• Ignacio Mayorga Alzate

Bienvenidos a la Ciudad Skafandra, el nuevo acto de ska colombiano



El ska es un género bastante explorado en el panorama musical colombiano. Desde la década de los noventa, que coincide con el surgimiento de la tercera ola en California y los Estados Unidos, bandas claves de nuestra escena han estado explorando el ritmo jamaicano para empaparlo con el agridulce sabor de nuestras pequeñas victorias y grandes derrotas nacionales. Así, Los Elefantes, 1280 Almas, La Severa Matacera, Batracios o La Mojiganga fueron cabeza de lanza de un movimiento de bandera ajedrezada que aún respira en nichos desaforados, con una audiencia fiel que se mantiene en pie de lucha. Con una presencia visible en todos los festivales de rock nacionales, desde Rock al Parque al Grita Rock, el ska es un género dinámico que sigue reclutando adeptos a pesar de que su popularidad ha mermado en años recientes. Para engrosar las filas de este ejército, ahora aparece una novedosa propuesta musical.


La Ciudad Skafandra es un lugar narrativo en el que se alojan personajes, historias y opiniones que reflejan la realidad como individuos, como grupo de amigos y como sociedad. Es una idea que nace en 2019 para generar una realidad alterna con soluciones utópicas a situaciones reales, encontrando en el ska, el punk y el rock la mejor manera de expresar las ideas y el asombro ante nuestro contexto. Con dos lanzamientos, “Detective Félix” y “Sangre derramada”, la banda colombiana está empezando a hacerse un espacio en la movida de ska colombiana, presentando una propuesta de valor en la que los teclados tienen un rol protagónico que dialoga con la guitarra melódica que marca el compás para el baile. Su primer sencillo es “Detective Félix”, el tema con el que se abren las puertas de la ciudad para los oyentes que entran a un territorio extranjero el cual es conocido y familiar al mismo tiempo.





“Detective Félix” plantea un lugar idílico que todos hemos soñado y deseado para nuestro país, pero su historia comienza con un acto de corrupción. En la narrativa vemos quién o quiénes son los responsables de la oscuridad de la ciudad y esperamos que al final haya algo esperanzador y, por qué no, un final feliz. "Para nuestro primer EP Detective Félix creamos un entramado de relatos con el fin de construir un mundo contado desde la música que nos permitiera no sólo hablar de nuestras experiencias sino plasmar realidades e injusticias que vemos en nuestro entorno. Es así como nacen personajes que parodian y narran sus tragedias a partir de una ficción muy realista como el Detective Félix, un personaje que habita en la Ciudad Skafandra como un antihéroe que busca combatir el crimen en las sombras desde los valores que se enseñan y desde el sentido de justicia que busca la verdad así ésta tenga un precio muy alto por la maraña corrupta y sanguinaria que acecha", cuenta Mauricio Gutiérrez (bajo y coros) sobre la propuesta sonora. Es un sonido con narrativa, con personajes entrañables y emotivos que buscan un mundo mejor.


“Sangre Derramada”, por otro lado, es su nuevo lanzamiento, una realidad anacrónica de lo que sucede en Colombia. La canción es un grito de esperanza y resistencia que invita a entender la situación actual que se vive en el país. "Sentíamos desde la mirada impotente tras la pantalla de nuestros celulares y la quietud con desasosiego en las calles que debíamos pronunciarnos y aportar en algo a los miles de valientes que se encuentran resistiendo en las calles", comenta Félix Banguera (voz principal y teclados). Acompañando cada uno de los lanzamientos, aparece un videoclip que suma a la estética de la banda. "Con este video queremos sumar nuestras palabras a esta discusión, a esta construcción social. Queremos paz y tenemos indignación, una indignación tan fuerte que no permite cerrar los ojos ante el maltrato y la injusticia. Por eso, esta canción es un grito de esperanza que invita a sumarse a la situación, a tener empatía y entender lo que pasa en nuestro país", enfatiza Nathalia Bautista (batería y coros). Sean bienvenidos a la Ciudad Skafandra. La única condición es que se porten bien y bailen, baile ¡bailen!



20 vistas0 comentarios