• Ignacio Mayorga Alzate

Mad Tree sigue explorando nuevos sonidos en su precisa “Idolatría”



Mad Tree es uno de los proyectos más longevos del nuevo rock bogotano. Fundada en 2013, el conjunto de Sebastián Izaciga y Nicolás Gutiérrez ha venido trabajando constantemente por reinventar las formas de nuestro género favorito desde la publicación de Centésimo humano. Con cada nuevo lanzamiento que ha robustecido su catálogo, la banda bogotana se ha convertido en un fenómeno en el que la fuerza del rock colinda con una inteligencia lírica que hace de sus canciones un sosiego y un refugio. Influenciados por el sonido extremo de los noventa, la banda no ha parado de conquistar audiencias, llegando al Vive Latino, a Rock al Parque y al Grito Latino en Costa Rica. Con dos álbumes en su haber y una serie de EPs de considerable belleza, el Mad Tree se ha posicionado como un acto vital para la capital, convirtiéndose en un referente central de la nueva movida colombiana.


Desde hace un tiempo la banda ha venido presentando los nuevos cortes que harán parte de su tercer álbum de estudio, un trabajo en el que Mad Tree se ha permitido mostrar su sonido más crudo acompañado de una inteligencia lírica refinada y elocuente. “Si la imaginación ha sido la herramienta fundamental del éxito humano, también ha sido causante de espejismos y falsas interpretaciones”, explica la banda en el comunicado de prensa que acompaña al lanzamiento. “Esta canción propone que el hombre siempre tiende a buscar una justificación abstracta, o sobrenatural a cualquier fenómeno de la existencia”, continúan. El ser humano es un motor narrativo y grandilocuente que busca el sentido de la existencia, porque lo necesita, en lo inasible y misterioso. Así, la historia de la sociedad humana es la los ídolos y los dioses, de los mitos y las sagradas escrituras. Al final, la verdad que prima es la que se impone, pero siguen fabricándose ficciones en los cerebros parlanchines de los habitantes del globo..


"Ídolatría" es la manera en la que la banda reflexiona frente a la humanidad y sus ritos a través de su historia, ubicándose así en el primer fragmento de este disco que tiene como título "Ancestros". La banda construye una composición lenta y delicada que vira pronto hacia una explosión rockera que le da un empuje enérgico a un corte que es reflexivo y melancólico. Nada ha cambiado, sin embargo, pues a la idolatría se le impone el cientificismo y otras retóricas aparentemente sustentadas sobre hechos de los que nadie se pone de acuerdo. Con “Idolatría”, Mad Tree vuelve sobre las primeras formas de la ciencia, aquella que dio origen a la alquimia o la astrología, un discurso a medio camino entre lo científico y lo místico. Como explica la banda, “Una era con muchas lagunas, perfecta para la estimulación creativa, para hacer culto a la imaginación y a lo sobrenatural”.

“Ídolo tras ídolo crear”



74 visualizaciones0 comentarios