top of page
  • Foto del escritorIgnacio Mayorga Alzate

Tequendama y TSH Sudacae strenan "Kintsugi"



En un contexto cultural el se nos insta a ser perfectos y cumplir con una serie de expectativas para alcanzar una vida plena, el kintsugi ofrece una manera más compasiva de relacionarnos con nuestras experiencias. Estaa una antigua práctica japonesa de reparación de cerámica que los maestros del budismo zen han asociado durante siglos con la filosofía del wabi sabi, una corriente estética japonesa que valora la fugacidad, la impermanencia, la imperfección y la belleza del paso del tiempo. El término kintsugi se traduce como "reparación dorada" o "unión con oro". Su origen se remonta al siglo XIV, cuando el shogun Ashikaga Yoshimitsu rompió varios de sus floreros favoritos. Al enviarlos a China para su reparación, se horrorizó al descubrir que le devolvieron la cerámica pegada con desagradables grapas metálicas. Fue entonces cuando sus artesanos idearon una forma más elegante de reparar los objetos: en lugar de ocultar la grieta, la hacían visible mediante una soldadura con polvo de oro.


Partiendo de este concepto, que se ha convertido en una de las ideas que mayor impacto ha tenido en Occidente cuando intenta aprender de Oriente, TSH Sudaca se suma a la aventura musical de Tequendama para reparar con hilos de oro todo lo que podría funcionar mejor. Este primer sencillo de 2024 precede a una serie de nuevas canciones que la súper banda bogotana lanzará a lo largo del año y, para ello, invitaron al MC bogotano, quien desde siempre ha probado tener una conexión espiritual con grandes conceptos que nacen de distintos lugares, desde la geometría sagrada a la astrología. Por ello, es apenas lógico que el rapero entienda a través de su experiencia como guerrero la necesidad de abrazar las partes rotas de su alma, lugar en el que coincide con los cuatro integrantes de Tequendama.


"Kintsugi", que refiere a la belleza en lo imperfecto, es una pieza sonora aforme que bebe tanto del hip hop como del rock, el trip hop y el sonido electrónico que ha caracterizado a Tequendama desde un primer momento. "Un día te das cuenta [de] que ya nada de lo que te parecía un gran drama tiene importancia. Mirarte al espejo y saber que a quien ves es mucho más valioso que llenarte de objetos o logros a coleccionar en una repisa o hacerte vendedor de ideas que se devoran a sí mismas. Esta canción trata sobre el regreso al origen y el arte de seguir vivos, aunque pegados a trozos", comenta la banda en el comunicado de prensa que acompaña al lanzamiento.


Acompañando el lanzamiento, se produjo un audiovisual en blanco y negro dirigido por Daniel Quimbayo Wilches. Es un clip intimista que evidencia los procesos de alquimia musical que se produjeron en Zenit Audio, el estudio de Camilo Zúñiga, teclista y programador de Tequendama, en el que TSH Sudaca ha grabado varias veces. "Colaborar con TSH Sudaca más allá de una estrategia fue un tema de empatía personal entre nosotros, pero obviamente explorar nuevos horizontes líricos y sonoros que abren otras regiones culturales con sus mercados es algo que en Tequendama vemos con curiosidad y nos gustaría continuar haciendo colaboraciones que amplíen nuestras aventuras sonoras", conlcuye el grupo en el comunicado de prensa. Acéptese en su posibilidad de seguir creciendo con "Kintsugi" de Tequendama y TSH Sudaca mientras espera toda la nueva música que está preparando la banda.



68 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comments


bottom of page