• Ignacio Mayorga Alzate

Pablo Trujillo reflexiona sobre el valor del tiempo en su nuevo sencillo,“Tiempo calavera"


Pablo Trujillo lleva más de una década produciendo música. Con cinco álbumes de estudio, el cantautor bogotano ha virado hacia las posibilidades atmosféricas que puede crear a través del pop electrónico en años recientes, lo que le ha permitido convertirse en un solista vital de la escena bogotana contemporánea. Aunque la guitarra siempre será su más fiel compañera, lo cierto es que al explorar estas nuevas opciones Trujillo ha creado un producto cada vez más afinado y con un sentido comercial más claro y que no descuida esa fina artesanía lírica que lo ha caracterizado, sino que le permite llegar a lugares más profundos, a veces más oscuros, a través de juegos con modulaciones o alteraciones vocales a través de sintetizadores y máquinas. Trujillo cada vez más ha estado coqueteando con los beats y atmósferas de la electrónica y, así, en 2018 tuvimos un EP cerrando el primer capítulo de su nueva saga cibernética. Monos demostró todas las posibilidades creativas más allá de su virtuosa interpretación de los instrumentos, denotando una sensibilidad estética profunda y elegante. Ahora, el cantautor bogotano abraza de lleno su nueva identidad sónica con “Imagínate”, un sencillo cargado de elásticos sintetizadores y baterías sincopadas en el que el músico vira completamente hacia el pop electrónico.


“Tiempo calavera” es un electro pop pegadizo que deja de lado la sutileza para rodar por un fango espeso que le da un diferencial de entrada con toda la música que se está haciendo en la capital. El sencillo de casi tres minutos abre con unos sintetizadores gruesos que se concatenan con programaciones más ligeras, construyéndose rápidamente sobre elegantes programaciones que, a veces, incomodan al plantear un lenguaje más sucio, un sonido al que el electro no suele apelar, más cercano al noise o al industrial pero que, en la voz de Trujillo calza perfectamente con la propuesta estética del sencillo. Trujillo ha encontrado que su zona de confort es precisamente la incomodidad de dejar atrás todo lo que hasta entonces había construido, arriesgándose y experimentando con cada lanzamiento. “La manifestación requiere incomodar”, explica el músico en “Tiempo calavera”, como si explicara su propia promesa de valor, una revolución musical en cada nuevo corte.


Temáticamente, “Tiempo calavera” reflexiona sobre la manera en que empleamos el tiempo día a día. En el corte, el tiempo se convierte en una divisa valiosa cuyo valor los seres humanos ignoramos. Entregar nuestro tiempo a una empresa abusadora, por una compensación mínima, abandonando a nuestra familia y amigos para conservar un trabajo que de cualquier manera no nos gusta es la definición moderna de esclavitud. En ese sentido, reflexionando en la coyuntura del COVID-19, Trujillo se pregunta por el verdadero valor de las cosas teniendo en cuenta que ahora la vida se puede evaporar con un estornudo. “Tiempo calavera” da nombre al nuevo álbum del cantautor bogotano y lo encuentra en un momento creativo muy fértil, presentando cada vez canciones más arriesgadas e intrigantes. Lléguenle aquí.



0 vistas