• Ignacio Mayorga Alzate

Bienvenida la nueva cumbia de Conjunto Media Luna



Cumbia rola para rato es lo que se trae en manos el Conjunto Media Luna, la nueva agrupación de chucu chucu cachaco deconstruido en batuta de Iván Medellín. El reputado acordeonista y pianista de proyectos claves de la nueva tropicalia bogotana como La Tromba Bacalao, La Sonora Mazurén y Romperayo, dio forma a esta nueva agrupación durante el confinamiento obligatorio del año pasado y desde entonces no han parado de producir música inspirada en los registros históricos de la cumbia y los ritmos sabaneros con el aditivo postapocalíptico de ser un proyecto pandémico. El Conjunto Media Luna está conformado por un ensamble de amigos de varias agrupaciones locales como La Perla, Hermanos Menores, Romperayo, La Sonora Mazurén, La Rueda, entre varios otros, lo que le permite a su sonido tener una vivacidad coral que viene del aprendizaje de varios campos musicales que colindan en una propuesta estética novedosa y dinámica. Hoy, el Conjunto Media Luna presenta un sencillo doble a cargo de la unión entre In-Correcto y Biche, dos iniciativas culturales claves para la movida cultural colombiana.


Su nuevo sencillo doble, “En este mundo y en esta tierra”/“N21” sucede a sus dos producciones de 2020, Cumbia providencia y Angustia inmemorial, y prepara el campo para el lanzamiento de su primer álbum de estudio que verá la luz más adelante este año, ojalá en medio de una reapertura cultural que nos permita disfrutar el en vivo de este poderoso ensamble. Evocando la rebeldía del nuevo punk, o el primer punk para ser históricamente acertados y dejar de una vez el eurocentrismo retórico, la cumbia, el Conjunto Media Luna presenta dos cortes explosivos liderados por el sonido del acordeón de Medellín, a la manera de Carmelo Torres, con unos brillos hipnóticos en los sintetizadores. Por un lado, el primer tema, que le da nombre al lanzamiento, es combustible puro para avivar la llama del baile de la resistencia con melodías de acordeón sabanero, percusiones agitadas y letras que hablan de liberarse de la injusta opresión que vive el planeta. Es un corte contestario y regicida que reafirma el aire subversivo del discurso de las músicas populares, su alcance para gestionar el cambio social y su fuerza viva e inmemorial que se mantiene desde hace décadas.


El segundo track, “N21”, es un potente homenaje instrumental al movimiento estudiantil que protagonizó las manifestaciones de noviembre de 2019, que desencadenó en un movimiento social sin precedentes en Colombia cuyas repercusiones son tangibles hoy por hoy para cualquiera que no siga Acción y prevención. Es cuando menos hermoso saber que los nuevos creadores de música folclórica, o neo folclórica, tropical, o neo tropical, están utilizando su voz para visibilizar los problemas de un país en crisis, una Colombia despedazada que aún podemos salvar si nos ponemos las putas pilas de una vez. Este sencillo doble fue grabado en medio de la pandemia en el Taller de Alto Desempleo (Villa de Leyva, Colombia) de la mano de Discos La Milagrosa y masterizado por Eblis Álvarez (Meridian Brothers, Los Pirañas, Muérdeme el dedo) en los estudios Isaac Newton en Bogotá; prensado, también, en vinilo de 7’’ por el sello tropical japonés Okra-Jirushi. De igual manera, “En este mundo y en esta tierra” marca un antes y un después en la historia de este joven conjunto, ya que incorpora por primera vez las interpretaciones musicales de tres de los más prominentes músicos de la escena underground bogotana: Daniel Piedrahita (Hermanos Menores) —quien también realizó el arte— en el bajo, Giovanna Mogollón (La Perla, La Sonora Mazurén) en la percusión, y Nicolás Eckardt (La Sonora Mazurén, Romperayo) en la guacharaca y sampler. Si no bailan, son tombos.



45 vistas0 comentarios