante bien y así es como suena Cohetes ahorita, esa ha sido la ecuación. Está bien. Yo crecí con un hermano mayor y él vivió toda su adolescencia en los ochenta, entonces oía mucho Aerosmith, The Cure, bandas de esa década. Creo que arranqué con esa onda y se me quedó esa música.

Claro. Y es que cuando estabas con 8KMS estaba toda la onda del punk rock y el pop punk.

Todo era por ese lado y digamos cuando yo empecé a tocar lo hice en esa cuna. Del pop punk y el punk rock y ahí crecí pero, bueno, ya no soy adolescente y hay otras cosas que quería decir. Con 8KMS hacía letras más de relaciones, de alguna historia relacionada más con otra persona. Ahora están relacionadas conmigo mismo. Es bastante chévere porque es una forma de catarsis muy sana, de superación por decirlo de algún modo, de cosas que quiero decir. Un libro de mí mismo. Ha sido chévere y la gente conecta de esa forma.

Y que la gente conecte es un feedback para uno mismo.

Total y, de pronto va a sonar trascendental lo que voy a decir, pero hacer la música de esta manera me ha ayudado a descubrir cosas mías, a darme cuenta de quién soy y saber qué es lo que quiero. Creo que cuando la música se hace de esa forma tan honesta, por más de lo que venga, es totalmente satisfactoria.

Algunas personas bromean con que la canción de la escena alternativa en Colombia es "estelar".

Sí, sí, total. Todo el mundo está en una onda muy etérea pero muy bonita. Pipe de Ságan es igual y yo con él tengo conversaciones muy profundas, muy trascendentales, del universo. Muy Ságan. Todo se ha generado de esta manera y como que todos estamos en esta onda de preguntarnos qué es lo que pasa más allá de uno mismo. Es bastante chévere porque es una cosa medio trascendental y volada, pero muchas cosas tienen sentido para entenderse a uno mismo. Están muy aterrizadas.

¿Tiene algo que ver el nombre de tu proyecto con eso?

El nombre nunca lo pensé por una historia en particular, pero sí necesitaba un nombre particular que generara una emoción. Con Cohetes siempre he tratado que la música tenga algo como atmosférico. Creo que darle ese nombre te lleva a eso. No necesariamente al espacio y a los planetas, pero sí como a diferentes atmósferas y es lo que quiero generar con la música y con cada diferente canción.

Y es bonito que el cohete es un artificio humano que nos permite alcanzar las estrellas, pero siempre regresando a la Tierra.

No lo había visto de esa forma, pero es chévere. Tiene todo el sentido y se ajusta a lo que quiero hacer.

¿Ahora qué viene?

Estoy concentrado en dos cosas. Primero en el Estéreo Picnic y la puesta en escena del evento, los visuales, etc. Siento que el Estéreo Picnic es una gran oportunidad y al mismo tiempo es una gran responsabilidad. Entonces hay que hacerlo bien. Disfrutárselo, porque la música se trata de eso, pero hacerlo bien. Y estoy aprovechando que hay tiempo para ajustar cosas, adelantar otras, armar los visuales. En vivo vengo siete u ocho canciones que son las que ya tengo, las que voy a tocar en el festival, pero quiero ajustarles cosas. Hacer que suenen más producidas para así también poder lanzar esta larga producción pronto. Estoy esperándolo. Quiero planearlo bien y hacer que salga bien.

Las canciones se han movido muy bien, ¿qué crees que motivó esto?

“Películas” se movió muy bien. Tuvo dos cosas que la ayudaron mucho: en plataformas, en Spotify, entró a una playlist muy grande que tiene muchos seguidores sobretodo en México. Mucha gente de allá me escribía mucho y mis cuentas empezaron a crecer muchísimo. Todo el mundo me hablaba de “Películas” y cuando fui a revisar Spotify, porque tampoco me lo esperaba, la canción estaba en una playlist gigante que se llama Top Alternativo. Eso empezó a darle mucha cuerda, la gente escribía, y eso como que también posicionó muy bien a Cohetes. Y, por otro lado, en Radiónica Cohetes llegó al número 6 del Top 25 con “Películas”. Entonces, claro, había muchas cosas que le dio un volador a la canción. Luego “El día” entró a playlist, que ya la había lanzado hace rato, pero no sé si una canción jaló a la otra, pero entró a Propuesta Alternativa. Y con “Amanecer” gracias a todo lo que ha pasado, también a la gente que se ha encargado que a través del voz a voz que el proyecto sea más grande, entró a los 50 más virales de Colombia, llegó al puesto 20. Con cada canción han pasado cosas importantes y ha sido muy lento, tres canciones que he lanzado sin muchas pretensiones, no se ha buscado mucho: lanzarlas y sentirme cómodo con ellas, mostrárselas a la gente, sin ambiciones. Está bien ser ambicioso sin ser codicioso. Siempre habrá ambición, pero quiero que todo sea muy natural, sin forzarla.

Ahora que mencionas todo el tema de las redes sociales me resulta sorprendente que ya Facebook tenga diez años, pero antes fue MySpace que seguramente recuerdas. ¿Cómo crees que este cambio digital ayuda a la música a florecer?

Con el tema de las plataformas creo que cada vez es más fácil que los oyentes lleguen a la música y así mismo que los artistas lleguen a los oyentes. Antes los artistas independientes peleaban para entrar a una emisora comercial y estaba todo el tema de las regalías. Tú dices que no quieres ser comercial, pero todos queremos ganar algo con nuestra música. Todos necesitamos comer. Estas plataformas se han encargado de darle importancia a todos los artistas, seas pequeño o seas grande, si tienes una buena canción y esa canción suena bien, obviamente es un tema de redes, que te vayan ubicando en las listas, ha sido una ventaja para los artistas independientes porque los oyentes van a llegar muy fácil a ti, es sólo buscar tu nombre en un celular y tienen tu canción y la pueden oír las veces que quieran en donde quieran. Antes era muy difícil, tocaba sonar en la emisora o prensar un disco o, incluso cuando estaba Napster, tocaba ir al computador, bajar la canción, pasarla a un disco para ponerla en tu equipo o en tu carro. Es muy fácil que la gente oiga la música de las bandas independiente y esto ha hecho que estas canciones estén hombro a hombro con los nombres más comerciales, más de disqueras. Siento que a las disqueras grandes, por esto, les ha tocado firmar a las bandas independientes. Creo que es una muestra de cómo ahora, con ejemplos como el de Monsieur Periné o MNKYBSSNSS, las bandas independientes son las que están marcando la parada. Es una revolución positiva para la música.

#Cohetes #Eldía #Amanecer #Películas #FestivalEstéreoPicnic2018 #FestivalEstéreoPicnic

29 vistas