• Ignacio Mayorga Alzate

Paula van Hissenhoven conjura los espectros del amor en “Fantasma”



Paula van Hissenhoven es una de las voces más novedosas del pop colombiano. Desde hace algunos años ha estado girando con algunas de las bandas de mayor difusión en el país, primero como teclista y corista de Esteman y ahora ocupando el mismo rol en el regreso de Aterciopelados, por lo que es muy probable que ya hayan visto a esta música virtuosa en más de una ocasión, jugando con las teclas dinámicamente o apoyando vocalmente algunas de sus canciones favoritas. Después de debutar el año pasado con Quién soy (lado A), la colombiana de ascendencia belga ha empezado a traernos su complemento con Quién soy (lado B), una nueva serie de canciones que ha empezado a adelantar a través de sus redes sociales. Hace un par de meses nos regaló “Una noche más”, una muy rockera composición cargada de sensualidad y coqueteo que presenta un nuevo lado de su personalidad. Ahora, dándole la vuelta a la narrativa, van Hissenhoven presenta “Fantasma”, una composición sobre los espectros que nos habitan cuando tenemos que decir adiós.


“Fantasma” es una balada pop que habla del tiempo que viene después de una ruptura amorosa, en el que, mientras se desatan los lazos que se habían creado durante la relación, van apareciendo recuerdos que se manifiestan de formas inesperadas, poniendo a prueba la decisión de terminar todo lo recorrido. Dicha presencia se convierte en un personaje o fantasma al que van Hissenhoven puede decirle todo lo que quedó sin hablarse en el pasado, que lo extraña, pero sabe que volver a intentarlo solo haría más fuerte la caída. Con unas guitarras cálidas y caribeñas, la música conjuga el gótico tropical en una balada de elegancia pop que brilla por su esencia minimalista en la que la voz de la compositora se encuentra en primer plano, con fuerza y presencia, demostrando que cada vez se siente más segura habitando su piel solista. Es un corte melancólico para decir de una vez por todas adiós y por favor no vuelvas. A veces toca abrazar el vértigo que nos acusa cuando perdemos a esa persona amada, pues es la decisión más sana.


La vida sin dolor no es vida y la pasión implica un camino signado también por la decepción y la ansiedad. Toda verdad es dolorosa, precisamente porque es cierta y van Hissenhoven entiende estas difíciles dinámicas en un corte intimista que fue elegido siguiente sencillo a través de un grupo de fans de su proyecto solista. Es un corte marcado por detalles minimalistas que brillan en el éter que compone a este fantasma sonoro, aunque el protagonismo está en la entrega de guitarras country y en la voz adolorida de la bogotana. “Fantasma” es una canción que Sergio González, quien la acompaña en su orquesta, había empezado a trabajar tiempo atrás y que decidieron retomar una vez empezó a moverse la rueda de Lado B, por eso ha tenido una maduración oportuna y vivaz a la que se le suman detalles de mezcla ordenados y de factura delicada. Al final todos nos desvaneceremos para el otro: para mi fantasma yo también desapareceré. Es un juego de mutuo olvido y de igual melancolía. Con “Fantasma”, Paula van Hissenhoven nos recuerda que es una de las voces más importantes para hablar de los restos del naufragio, de la fragilidad de las relaciones humanas y que está destinada a redefinir el pop colombiano de esta década que empieza.




52 vistas0 comentarios