• Ignacio Mayorga Alzate

Mástil regresa con la poderosa “Nos van a escuchar”



Mástil es un proyecto de rock duro liderado por Pol Moreno y Amós Piñeros, dos músicos con una larga trayectoria de trabajo en común y que han participado en varios proyectos claves de la historia del rock colombiano como músicos y productores (Catedral, Ultrágeno, Tequendama, La Derecha, Afónica, entre varios otros). Su devastadora propuesta sonora oscila entre el metal y el grunge con un fuerte contenido de síntesis que le da un toque de industrial noventero a la manera de los álbumes más guitarreros de Nine Inch Nails y Skinny Puppy en Canadá. Con una sensibilidad poética cruda y mística la banda crea una propuesta que navega por entre un mar convulso en el que los monstruos imaginados por la sensibilidad medieval se materializan para poner en peligro esta embarcación metálica. Pol y Amós han reclutado a Hans Vollert de Kedusha y V For Volume y Nicolás Zaldúa de Telebit con la intención de no pasar desapercibidos para la escena del rock y metal de Colombia y Latinoamérica y la apuesta ha resultado acertada con el lanzamiento de su último sencillo, “Nos van a escuchar”, segundo corte que presentan este año.


El segundo lanzamiento de El conjuro, álbum debut de Mástil es “Nos van a escuchar”, un manifiesto de compromiso con la paz y con la verdad que habla de cómo las voces que narran la verdadera historia y que son parte de un gran cambio no podrán ser calladas, así como la memoria de lo sucedido no se extinguirá, las nuevas generaciones podrán construir una nación para todos con justicia y respeto a la vida en todas sus formas. Es una canción en la que la fuerza de las guitarras guían un delivery vocal de Piñeros cargado de las mejores lecciones del metal noventero, jugando con tintes guturales y tempos prestados de Rage Against the Machine. Así, la esperanza se convierte en un grito de batalla para representar los valores reales de un país en pie de lucha, cansado de las injusticias, la corrupción endémica de su clase política y el abandono estatal para las poblaciones más vulnerables. Para cantar de paz no es necesario ponerse una ruana, mezclar flautas dulces indígenas y desplegar un imaginario estético selvático. Este es un rugido urbano, epicentro de las manifestaciones sociales en busca de un país mejor.


Acompañando el lanzamiento llega un lyric video lleno de imágenes alusivas a las manifestaciones sociales de los pasados paros nacionales, donadas por Mariana Reyes y Erick Morales. En ellas nos encontramos a los actores anónimos que buscan construir un país mejor, olvidándose de su individualidad para unir su voz a un esfuerzo coral que clama “¡Resistencia! ¡Resistencia!”. Esta es la contribución de Mástil a un movimiento que ha revolucionado todos los estratos y los espacios de nuestra cultura. Como colombianos estamos hastiados de la vergüenza que nos generan nuestros dirigentes, que nos generan los crímenes aún sin resolver de la maquinaria de guerra que sale a la calle para triturar a los suyos, sin mirarnos a los ojos. Mástil ha creado un corte poderoso que sirve como mantra para construir un país mejor, uno en el que quepamos todos.




43 visualizaciones0 comentarios