• Por Redacción 120dB Bogotá

Aguanta el burro, la farra de los estudiantes del SAE para celebrar la tropicalidad colombiana


Desde hace más de un año Boogaloop Club se ha convertido en el lugar de encuentro para que todas las propuestas alternativas tengan una tarima poderosa en la que puedan explorar cada una de sus sonoridades. El bar, ubicado en pleno corazón de Chapinero, ha servido como plataforma para que los shows más diversos que llegan y nacen en la capital bogotana tengan la posibilidad de presentarse en un espacio bien dotado en el que la excelente curaduría musical ha sido la norma desde el día número uno. Es un espacio en el que promotores, público e involucrados de la movida cultural han aprendido a confiar pues la rumba siempre está garantizada. Sin embargo, en medio del espeso cóctel de ritmos que se han tomado este venue central de la nueva movida bogotana, los sabores tropicales han tenido prevalencia en la selección, armando fiestones épicos de la mano de Cero39, Mitú, Carmelo Torres, Abelardo Carbonó y una miríada de artistas que han prestado sus virtudes para poner a bailar a esta gris y fría ciudad.

“Aguanta el burro”, iniciativa de algunos estudiantes del programa de Music Business del SAE Institute de Bogotá, nace con la prerrogativa de darle cuerda a una fiesta con algunos de los exponentes más interesantes de la nueva tropicalia colombiana, convergiendo en un espacio único una pluralidad de ritmos y acentos que tienen como razón social el disfrute de la música, el baile y la camaradería rumbera. De esta manera, el 21 de junio se tomarán las tarimas algunos de los nuevos rostros de esta nueva faceta colombiana, algunos que apenas están dando sus primeros pasos en la pista de baile y algunos otros mucho más curtidos en el arte de sacar callo contra las baldosas al ritmo de un tambor, una trompeta o toda una potente orquesta.

Desde Cali llega Duina del Mar, cantautora con casi veinte años en la movida musical colombiana. Nacida en el seno de una familia de artistas, esta artista con formación en canto jazz de la Universidad Javeriana ha logrado crear un color musical único en el que las músicas urbanas colindan con el amplio tapiz folclórico que configura la raíz de nuestro país. Desde Bogotá llegan Los Yoryis quienes, en formato cuarteto y buscando una economía rítmica que lleva al máximo las virtudes de sus componentes, retoman el legado tropical de las orquestas de cumbia, chicha, raspa y chucu-chucu de la década del 70, cuando Los Hispanos o Los Graduados marcaban la parada en cuanto baile o festejo se presentara por estas tierras. Desde Puerto Colombia estará presentándose uno de los percusionistas claves de la nueva escena tropical. Pacho Carnaval, quien ha colaborado con Pernett y La Payara y ahora cumple las funciones de tambor humano en Bomba Estéreo, traerá todos los matices de sus artes musicales a la pista de baile. Complementan el cartel Chontadelia y Simón O’Neill, actos claves de una nueva camada de artistas que ya han sorprendido en sus contadas presentaciones. Seguramente será una noche mágica llena de verbena y carnaval, una oportunidad idónea para darse un vuelto por los nuevos sonidos tropicales que nuestra fructífera escena tiene para ofrecer.


40 vistas